De la primera decepción de la ‘era Koeman’ al inicio de la lucha por el doblete

El Getafe visitará este jueves a un Barça muy diferente al que ‘enseño’ la derrota en la primera vuelta de la Liga

El conjunto madrileño buscará ganar por primera vez en su historia en el Camp Nou

El argentino apareció en la segunda parte para terminar el partido y dejar sellada la Copa del Rey para el Barça | RFEF

Los primeros meses del proyecto de Ronald Koeman en el FC Barcelona fueron una montaña rusa a todos los niveles. La delicada situación económica, institucional y social tuvo continuidad en el césped y el conjunto azulgrana fue incapaz de mostrarse consistente en el juego y en los resultados. Durante los primeros compases del concierto del neerlandés en el Camp Nou, el tempo no se mantuvo nada firme. El equipo compaginó exhibiciones verdaderamente ilusionantes con actuaciones pobres y decepcionantes. En el Coliseum Alfonso Pérez, el equipo culé 'conoció' la derrota por primera vez en la temporada y evidenció algunas carencias que tardaron mucho en corregirse. Algunas, de hecho, aún no se han enmendado en su totalidad.

Ese 17 de octubre de 2020, hace medio año, el Barça cayó en la trampa del Getafe. Los de Bordalás jugaron al límite del reglamento y solo necesitaron un penalti inocente de De Jong a Djené para quedarse con los tres puntos. El conjunto barcelonista no hizo un mal partido antes de verse por detrás en el marcador: Messi estrelló un disparo contra el palo y Griezmann perdonó un mano a mano frente a David Soria. La reacción culé, sin embargo, dejó mucho que desear. Dembélé, que regresó a la titularidad después de casi un año sin salir de inicio, estuvo muy desacertado e impreciso. Koeman también fue muy criticado por sus cambios: tardó en hacerlos y, cuando movió ficha, desordenó demasiado al equipo. Los azulgranas empezaron el encuentro con un 4-2-3-1 y lo acabaron con un 3-2-5, sin lateral izquierdo (Jordi Alba estaba lesionado) y con Busquets y Riqui Puig como únicos mediocampistas por detrás de Messi, Coutinho, Braithwaite, Ansu Fati y Trincao. Un despropósito.

Del conjunto que intentó remontar con corazón pero sin cabeza en el Coliseum Alfonso Pérez ya no queda prácticamente nada en la Ciutat Esportiva Joan Gamper. En primer lugar, cabe recordar que a principio de temporada las jóvenes promesas rindieron a un muy buen nivel, pero que el Barça echó mucho de menos la mejor versión de sus líderes. Messi, que necesitó unas semanas para olvidar el tormentoso verano que vivió, ya presume de un brazalete de capitán que luce con “orgullo”; el paso delante de De Jong ha sido espectacular, tanto de central como en un medio del campo en el que Busquets y Pedri también son innegociables; Griezmann y Dembélé son menos constantes que el argentino y el neerlandés, pero participan mucho más que antes; aunque tenga mucho por aprender, Sergiño Dest se ha consolidado en el lateral derecho; la irrupciones de Araujo y Mingueza han quitado valor a la lesión de Piqué, ya recuperado, y han despejado las dudas alrededor de la línea defensiva; Ter Stegen, bajo palos, y Jordi Alba, en banda izquierda, se encuentran en un buen momento de forma.

Y el equipo, en su conjunto, es más equipo. Futbolística y anímicamente. El vestuario es una piña y, consciente de que el Barça no puede ni debe permitirse temporadas de transición, afronta las semanas decisivas con el doblete entre ceja y ceja. La Copa ya está en el Museo del Camp Nou y, ahora, los de Koeman disputarán ocho ‘finales’ para intentar hacer lo propio con la competición de la regularidad.

Un Getafe peleón contra los ‘grandes’

Pese a que lleva casi dos meses sin ganar y se encuentra a cuatro puntos del descenso, el Getafe no pondrá las cosas fáciles al Barça. Nunca lo hace. Este curso, en el que están lejos de la parte alta de la clasificación, los de Bordalás han competido al máximo en los compromisos exigentes. En la primera vuelta ganaron a los azulgranas (1-0), perdieron por la mínima contra el Atlético (1-0) y cayeron en Valdebebas en un partido que se decidió después del descanso (2-0); en la segunda empataron frente a los colchoneros (0-0) y, el fin de semana pasado, ante los blancos (0-0). Koeman y los suyos están avisados: recibirán a un conjunto que no negociará la lucha. Desde el primer minuto hasta el último.

El Getafe tiene ganas de sacarse la espina y ganar por primera vez en el Camp Nou. No lo ha hecho nunca. Entre todas las competiciones, el equipo madrileño ha perdido 13 partidos y empatado cuatro veces en el feudo azulgrana. Es, juntamente con el del Huesca (solo ha disputado tres encuentros en El Alcoraz), el único campo de los 20 de Primera División que no ha asaltado. En sus últimas tres visitas, sin embargo, ha hecho sudar a los culés con dos victorias locales sufridas (2-1 y 2-0) y un empate a nada (0-0).

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil