Sport.es Menú

El Barça da el golpe en Old Trafford

Un autogol de Shaw en el primer tiempo dio la victoria a un Barça sólido y competitivo

El United, ultradefensivo, ni inquietó a Ter Stegen y solo le queda un milagro en el Camp Nou

El Barça logró la victoria en Old Trafford por primera vez en la historia gracias a un gol de Shaw en propia portería en la primera mitad | Mediapro

El Teatro de los Sueños fue del Barça. El equipo de Valverde asaltó al United en su casa y se llevó la victoria en la ida de los cuartos de Champions. Decidió un autogol de Shaw, en una jugada ejecutada por Messi y Suárez. Centró el argentino, remató el uruguayo y la empujó a la red el defensa inglés. Los blaugranas no necesitan brillar para ganar en las grandes plazas. Su versión más competitiva les permite poner un pie en las semifinales de la Champions League.

Pol Ballús

FICHA TÉCNICA

Champions League

MUN

0-1

FCB

Manchester United

De Gea, Dalot (Lingard 74'), Young, Smalling, Lindelöf, Shaw; Fred, Mc Tominay, Pogba, Rashford (Pereira 85'), Lukaku (Martial 68').

FC Barcelona

Ter Stegen, Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba;Rakitic, Busquets (Aleñá 90'), Arthur (Sergi Roberto 64'), Messi, Suárez, Coutinho (Vidal 64')

Goles

0-1 Shaw (pp) M.12

Árbitro

Gianluca Rocchi (italiano). TA: Busquets 18', Shaw 19', Vidal 71', McTominay 86'.

Incidencias

Old Trafford, 75.000 espectadores.

El United fue tan defensivo como conformista. A los ingleses les queda solo aspirar a un milagro en el Camp Nou, pero visto lo visto a Solskjaer le parece suficiente. Arrancaron los locales con cinco defensas, Shaw de improvisado central y Dalot y Young como carrileros. Las ausencias de Matic y Ander las suplieron Fred y McTominay. Valverde, seguramente esperando un cerrojo, salió con un 4-3-3 y Coutinho en ataque. Arthur acompañó a Rakitic y Busquets en el centro del campo, y Semedo sustituyó a Sergi Roberto, seguramente para dar más fondo físico en las coberturas a Rashford y Lukaku.

Los diablos rojos trataron de taponar al máximo la salida de balón del Barça, que en un inicio dubitativo concedió dos faltas evitables en la frontal. Acabaron en nada. En cambio el Barça, en cuanto pisó el área local, exhibió galones. Marcó la diferencia Busquets, que avistó un desmarque de ruptura de Messi. Solo ellos lo vieron, y el argentino recibió en el área. El control lo escoró, pero se sacó un centro milimétrico al segundo palo. Allí apareció Suárez, puro ariete, para cabecear y contar con la ayuda de Shaw. Un roce en la cadera del defensa inglés puso el balón en la red.

El linier puso intriga, señalando fuera de juego para anular el gol. El VAR lo corrigió: no era posición ilegal y el tanto subió al marcador. Lo celebró Suárez con rabia, mirando a la grada. Al ‘9’ blaugrana le gusta jugar donde no le quieren. Le silbaron en Old Trafford en cada balón que tocó, no olvidan su pasado con el Liverpool y la tormentosa relación que vivió con el United, entonces su máximo rival.

Lo mejor del plan de Solskjaer fue conseguir aislar a Messi. El crack argentino recibió un codazo brutal de Smalling, que lo dejó con sangre en el ojo y la nariz afectada. No señaló ni falta el colegiado, y Messi no encontró su sitio para marcar diferencias. Tampoco tuvo su mejor día Busquets, ahogado por la presión rival. El de Badía perdió balones impropios de él y se cargó con una tarjeta amarilla. Pero ni así el United, falto de calidad, inquietaba a Ter Stegen. Sí lo hizo el Barça con De Gea.

Tuvo Coutinho en sus botas el segundo tanto al borde del descanso: un balón descolgado en el área que remató con la punta de la bota. El tiro lo salvó milagrosamente De Gea con un pie magnífico. Bajo del arco, pocos porteros en el mundo son fiables como el español.

Con pocos recursos sobre el campo, este United tiene que recurrir  la fe. Y en esto ayuda Old Trafford. El rugido del estadio empujó a los suyos en la reanudación, y dieron un paso al frente en el campo. Nada que afectara al Barça. Los de Valverde aguantaron la compostura, y ganaron aire con la entrada de Vidal y Roberto.

Llegaron los minutos con más ocasiones para el Barça: Suárez disparó al lateral de la de la red, Jordi Alba puso a prueba a De Gea, que sacó otro pie, y Roberto encontró un filón en la banda derecha del ataque. También lo intentó Messi, en un tiro de falta inofensivo. No llegó el segundo, y tuvo que hacerlo Piqué. El central cortó, providencial, la mejor internada del Manchester United que protagonizó Martial.

Si alguien dudaba del conformismo del United, Solskjaer quitó a su único delantero en el campo, Rashford, a falta de cinco minutos yendo por detrás en el marcador. Los ingleses irán con remotas opciones al Camp Nou, que no les parece poco. Pero el primer golpe, en el Teatro de los Sueños, lo asestaron los de Valverde. El Barça apunta a cuartos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil