La razón por la que Hernández Hernández amonestó a Ter Stegen en el penalti

Desde el 1 de junio del 2019 el portero tiene que tener uno de los pies encima de la línea de gol o en su prolongación

En caso de fallar el lanzamiento debe ser repetido y amonestado el guardameta

Ter Stegen evitó la derrota del Barça en los últimos segundos del partido | LALIGA

La primera parte del Camp Nou nos dejo el lanzamiento repetido de Saul Ñiguez que acabó en gol y después de que Diego Costa fallara el primer lanzamiento tras adivinar Ter Stegen el disparo del hispano brasileño.

Ramon Fuentes

Sin embargo el colegiado canario fue avisado desde la sala de VAR donde estuvo anoche Mateu Lahoz acerca de que el portero alemán del Fútbol Club Barcelona tenía los dos pies fuera de la línea de gol en el momento del golpeo cuando la norma de la International Board obliga a tener al menos uno de los dos pies o su proyección en la prolongación de la línea de gol.

Así esta vigente desde 1 de junio del 2019 por la Internacional Board. En los cambios de la norma 14 que ya se han aplicado esta temporada dice textualmente  que “El guardameta debe tener al menos parte de un pie en contacto directo con la línea de meta o sobre esta en el momento en que el lanzador golpee el balón; además, no puede situarse por delante ni por detrás de la línea”.
La misma norma establece que, una vez que se lance el penalti, si el balón golpea en el travesaño, sale fuera o es parado por el portero; deberá ser repetido y el portero amonestado.

En caso de que el balón acabe en la red, entonces el gol será valido pero si el VAR advierte esta situación, el portero deberá ser amonestado.

En este caso, considerando que Ter Stegen adivinó el golpe, fue amonestado por el colegiado canario.

Además es una de las jugadas objetivas donde el colegiado no tiene que ir a revisar al monitor sino que debe guiarse solo por la indicación del árbitro de VAR. Además es un error claro y manifiesto luego exige la intervención del VAR si el colegiado no se da cuenta de esta situación.

Una norma aprobada por la IFAB que no está exenta de polémica y lo ha estado durante toda la temporada pero y que ha sido modificada en las futuras reglas vigentes desde el 1 de junio para la temporada 2020-2021. Desde ahora si esta situación se produce y el balón toca en el travesaño o sale fuera, el guardameta no será sancionado. Solo si, como sucedió ayer, si lo adivina y rechaza el portero. Además en caso de ser amonestado, esta sanción no se acumulará si se llega a la tanda de penaltis y el árbitro fuera sancionado por esta situación, nunca será expulsado.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil