Ramon Madaula: "El fútbol me parece pornográfico"

Ramon Madaula: "El fútbol me parece pornográfico"

Ramon Madaula estará en el Teatre Borràs con Els Brugarol
Ramon Madaula estará en el Teatre Borràs con Els Brugarol | Ivan Moreno

"Si lo que ha hecho Gerard Piqué es legal, quizá se tendría que cambiar la ley"

Madaula estará a partir del 27 de abril en el Teatre Borràs con 'Els Brugarol', obra que ha escrito y protagoniza

Nacido en Sabadell hace 59 años, Ramon Madaula, actor de larga trayectoria, sorprende al público con ‘Els Brugarol’, una obra ácida e inteligente escrita e interpretada por él mismo cuyo éxito le lleva a partir del 27 de abril al Teatre Borràs.

¿Somos todos unos hipócritas?

No, pero tenemos que aceptar que tenemos muchas contradicciones y gestionarlas. Es lo bonito y no las tenemos que esconder. No somos puros y aceptarlo no es hipocresía.

¿‘Els Brugarol’, la obra que has escrito e interpretas, va de esto no?

Totalmente. De cómo gestionamos las contradicciones. Sobre todo los jóvenes, que se piensan que mentalmente lo tienen todo bastante claro. Cuando ya tienes una edad como es mi caso, lo tienes todo muy confuso. Yo ya acepto que estoy en una confusión permanente, pero cuando eres joven te resistes a aceptarlo y después la vida te lleva por caminos absolutamente opuestos. 

Le ha pasado al Sr. Brugarol.

Exacto. Su hija se quiere cambiar el apellido para ponerse delante el de la madre en un acto feminista y a partir de este pretexto aparecen todas las contradicciones. Al final acaban todos aceptando que están confusos.

Sé que con este tipo de obras te acusan de hacer teatro de consumo, pero me da igual. Me interesa conectar con la gente.

¿Pensabas que tendría tanto éxito?

Yo siempre escribo para el público, pensando en qué le puede interesar. En el teatro tenemos un problema y es que pensamos más en hacer teatro para nosotros que en lo que necesita la gente, mientras que en el mundo audiovisual o en la música están mucho más pendientes y buscan una conexión con el gran público. Ya sé que después te acusan de hacer teatro de consumo, pero me da igual. Me interesa conectar con la gente. 

¿Compaginar ser autor y actor cuesta mucho?

Sí. A mí no me gusta mucho. Yo siempre escribo pensando que lo hará otro, pero después no quieren o no pueden y lo acabo haciendo yo. Lo pasas mal porque la obra es tu ‘criatura’ y estás como con dos antenas. Una en si todo va bien, si tiene el ritmo adecuado la reacción del público… y la otra en tu personaje. No es una sensación muy agradable pero ya me estoy acostumbrando.

En el caso de Piqué lo que es un vergüenza no es que lo hagan, sino que sea legal.

Como Piqué, jugador y empresario...

Lo he escuchado por encima porque yo cuando salen cosas de fútbol desconecto. Sé que hizo negocios con Arabia Saudí, pero que todo era legal, pero no tengo suficiente información para valorarlo. Igual si la ley lo permite lo que habría que hacer es cambiar la ley. Es como con los comisionistas de las mascarillas de Madrid. Lo que es un vergüenza no es que lo hagan, sino que sea legal. Pero si la ley se lo permite seguramente lo haríamos muchos, y él tiene un nombre y se aprovecha de ello. Yo no te digo que yo no lo hiciera. El ser humano es egoísta por naturaleza y lo que importa es nuestra supervivencia antes que nada, después ya nos ocupamos de los otros.

Cuando el deporte se mezcla con tantos intereses y tantos millones me parece porno duro.

No eres futbolero pero es inevitable que te lleguen cosas del Barça. ¿Desde fuera cómo se ve el Barça?

Ahora puedo ser muy desagradable. El fútbol o la Fórmula 1, que sí me gustan, me parecen pornográficos. Es una cosa obscena. Cuando el deporte se mezcla con tantos intereses y tantos millones me parece porno duro. El porno tiene esto que engancha y crea adictos. Por eso intento no engancharme porque creo que no es bueno. Con la que está cayendo, hablar de estas cifras por chutar un balón o llevar un coche a 300 km/h me parece pornográfico.

¿Opinas igual de las cifras millonarias que se mueven en Hollywood?

Exactamente igual. Es cierto que si un jugador gana eso es porque lo genera, evidentemente. Si Harrison Ford cobra tanto es porque en taquillas lo ganan, lo mismo que Messi. Pero para mí el deporte, el cine y la cultura son cosas que tendrían que preservarse un poco del negocio. Claro que todos nos tenemos que ganar la vida, pero debe preservarse un poco porque sino ya no es deporte o cine sino que es un show o cultura de masas que en lugar de formar el espíritu lo deforma. Hay tantos intereses detrás… Ver deporte o ver una película puede ser una maravilla pero cuando se hace por el negocio desvirtúa el espíritu del deporte o la cultura. En este sentido creo que la humanidad en lugar de ir para adelante va para atrás. 

Un poco contradictorio con lo que me contabas antes de hacer teatro para el gran público.

No. No hace falta hacer arte y ensayo, puedes hacer cine muy bueno y deporte muy bueno para todos los públicos pero no es necesario ir al recurso fácil para el negocio.

Escena de 'Els Brugarol', la obra que ha escrito Ramon Madaula

| Ivan Moreno

¿Crees en Dios?

No mucho. Soy agnóstico. 

¿Sin fútbol y sin fe, a qué te agarras? 

(Risas) Yo me agarro muchísimo a la familia. Es mi sostén. Mujer e hijos son mi oxígeno. Y al trabajo, que me gusta mucho. Sentir que eres útil, que tienes pericia en algo y ver que sirve para alguien y que te dedicas a ello, es una suerte. Si además emocionalmente tienes la vida cubierta, es la clave para sentirte bien en este mundo.

Els ‘Brugarol’ habla de feminismo. ¿El momento de expansión que está viviendo el fútbol femenino es un buen ejemplo de su evolución?

He escuchado que ahora se ha puesto muy de moda. He visto algo de fútbol femenino y estéticamente me gusta más. Es más bonito, más suave, más danza, más juego. Ya iba siendo hora que esto se normalizara y que estuviera equiparado al masculino.

Espero que en el fútbol femenino no se llegue a los errores de esta testosterona de las grandes estrellas.

Quizás equiparado tampoco sería la palabra.

Bueno, perdona, que se está en el camino. Pero espero que no se llegue a los errores de esta testosterona de las grandes estrellas.

¿De pequeño tampoco querías ser futbolista?

No. Te contaré una anécdota. Yo era buen estudiante y lo único que suspendí en mi vida fue gimnasia. Pero no fue por aptitud, fue por rebelde. Muchos días el profesor de gimnasia nos hacía jugar a fútbol, yo no tenía ningunas ganas porque yo era de los que en el patio jugaba a las canicas. Así que un día, con 12 años, me planté y le dije al profe que aquello no era gimnasia y que lo hacía para ahorrarse tener que dar clase. Me echó de clase y me suspendió. Así que ya me viene de pequeño. Debo reconocer que yo era ‘patosillo’, así que seguro que hay muchos complejos detrás y soberbia porque para evitar que me llamaran patata no jugaba.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil