El renacer de Dembélé

Ousmane ha recuperado la versión del Dortmund con la que convenció al Barça de su fichaje

El francés encadena 24 partidos seguidos con la camiseta blaugrana y ha participado en más del 80%

Dembélé marcó el primer gol del Barça que guio a los culés hasta una remontada histórico | RFEF

Quique Setién lo predijo a finales de enero de 2020, nada más aterrizar en Barcelona: “Ousmane se va a salir, seguro”. Y así ha sido, aunque no en los tiempos previstos por el técnico cántabro, que ya no está en el club y no lo puede disfrutar desde el banquillo. Han tenido que pasar cuatro años para ver la mejor versión del francés en el Camp Nou. Atrás han quedado sus impuntualidades, fruto de una vida personal poco ordenada. Dembouz ahora se alimenta bien y descansa mejor y, gracias a ello, se acabaron los viajes a Finlandia para visitar al doctor Sakari Orava. O a Doha para recuperarse. Dembélé, en su cuarta temporada en el Barça, ha dejado de ser un futbolista de fogonazos. Regular y decisivo, se ha convertido en uno de las referencias del equipo.

Leo Messi fue el primero que se abrazó a él tras marcar un gol que no sirvió para ganar nada, pero sí para evitar perderlo. El momento era delicado y LaLiga se alejaba casi definitivamente hasta que Ousmane logró su décimo gol esta temporada, un tanto que puede acabar valiendo un título. Para eso firmó en verano de 2017 por el Barça procedente del Borussia Dortmund. Fiel a su personalidad impredecible, no ha sido hasta esta campaña, paradójicamente una de las más complicadas de los últimos tiempos, cuando el delantero ha empezado a mostrar la regularidad necesaria para ser fiable. El cambio sufrido por el jugador es evidente y, de hecho, empieza a acercarse a los números que le permitieron vestirse de blaugrana y que convencieron al Barça de pagar un traspaso de 120 millones más 30 en variables.

La temporada 2016-2017, la última en Alemania, Dembéle jugó el 96% de los partidos disputados por su equipo y solo dejo de participar en dos encuentros. A nivel de minutos, jugó casi el 73%, un total de 3.387. Ousmane está lejos de igualar esos registro, pero ya ha marcado los mismos goles, un total de diez. Eso sí, en su última campaña en Dortmund repartió veintiuna asistencias, por las cuatro que suma en la 20-21. Esta temporada, la mejor desde que llegó al Barça, ha disputado 36 de 44 partidos, un 81,8%, aunque el porcentaje, si no pasa nada, seguirá creciendo. De momento ya son 24 partidos consecutivos jugando, algo que no había ocurrido nunca desde su llegada.

Ni rastro de lesiones

El mejor dato, sin embargo, no está en los goles ni en las asistencias, sino en los pocos partidos que se ha perdido esta temporada por lesión, una gran mejoría respecto a las anteriores. En el mes de diciembre pasado sufrió una elongación en los isquiotibiales de la pierna derecha en Cádiz. Se perdió cinco partidos. Nada que ver con los 38 de la temporada anterior, donde solo jugó el 10,71% de los minutos posibles, o los 27 de su primer año en el Camp Nou. La 2019-20 fue, sin duda, su peor temporada: solo marcó un gol (en LaLiga ante el Sevilla en casa) y no dio ninguna asistencia. Lo peor ya ha pasado. Dembélé ha entendido que el talento, si no se le acompaña de un estilo de vida cien por cien profesional, no sirve de nada

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil