El recurso de las faltas desaparece sin Messi

El recurso de las faltas desaparece sin Messi

Esta temporada, el Barça solo ha intentado 16 tiros libres entre la Liga y las competiciones europeas

La tendencia ya iba a la baja en los últimos años y se ha precipitado en los primeros compases de la era post Leo

El adiós de Leo Messi ha tenido consecuencias para el FC Barcelona. La marcha del mejor futbolista de la historia del club, como no podría ser de otra forma, ha cambiado muchas cosas. Era inevitable. El equipo está echando de menos al astro argentino en muchos aspectos. En las últimas horas, un dato no ha podido manifestar de forma más contundente la influencia del rosarino en los tiros libres del conjunto culé: este lunes se cumplió un año del último gol de falta directa de los blaugrana, obra (evidentemente) del ‘10’. No es la única cifra, sin embargo, que evidencia que en el Camp Nou ha desaparecido un recurso muy interesante para sacar adelante los partidos y, por ende, optar a levantar títulos.

Esta temporada, el Barça solo ha intentado 16 tiros libres entre la Liga y las competiciones europeas (Champions y Europa League). Sin contabilizar la Copa del Rey, torneo en el que los catalanes solo han superado una ronda este curso y, por tanto, no han disputado tantos encuentros como otros años, es una cifra exageradamente inferior a la de las últimas cinco campañas. En las últimas temporadas en las que Messi defendió la camiseta blaugrana, los números de faltas intentadas estuvieron muy por encima: 66 (2016/17), 74 (2017/18), 64 (2018/19), 54 (2019/20) y 51 (2020/21). Entraron 29 de esos lanzamientos. La tendencia ya iba a la baja con el paso del tiempo y se ha precipitado en los primeros compases de la era post Leo.

La conclusión que se puede extraer de este mar de cifras es evidente: el Barça no solo provoca muchas menos faltas que antaño, sino que también busca más centros. El pasado domingo, cuando se cumplieron tres años del gol 600 de Messi como culé –el que le endosó al Liverpool en la ida de las semifinales de la Liga de Campeones (2018/19)–, el Mallorca concedió un libre directo en la frontal del área, en una zona prácticamente calcada (aunque en la portería contraria) a la de aquel tanto mágico de Leo. Jordi Alba fue el encargado de lanzarlo. No disparó, sino que centró el esférico en dirección a la cabeza Sergio Busquets. El de Badia estuvo lejos de llegar al remate. No hubo coordinación ni precisión. La jugada no pudo ser más significativa.

Sin lanzador claro

Otra de las cuestiones que explica el nulo acierto del Barça en las faltas es que, hasta el momento, no ha tenido un ejecutor definido. Memphis Depay (6) es el jugador blaugrana que más lo ha intentado –frente al Mallorca, sin ir más lejos, lo volvió a probar, pero el balón no superó la barrera–. Ferran Torres (3), Ousmane Dembélé y Philippe Coutinho (2) completan el podio. Gerard Piqué, Ansu Fati y Jordi Alba (1) también han intentado, sin éxito, marcar mediante un tiro libre directo.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil