Sport.es Menú

Messi hace añicos el autobús del Espanyol

El argentino abrió la lata con un golpeo de falta magistral y sentenció en una contra

El planteamiento conservador de Rubi no resistió al talento del argentino

Lo que nos faltaba por ver de Messi: gol de falta a lo Panenka | LALIGA

El Barça sigue su camino firme hacia el título de Liga después de derrotar al Espanyol en un derbi que entrañó mucha dificultad.Rubi alteró su guión para plantar el autobús, que fue derribado por Leo Messi con unta falta magistral y culminar una contra lanzada por Malcom.

FICHA TÉCNICA

Liga Santander

FCB

2-0

ESP

FC Barcelona

Ter Stegen, Semedo (Sergi Roberto, 59'), Piqué, Lenglet, Jordi Alba, Busquets, Rakitic, Arthur (Malcom, 59'), Messi, Coutinho (Arturo Vidal, 81') y Luis Suárez

RCD Espanyol

Diego López, Rosales, Lluís, Naldo,Hermoso, Pedrosa, Víctor Sánchez (Semedo, 77'), Roca, Granero, Melendo (Sergio García, 64') y Borja Iglesias (Wu, 63')

Goles

1-0, Messi (70'); 2-0, Messi (88')

Árbitro

Del Cerro Grande (madrileño). TA: Víctor Sánchez (69') y Pedrosa (86')

Incidencias

Camp Nou, 92.795 espectadores

Ernesto Valverde encaró el partido con toda su artillería. Sergi Roberto fue el único jugador del once de gala que descansó y entró Semedo. El míster quería asegurar otra victoria y el Barça salió enchufado con buenas acciones individuales de Messi, en especial un caracoleo ante Marc Roca que encandiló al Camp Nou.

Leo obligó a Diego López a estirarse al máximo para evitar el primero en un remate a bocajarro, si bien el VAR habría invalidado la acción ya que el argentino estaba en fuera de juego. El crack blaugrana generaba juego y el equipo dispuso  de aproximaciones peligrosas. Semedo centro un balón envenenado al que no llegó nadie y Rakitic cruzó en una contra rozando el poste.

Un Espanyol conservador

El paso de los minutos, sin embargo, niveló las fuerzas y el Espanyol se sintió cada vez más cómodo con el sistema conservador empleado por  Rubi, con tres  centrales y dos medio centros. Uno de ellos, Víctor Sánchez, dio un gran susto a Diego López  con un mal despeje que le obligó a volar para enviar la pelota a córner.

El cuadro blanquiazul se la jugaba en los balones largos que pudiera controlar Borja Iglesias para que llegar la segunda línea o bien con las incursiones de los laterales profundos, Rosales y Pedrosa. Fue en una incursión por la izquierda que desbarató Lenglet en el área pequeña cuando  el Espanyol realizó su única aproximación en el primer tiempo.

El Barça, por su parte, se fue a la caseta un tanto ofuscado y con necesidad de refrescar las ideas. El recurso de Alba requería de mejor acompañamiento y se echó especialmente de menos el desequilibrio de Coutinho para crear superioridades.

Arranque con ímpetu

El equipo era consciente de que debía subir una marcha y lo hizo en la reanudación. Semedo, nada más empezar, se fue por labanda y Alba no pudo empalmar bien en el segundo palo. Mientras, Melendo disparó a puerta por primera vez para el Espanyol, si bien los visitantes siguieron con su plan defensivo.

Messi vio como el árbitro le anulaba un gol por un fuera de juego precedente de Coutinho y Valverde decidió jugársela dando entrada a Malcom y Sergi Roberto por Arthur y Semedo. De este modo, sumaba un punta y Coutinho pasaba a la medular. Rubi contestó la jugada de ajedrez relevando sus dos puntas y situando el campo a Wu y Sergio García.

Delicadeza de Messi

Los cambios permitieron al Barça continuar apretando y asediando la metea contaria. Otro lanzamiento de Rakitic pudo abrir el marcador hasta que llegó la jugada del partido. Víctor Sánchez cometió una falta imprudente en el borde  del área sobre Leo. El crack situó el balón con mimo y lo lanzó con la misma delicadeza por encima de la barrera. Sánchez corrió hacia atrás dede la barrera para impedir el gol, pero lo único que hizo fue cabecear a la red. La obra maestra de Messi no se pudo estropear.

El Espanyol fue entonces cuando avanzó líneas y Lenlget estuvo providencial  para evitar el gol en una acción de Sergio García que buscaba a Wu para igualar el encuentro. Valverde reaccionó situando a Arturo Vidal para ganar músculo y en una contra se acabó el partido. Malcom rompió líneas y cedió atrás para que Messi cruzara para anotar el segundo. Un gol que plasmaba la superioridad culé ante un rocoso Espanyol que vendió cara su derrota.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil