La revolución de los jóvenes

Koeman dio paso a una nueva generación de jugadores con la titularidad de Dest, Ansu y Pedri en el clásico

Los tres demostraron que están capacitados para ser importantes durante la temporada

Champions, 17 años y Man of the match: el gol de Ansu que lo corona | MEDIAPRO

El futuro ya está aquí. El Barcelona iniciaba esta temporada como una mera transición, con la tristeza del 2-8 y la marcha de algunos jugadores importantes como Luis Suárez. La esperanza residía en los jóvenes y en la utilización que hiciera de ellos Koeman. Y llegó el Clásico. El partido por excelencia. Y el holandés sorprendió otorgando la titularidad a Ansu Fati (17), Pedri (17) y Sergiño Dest (19). La juventud pasaba por delante de la experiencia de hombres como Griezmann y Sergi Roberto, acostumbrados a jugar este tipo de partidos.

Si miramos el resultado, la apuesta no le salió bien a Koeman. Si miramos al futuro, el resultado es otro. La afición del Barcelona necesitaba un estímulo como el que vivió el sábado. Ilusión. Esa palabra olvidada en los últimos años. Una ilusión reencarnada en tres jóvenes que salían a comerse el mundo en el mejor partido que un jugador puede disputar. Un Barcelona-Real Madrid. Sus caras lo decían todo. Transmitían felicidad. Nervios. Como el que va a su primera cita, con muchas ganas de hacerlo bien y cumplir con las expectativas. Y ellos cumplieron.

El que más sorprendió fue Sergiño Dest. El lateral estadounidense, que hasta ahora había juagdo en el lateral izquierdo, neutralizó una a una las acometidas de Vinicius y no le dejó realizar ningún regate, cuando esa es su gran virtud. En ataque también llegó hasta la línea de fondo dando amplitud al campo y generando inquietud en la defensa madridista. Atrás, además de tapar a Vinicius, estuvo rápido en las coberturas, como se demostró en el cuerpo a cuerpo que tuvo con Casemiro. Una demostración de madurez con tan solo 19 años que le consolida para ser el nuevo lateral derecho del conjunto azulgrana. Una pieza necesaria en los últimos años.

El que ya se pasea como Pedro por su casa en los grandes partidos es Ansu FatiRonald Koeman le situó de delantero centro, donde ha jugado la mayor parte de su formación en la Masia, y les dio la tarde a Sergio Ramos y Varane. Fati supo salir bien de su posición, conectó bien con sus compañeros y no perdonó en la primera ocasión que tuvo para perforar la red de Courtois. Con ese tanto, se convirtió en el goleador más joven de la historia de los Barcelona-Real Madrid con 17 años y 359 días. Los anteriores récords los tenían Roger García para el Barcelona y Raúl González para el Real Madrid. Los dos marcaron en el partido de máxima rivalidad con 18 años. Esto se suma al récord que obtuvo en el Barcelona-Real Madrid del curso pasado donde ya se convirtió en el jugador más joven en debutar en un Clásico en el siglo XXI con 17 años y 48 días.

Por último, Pedri fue el que más gris estuvo de los tres. Pero eso no quiere decir que no jugara bien porque sí que lo hizo. Quizá no como nos tenía acostumbrados, eso es verdad. El tinerfeño se vio obligado a jugar en la banda derecha, esa donde Griezmann no había cuajado. Y lo cierto es que a Pedri también le costó entrar en el partido. Aún así, lo intentó y se desgastó en tareas defensiva para ayudar a sus compañeros. En la mediapunta hubiera estado mucho mejor. De eso no hay duda. Aún es muy joven y ya se ha ganado el derecho a jugar de titular en un clásico. Y con méritos. Nadie puso en duda la decisión de Koeman de ponerle en el once. Al contrario, todos fueron alabanzas para el holandés por atreverse con los jóvenes. Eso es lo que quiere el aficionado del Barça. Meritocracia. En el campo, los que estén mejor. Y si ellos son tres chicos que no llegan a los 20 años, pues bienvenido sea.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil