Radiografía de la devaluación ofensiva del Barça

Radiografía de la devaluación ofensiva del Barça

El Barça post-Messi busca líder | Perform

Los blaugrana han visto como sus grandes referentes en el ataque han hecho las maletas en los últimos años

Ninguno de los refuerzos que ha llegado en los últimos cinco años ha cumplido con las expectativas

De aquellos polvos, estos lodos. La delicada situación que atraviesa el Barça, tanto en lo deportivo como en lo económico, tiene su raíz en la errática política de fichajes. Precios desorbitados y rendimientos muy alejados del esperado han conducido al Barça al momento actual: a 18 puntos del liderato y fuera de la Champions League en la fase de grupos.

Todo empieza en verano de 2017 con la salida de Neymar, rumbo al Paris Saint-Germain, previo pago de su cláusula de rescisión: 222 millones de euros. Un contratiempo inesperado para la dirección deportiva, para el vestuario y para la afición blaugrana. Poderoso caballero es don dinero, aunque cuando media Europa sabe que has perdido a uno de tus mayores referentes y saben cuánto has ingresado por su salida, la cosa se empieza a torcer.

Al Barça le quemó el dinero y decidió apostar fuertemente por un talento emergente: Ousmane Dembélé, por encima de Kylian Mbappé. El Barça se equivoco, claramente, de delantero francés, pero es ventajista afirmarlo a estas alturas. Por si no fuera suficiente, en enero firmó a Philippe Coutinho, aunque no podía participar en la Champions League, ya que ya lo había hecho con el Liverpool aquel mismo curso.

Los blaugrana invirtieron lo recibido por Neymar en Dembélé y Coutinho. Inversiones multimillonarias con un retorno futbolístico paupérrimo. La segunda cadena del eslabón que ha provocado que el Barça, a día de hoy, no tenga gol.

Messi, Suárez, Neymar, Griezmann, Memphis, Agüero, Demir y Luuk de Jong

| SPORT

Medias tintas

En los tres años siguientes, el Barça firmó la llegada de Malcom (41 millones de euros), Kevin-Prince Boateng (1 millón de euros, en calidad de cedido), Braithwaite (18 millones de euros) y Trincao (31 millones de euros). Capítulo aparte merece Antoine Griezmann (120 millones de euros), la tercera mayor inversión de la historia del club. El francés, a pesar de tomar 'la decisión' el verano anterior de no recalar en el Barça, acabó vistiendo de blaugrana.

En aquel momento, el club también estudiaba el posible regreso de Neymar al Camp Nou, pero el entonces presidente blaugrana, Josep Maria Bartomeu, optó por 'El Principito'. Los números del francés con el Barça no son nada desdeñables, al contrario, pero la sensación que transmitió es que nunca acabó de adaptarse en el vestuario.

Mientras tanto, en este mismo periodo, pusieron punto y final a su etapa como blaugrana Munir (1 millón de euros), Deulofeu (13 millones de euros), Malcom (40 millones de euros), Paco Alcácer (21 millones de euros), Carles Pérez (12,5 millones de euros) y Luis Suárez (7 millones de euros).

Fallos clamorosos: las ocasiones de Luuk de Jong contra el Benfica | TELEFÓNICA

El colofón

Este verano, el club no logró atar la renovación de Leo Messi que, tras 21 años en el Barça, se despidió del club de su vida a lágrima viva rumbo al PSG sin coste de traspaso. El último día del mercado de fichajes, también abandonó el Camp Nou Griezmann, de retorno al Atlético de Madrid en calidad de cedido, pero con opción de compra obligatoria por parte del conjunto colchonero, más diez millones entonces y 40 al finalizar dicho periodo.

Los sustitutos de los dos máximos goleadores del Barça del curso pasado han sido 'Kun' Agüero y Memphis Depay sin coste de traspaso, además de Luuk de Jong y Yusuf Demir como cedidos, con un pago de medio millón de euros a cambio del austríaco.

La situación económica del club es tan delicada que no había fondos de maniobra para atar cracks de un mayor calibre, pero el equipo está tan carente de gol, que Xavi ha reclamado la llegada de uno o dos delanteros en el mercado de invierno para paliar la escasez goleadora. Agüero, desgraciadamente, deberá retirarse por problemas cardiológicos, el rendimiento de Memphis está lejos de ser el del referente ofensivo del Barça, Luuk de Jong tiene pie y medio fuera del club y Demir todavía está verde para aclimatarse en el primer equipo.

Temas