Rafinha maravilla y la idea es ficharlo

HISTORIA SPORT

Rafinha maravilla y la idea es ficharlo

Rafinha se mostró muy feliz tras ser nuevo jugador de la Real Sociedad | Perform

Había 'respeto' en San Sebastián respecto a sus rodillas, pero la realidad es que el club está encantado y ya piensan en adquirirlo en propiedad

El hispanobrasileño, que se mide este jueves con 'su' Barça, quiere asentarse en un proyecto después de una carrera dando tumbos sin poder echar raíces

Un nómada del fútbol actual, Rafa Alcántara aterrizaba en Donostia el pasado mes de enero. Su quinta ciudad en los últimos cuatro años. A pesar de estar considerado como una de las grandes perlas que ha sacado La Masia en los últimos 10-15 años, el menor de la saga de hermanos no ha terminado de asentarse en ninguno de los destinos. Lo cierto es que el hispanobrasileño ha caído con buen pie en tierras guipuzcoanas. Y este jueves (21:30), se enfrenta a 'su' Barça.

Existía un temor real de que empezaran a aparecer los problemas físicos (sobre todo de rodilla) que no le han dejado enlazar un buen número de partidos a lo largo de su carrera. Ha sido intervenido quirúrgicamente en cuatro ocasiones, por lo que en el entorno 'txuri urdin' nadie estaba muy convencido de su llegada. Pero nada más lejos de la realidad. Desde su debut el 8 de enero ha disputado 15 partidos oficiales, 11 de ellos como titular. Y su rendimiento ha ido 'in crescendo' de forma clara.

RESPONDIENDO A LA EXIGENCIA DE IMANOL

"Rafinha es muy bueno para la Real, está jugando muy bien y ha caído de pie. La gasolina le dura 65 minutos, pero es muy bueno", nos comentan desde Donostia. La exigencia física de Imanol, además, es altísima. Lejos de irlo dosificando, el técnico de Orio le ha dado las últimas siete titularidades de forma consecutiva y la respuesta del jugador nacido en Sao Paulo ha sido excelente.

Tan contentos están en las dependencias del Reale Arena que la idea es intentad adquirir al jugador en propiedad una vez termine el préstamo el 30 de junio. Al centrocampista formado en can Barça le queda otro año de contrato, pero en Donostia creen que por 8-10 millones de euros podrían convencer al club parisino. A priori, en París no tiene sitio o está condenado a tener un papel totalmente secundario.