La era Koeman arranca con buen pie

El técnico dibujó dos equipos diferentes ordenados a partir de un 4-2-3-1

Coutinho, Trincao, Pedri y Dembélé, las mejores noticias del estreno ante el Nàstic

La era Koeman comienza con buen pie | FC Barcelona

FICHA TÉCNICA

AMISTOSO PRETEMPORADA

FC BARCELONA

3-1

GIMNÀSTIC TARRAGONA

FC BARCELONA

Neto, Sergi Roberto, Piqué, Lenglet, Jordi Alba, Busquets, Aleñá, Pedri, Griezmann, Messi y Dembélé. También jugaron Iñaki Peña, Semedo, Araujo, Cuenca, De Jong, Riqui Puig, Trincao, Coutinho, Braithwaite, Junior y Konrad.

NÀSTIC

Wilfred, Albarrán, Trillers, Rueda, Joan Oriol, Ribelles, Brugué, Tienza, Bonilla, Amán y Gerard Oliva. También jugaron Pedro, Gonzi, Pol B., Fran Carbia, Lasso, Grifell, Guiu, Lucas, Fran Miranda y Pol Prats.

GOLES

1-0, Dembélé (5'). 2-0, Griezmann, de penalti (18'). 2-1, Bonilla (30'). 3-1, Coutinho, de penalti (51').

ÁRBITRO

Albert Ávalos Martos (catalán). T.A.: Sergi Roberto (21')/Brugué (13'), Bonilla (21').

INCIDENCIAS

Partido amistoso de pretemporada disputado en el Estadi Johan Cruyff a puerta cerrada.

El Barça, en mitad del ruido incesante vivido este verano, echó el balón al césped y volvió a hablar de fútbol. Muchas preguntas alrededor del equipo de Koeman que empezaron a resolverse, por lo menos de forma momentánea. Superó el equipo al Nàstic por calidad y varias fueron las buenas noticias: el debut esperanzador de Trincao y Pedri, la motivación de Coutinho o la recuperación de Dembélé. 

Pasaban tres minutos de las siete de la tarde cuando echó a andar el proyecto de Ronald Koeman con un 4-2-3-1 de manual con Aleñá acompañando a Busquets en el doble pivote y Pedri ejerciendo de mediapunta por detrás de Griezmann, referencia en ataque. Messi y Dembélé en las bandas. Cuando el balón se puso en movimiento, Messi ejercía libre repartiendo caramelos.

Así llegó la primera jugada de peligro, con Dembélé recibiendo en la banda izquierda, Alba doblándole y poniéndola en el área. Y el primer gol de la era Koeman. Dembélé, tras jugada por la derecha de Sergi Roberto, recibió solo en el área y no falló. Habían pasado cinco minutos. 

Los blaugrana encerraron al Nàstic en su área, incapaz de superar el centro del campo ante la presión con el balón del Barça. Tras intentarlo sin suerte, Pedri acabó provocando la primera amarilla al contragolpe. La vio Brugué. Messi recibió de espaldas y la dejó para que Sergi Roberto probara a Wilfred, que rechazó como pudo. Buenos minutos del equipo de Koeman, bien repartido. 

MESSI CEDE EL PENALTI A GRIEZMANN

El segundo llegó desde los once metros tras ser derribado Piqué en el área grana. Messi cedió el balón a Griezmann, que no falló. Un detalle para nada menor, seguramente buscando sumar soldados a la batalla que tiene que venir, sobre todo tras fallar el francés sus últimos penaltis con Francia. 

Aleñá y Busquets se hartaron de montar ataques buscando a Messi y abriendo a bandas. Bajó algo la intensidad, pero la posesión no paraba de crecer. El Barça solo dudaba, y no demasiado, cuando el Nàstic se acercaba al área de Neto. Fue en la frontal, de hecho, desde donde Bonilla dibujó un disparo colocado a la base del palo imposible para el meta brasileño. Disparó demasiado cómodo. 

El fútbol se endureció algo durante los últimos minutos del primer tiempo, en los que el Barça buscó el tercero tratando de desmontar una defensa pétrea. El Nàstic salía tímido, aunque siempre peligroso porque los blaugrana defendían con el equipo ligeramente roto. En el último instnate un centro de Amang casi costó el empate. Salvó Neto. Cosas de la pretemporada. Las piernas pesan, así que todo hacía pensar en un carrusel de cambios tras el descanso.

UN ONCE NUEVO

Koeman cambió a los once jugadores en la segunda mitad. Debutó Trincao y volvió a vestirse de blaugrana Coutinho tras el 8-2 de Lisboa. Bajó la media de edad con Riqui Puig, Araujo y Cuenca. También con De Jong como mediocentro. Quien arrancó más enérgico fue Coutinho, con el '14' a la espalda y pidiéndolas todas, dando velocidad al balón. Braithwaite la tuvo antes de que Semedo provocara el segundo penalti por manos de Joan Oriol. Lanzó el brasileño con confianza a la red

Más allá de Coutinho, Trincao, apoyado por Riqui Puig, dejó detalles interesantes y, sobre todo, una gran personalidad, la mejor forma de empezar a crecer de blaugrana. El portugués hizo mucho daño por la banda derecha, acertado siempre en la toma de decisiones. También por la izquierda cada aparición de Konrad se convertía en opción de gol para el Barça.

Queda mucho por hacer, muchas incógnitas que despejar, pero Koeman ya puede empezar a sacar conclusiones tras ver a sus futbolistas ganando al Nàstic. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil