¿Renovación de liderazgos?: la situación contractual de los pesos pesados del Barça

El club azulgrana, en proceso de regeneración, se plantea una rebaja salarial y una redefinición del 'status' de Sergi Roberto, Busquets, Piqué y Jordi Alba

Laporta avisó, en la XXIV Festa de l'Esport Català, que este verano se producirán cambios importantes en la plantilla

El central del FC Barcelona habló tras la victoria del equipo ante el Valencia | MOVISTAR+

Joan Laporta no pudo ser más contundente cuando, en la XXIV Festa de l'Esport Català organizada por este diario, la UFEC y la Secretaria General de l'Esport, fue preguntado por el primer equipo masculino del Barça. El presidente azulgrana considera que los de Koeman fueron eliminados “demasiado pronto” de la Champions y que han perdido la Liga “incomprensiblemente”, y es por ello, y por todo lo que pasó en anteriores temporadas, que considera que “se ha acabado un ciclo” y que, en consecuencia, “tenemos que entrar en un proceso de renovación”.

Alto y claro, el máximo dirigente culé no tuvo reparos en avisar que, en las próximas semanas, se producirán cambios importantes en el Camp Nou. Que se tomarán decisiones significativas. En ningún momento pronunció la palabra “revolución”, pero de sus declaraciones se entendió claramente que, más allá de trabajar para la ampliación del contrato de Messi, intentar traspasar algunos jugadores como Umtiti, Junior o Coutinho y de aprovechar las oportunidades de mercado en futbolistas con pretendientes como Griezmann, Dembélé, Lenglet, Trincao, Braithwaite o Pjanic, también habrá regeneración de liderazgos.

Y es que todo final de ciclo conlleva, inherentemente, cambios en la columna vertebral. No necesariamente modificarla al completo, pero sí decidir quién sigue formando parte de ella, quién tiene que abandonarla pero puede ayudar al equipo con otro rol (y, por ende, con otras condiciones económicas y un ‘status’ diferente) y quién tiene que dar un paso al lado y dar por finalizada su larga trayectoria en el club. El Barça va a tener que ser capaz de tomar decisiones extremadamente complicadas en el terreno sentimental. Sergi Roberto, Sergio Busquets, Jordi Alba y Gerard Piqué: la lista de los pesos pesados cuyo contrato tendrá que revisar la dirección deportiva no es cosa menor.

La peor temporada del ‘comodín’ Sergi Roberto

El de Reus tiene 29 años y es la primera ‘vaca sagrada’ en finalizar contrato. Su vinculación expira el 30 de junio de 2022, esto es, al final de la próxima temporada. Ya se han producido los primeros contactos entre los agentes del canterano y el club, que ha partido las negociaciones con una proposición de rebaja sustancial de la ficha. Frustrado por las lesiones, el cuarto capitán del equipo solo ha disputado 1.198 minutos este curso entre todas las competiciones. Encadenaba cuatro años superando los 3.000. No presentaba unos números tan bajos de participación desde la campaña 2014/15, la del triplete de Luis Enrique. La penúltima de Dani Alves en el conjunto barcelonista.

Con un gol y dos asistencias, él mismo es consciente de que en los últimos meses no ha rendido, ni por asomo, a su mejor nivel. “Cuando las cosas van mal toca levantarse y hacer todo lo posible para cambiarlo. Estoy pasando momentos difíciles, física y mentalmente, pero estoy convencido de que lo bueno llegará. Con trabajo y positividad, quiero volver a disfrutar de lo que más me gusta”, escribió hace pocos días en su perfil oficial de Instagram. Su jerarquía en el vestuario y versatilidad sobre el terreno de juego lo convierten en jugador que todavía puede aportar cosas en el Camp Nou. En la zona noble del estadio, sin embargo, tienen claro que su papel en la plantilla tiene que variar.

Las dudas con Busquets y Jordi Alba

Si está bien y el ecosistema competitivo es favorable, Busquets es el mejor mediocampista defensivo del mundo. El de Badia ha dado un paso adelante y ha sido una pieza fundamental en los tres esquemas con los que ha jugado el Barça de Koeman: el 4-2-3-1 inicial, el 4-3-3 tradicional y el 3-5-2 final. Su relación futbolística con Messi ya era buena, pero ha mejorado y en algunos partidos ha sido letal. A sus 32 años, y después de unas temporadas en el ojo del huracán, ha disputado 3.428 minutos y ha repartido cinco asistencias. Tiene contrato para las próximas dos campañas, hasta 2023.

Jordi Alba, por su parte, vive una situación muy similar a la del centrocampista. Con la misma edad que el segundo capitán y un año más de contrato (hasta 2024), ha sido titular indiscutible –cinco goles y 15 asistencias en 4.152 minutos–, ha tenido una influencia elevada en el juego del equipo, ha disfrutado de muchísima continuidad para ser un futbolista explosivo habituado a sufrir contratiempos musculares y ha protagonizado grandes actuaciones, sobre todo en la Copa del Rey ganada. Un curso más, no obstante, también ha cometido errores defensivos que han costado puntos al Barça. Sobre el césped, en general, el nivel del lateral ha sido incontestablemente prominente.

En ambos casos, la secretaria técnica azulgrana tiene que valorar qué hacer con sus fichas ‘prepandemia’. En una situación de recesión económica provocada por la mala gestión y ferozmente agravada por el coronavirus, todos los compromisos que requieren un gasto elevado se tienen que someter a una revisión. A nivel deportivo y, claro está, financiero.

Piqué ya modificó su contrato hace pocos meses

“Nadie es imprescindible. Me ofrezco a irme. Si tiene que venir sangre nueva y cambiar esta dinámica, soy el primero en irme y en dejarlo. Hemos tocado fondo. El club necesita cambios estructurales”. Estas fueron las declaraciones de Gerard Piqué inmediatamente después de la debacle en Lisboa. El central, caracterizado siempre por su sinceridad y claridad a la hora de expresarse, abrió la puerta a su salida y evidenció un gran compromiso con el equipo de su vida. El pasado octubre renovó hasta 2024 con una adecuación salarial, aunque su continuidad estará “sujeta a que el defensa dispute un determinado número de partidos a partir de la temporada 2021/22”.

Como Sergi Roberto, Piqué ha vivido un año muy duro por culpa de las lesiones. Se dañó la rodilla derecha en el Wanda Metropolitano, a finales de noviembre, y recayó en las semifinales de Copa contra el Sevilla. A sus 34 años, es poco probable que pase por el quirófano para solucionar una inestabilidad en la rodilla que esta temporada solo le ha permitido jugar 1.923 minutos (23 partidos). Laporta y el central, uno de los jugadores más importantes de la plantilla, también se tendrán que sentar para considerar su situación.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil