'Manita' de Champions para calentar el clásico

Hubo más goles que juego, pero el Barça cumplió su objetivo de ganar sin desgastarse más de la cuenta

Messi y Ansu se echaron al equipo a sus espaldas y Dembélé por fin se reencontró

Los blaugrana se estrenaron a lo grande en la fase de grupos | MEDIAPRO

Objetivo cumplido. El Barça arrancó su andadura en la Champions League con una goleada para sumar los primeros tres puntos y reservó fuerzas para el clásico jugando a medio gas. Quedaron dudas en el tintero, sobre todo en ajustes defensivos, pero el sábado a buen seguro que será otra historia. El Barça recuperó la pegada y se dio un festín de goles, aunque no salió indemne, pues perdió a Gerard Piqué para Turín.

FICHA TÉCNICA

Champions League

BAR

5-1

FER

Barça

Neto; Sergi Roberto (Junor, 62'), Piqué, Lenglet, Dest; Pjanic (Sergio, 75'), Frenkie de Jong; Trincao (Dembélé, 62'), Coutinho, (Araujo, 70') Ansu (Pedri, 62'); y Messi.

Ferencvaros

Dibusz; Botka (Lovencrics, 77'), Blazic, Kovacevic, Civic (Heister, 63'); Kharatin, Laidouni (Somalia, 63'), Siger; Zubkov (Mak, 70'), Isael y Nguen (Boli, 70').

Goles

1-0 M.27 Messi (p.). 2-0 M.41 Ansu. 3-0 M.51 Coutinho. 3-1 M.70 Kharatin (p.). 4-1 M.83 Pedri. 5-1 M.88 Dembélé.

Árbitro

Sandro Schärer (Suizo). TR: PIqué (68'). TA: Laidouni (32'), Civic (44').

Incidencias

Camp Nou. Partido a puerta vacía.

La música de la Champions League, lejos de poner la piel de gallina, retumbó vacía en el preludio de un frío inicio de los azulgranas. Poco ritmo de inicio ante un conjunto acostumbrado a ganar en su país y que no vino a defenderse. El regreso de Ansu y Coutinho estaba 'cantado', así que las miradas se posaron en Pjanic y Trincao. A los dos les costó arrancar, pero fueron a más con el paso de los minutos.

El Ferencvaros se envalentonó, y casi sin darse cuenta, Nguen se plantó solo ante Neto para marcar un golazo. No valió, fuera de juego claro. Pero primer aviso. Un cuarto de hora tardó el Barça en tener una ocasión. El chut de Messi lo rechazó Dibusz y Ansu quiso ver a Trincao antes que puerta y la defensa visitante se anticipó. Pareció que, ahora sí, el Barça se iba a poner en faena, pero faltaba otro susto. De casualidad no llegó el gol del Ferencvaros. El brasileño Isael, totalmente libre, la rompió en la cruceta. Segundo aviso, y por suerte, el que despertó definitivamente al Barça.

Messi y Ansu activan al Barça

Koeman no podía disimular su preocupación, y Piqué pedía una reacción a gritos, así que tuvo que aparecer Leo Messi. "Ya es suficiente", pensó el argentino. La fue a buscar al centro del campo, se fue de cuantos rivales le salieron al paso y dentro del área fue atropellado por Kovacevic. Penalti que el propio argentino se encargó de transformar con un chut muy ajustado.

Le puso más intensidad el Barça y cayeron las ocasiones como fruta madura. Dibusz puso el pie providencial al chut de Ansu, Messi la estrelló en el travesaño, aunque estaba invalidado, y Trincao se activó cuando pisó más la banda para volver a poner a prueba al portero húngaro. Pero en este equipo los que marcan las diferencias son Messi... y un asombroso Ansu Fati. Recibió un pase con visión panorámica de Frenkie de Jong y chutó sin dejarla botar para mantener vivo su idilio con el gol. El cuarto de la temporada para un futbolista sin igual.

Quien no había hecho prácticamente nada en el primer tiempo fue Coutinho. Pero el brasileño también celebró su 'golito' en la reanudación. No desperdició un majestuoso pase de tacón de Ansu para resolver con un disparo tan seco como colocado. El 3-0 fue la señal para activar los cambios. Entraron Junior, Pedri y Dembélé en un triple cambio por Sergi Roberto, Ansu y Trincao. Griezmann ni calentó y Messi se quedó porque Koeman fue coherente con sus palabras, sabedor que el hábitat natural de  'D10s' está sobre un terreno de juego.

Dembélé emerge en un Barça con diez

Y mejor, porque se podía haber arrepentido. Y es que el Ferencvaros no había dicho su última palabra, Pjanic erró en el pase, Nguen encaró a Neto y Piqué le agarró dentro del área. El árbitro interpretó que era acción de gol y además de señalar penalti, le mostró la roja. Doble castigo. O mejor dicho, triple, pues no estará en Turín. El barcelonés no midió las tremendas consecuencias de intentar evitar el gol a toda costa.

Se creció el popular equipo húngaro tras marcar Kharaton desde los once metros, pero llegó un momento que puede ser crucial. Dembélé se reivindicó y Pedri mostró su candidatura para ser titular el sábado. Entre ambos diseñaron el 4-1 con rapidez y precisión, y el francés no tuvo sufiiente. Recibió de Messi y fusiló con rabia para el quinto. El 'Mosquito' también tiene ganas de clásico.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil