Sport.es Menú

Amor y Bakero: "No repescaremos a nadie que se haya ido por dinero"

Jose Mari Bakero y Guillermo Amor, los responsables del fútbol formativo del Barça, pasan revista a éxitos, fracasos y polémicas

"No es verdad que hayamos perdido sensibilidad con la cantera", dijo Amor

Bakero y Amor siguen defendiendo el modelo de cantera del Barça, aunque admiten que el club debe trabajar en fórmulas para asegurarse el blindaje de sus promesas
Bakero y Amor siguen defendiendo el modelo de cantera del Barça, aunque admiten que el club debe trabajar en fórmulas para asegurarse el blindaje de sus promesas | JAVI FERRÁNDIZ

Primera pregunta casi obligada, ¿están contentos?

JMB. Es difícil un balance global. Lo primero es diferenciar la parte competitiva de la formativa. Y a partir de ahí hacerlo por equipos. Si nos vamos al Barça B está claro que no hemos logrado el objetivo de la permanencia. Lo intentamos todo, incluso refuerzos en el mercado invernal, pero no lo hemos logrado. A nivel formativo sí podemos estar satisfechos si vemos la evolución de los Cuenca, Cucu, Oriol Busquets, antes de la lesión, Arnaiz, Carles Pérez en los últimos meses...

GA. Y si hablamos del juvenil podemos hacer un buen balance. Hemos superado obstáculos inesperados como la marcha de Quique Álvarez o la de Gabri. Lo hemos resuelto rápido, sin ruido, y hemos ganado la Youth League. Tenemos unos buenos juveniles.

Dos relevos técnicos al frente del Barça B y del juvenil no es normal. Más de uno incluso les ha acusado de un cese tardío de Gerard.

JMB. Siempre confiamos en que el Barça B se iba a salvar. El detonante fue que perdimos con todos los rivales directos. Pensar en antes o en después es injusto. En esto caso, ahí estaba Pimi, que le pidimos diera un paso atrás en su carrera y, cosas de la vida, poco después ganó la Youth League y luego utilizó la plataforma de club para llegar al Barça B.

La temporada del Barça B es para reflexionar y sacar conclusiones. Baile de fichajes, cambio de entrenador... Algo se ha hecho mal.

JMB. Lo de Gerard repito que siempre confiamos en él y en la salvación del equipo. Y en cuanto a los fichajes de este último año, incorporamos a jugadores con experiencia de Primera y Segunda A en su mayoría. En invierno volvimos a reforzar el equipo con gente con cierta experiencia y salieron cinco jugadores.

No ha sido suficiente.

JMB. Asumimos el reto de una plantilla con muchos jugadores de 20-21 años y la competición nos ha dicho que la madurez es importante. Eso se nota cuando los jugadores acusan la presión en los partidos de casa y cuesta tanto ganar. Es evidente que estamos con muchas reflexiones internas.

GA. Los cambios de entrenadores en los filiales es  poco habitual, no se puede negar. Ahora lo verdaderamente importante es que seguimos teniendo talento en la cantera y sabemos perfectamente dónde ir. No tememos lo que pueda pasar.

Talento sí, pero con muchas amenazas de fugas.

JMB. Estamos en un proceso en el que hablamos de hacer un traje a medida a cada jugador. Hasta el Barça B, los jugadores tienen que tomar una decisión en base a criterios deportivos y económicos: decidir si quieren irse al extranjero o a clubs de Primera y ganar mucho dinero rápido o bien asumir que aún están en etapa de formación. En todo caso, estamos contentos de cómo van las negociaciones respecto a los jugadores que vienen de ganar la Youth League. En el caso de los cadetes ya es otro escenario.

GA. Jugadores, familia y asesores también deben hacer esfuerzos y valorar lo que es y ofrece el Barcelona. Aquí no obligamos a que nadie se quede si no quiere.

Pero el mercado va por un camino y el Barça deberá reaccionar. ¿Se plantean fórmulas para evitar todo el proceso de fugas?

JMB. Somos consicientes que el mercado futbolístico cambia. Ha variado la mentalidad del jugador y su entorno es muy diferente. Antes los representantes estaban para pasar un par de noticias ahora, por ejemplo, en el caso de Abel Ruiz lleva tres años que se habla de mercado. En Alemania, los clubs alinean jugadores de 18 y 19 años, con fichas de Primera, para promocionar futbolistas jóvenes y venderlos con una especulación económica brutal.

Insisto, el club deberá reaccionar al planteamiento.

JMB. Tenemos dos retos fundamentales: mantener el modelo e identidad futbolística y trasladar a jugadores, padres y asesores que el Barça es el mejor sitio para la formación.

¿Y autocrítica?

JMB. Debemos mejorar cómo acercarnos al futbolista y a sus familias. También ser conscientes de la realidad económica del mercado, pero tampoco podemos pelearnos con ofertas que son una barbaridad y las familias aceptan.

El discurso siempre gira alrededor del dinero, pero algunos futbolistas aseguran que se van por falta de proyecto deportivo y poca sensibilidad del primer equipo.

GA. No es verdad que hayamos perdido sensibilidad a la hora de subir canteranos al primer equipo. Ese sigue siendo el principal objetivo. Todos sabemos que la mejor época del Barça ha coincidido con la mayor explosión de la cantera. Tenemos que dar oportunidades, continuidad y generar confianza en los chicos. Eso sí, hacerlo en el momento justo, no bajo presión, para evitar quemarlos.

En las últimas temporadas  nadie se ha consolidado en la primera plantilla.

GA. Este año ya se ha mirado mucho más abajo. No se puede dudar de nuestro compromiso con los niños. Estamos ahí para eso pero también debemos exigir que ellos confíen en sí mismo y superen ciertas presiones.

JMB. No es fácil. Más ejemplos: tenemos que combatir la política esta de que todo el mundo, jugadores, padres, agentes, están más pendientes del que juega en su posición que no de confiar en él mismo y pensar en su progresión.

Ustedes han insistido en que la marcha de algunos jugadores obedece más a criterios económicos que deportivos. ¿Se arrepienten de esas afirmaciones?

JMB. Me reafirmo. Dije un 75%. Y además matizo que aquellos que se vayan por una cuestión económica pura y dura, jamás pueden volver. Otra cuestión es que se marchen por otros temas y, en el futuro, despunten.

GA. El que se va del Barça es porque prioriza la parte económica a lo deportivo. Siempre hacemos una pregunta en estos casos: ¿Existe algún problema? ¿Acaso no hemos cumplido con nuestra obligación de acogerlos, formarlos como futbolistas y personas? ¿Les hemos dado una educación escolar?

JMB. El Barça siempre ofrece un proyecto deportivo coherente.

¿Entonces dónde se rompe la confianza entre club y jugador?

GA. Sabemos que la sociedad cambia, pero los chicos no pueden dudar que si lo hacen bien, se lo curran y no pierden la confianza llegarán al primer equipo. El jugador que viene al Barça debe pensar en hacer carrera en el Barça y no en promocionarse con el nombre del Barça.

Cambiemos un poco de tercio y hablemos de retos de cara a la próxima temporada.

JMB. Mantener el modelo y seguir seleccionando a jugadores diferentes. Otro ejemplo, solo en el Barça se puede entender un caso como el de Iniesta. Difícilmente, en sus inicios, por cuestiones físicas, habría podido triunfar en un club que no fuera el Barça. Ahora está claro que donde quiera.

GA. Formar un buen equipo en Segunda B, que juegue bien al fútbol y que permita la progresión individual.

¿Y qué pasará con los juveniles de la Youth League?

JMB. La mayoría darán el salto a Segunda B. El reto es evitar lo que sucedió hace años cuando se ganó esta competición y muy pocos de esos futbolistas llegaron a la elite.

¿Podemos hablar de un filial con más canteranos que nunca en los últimos años?

JMB. Sí. Nos sube un gran centro del campo, muy propio de la casa, y luego ya sabemos que arriba el club siempre debe buscar...

¿Y cambios en la estructura técnica?

JMB. Habrá retoques de entrenadores en algunos equipos, pero solo algo puntual

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil