Piqué: objetivo Clásico

El central realizó hoy parte del entrenamiento y trabaja para estar ante el Real Madrid

Si no llega a tiempo, la final de Copa del Rey ante el Athletic es la fecha marcada en rojo

Gerard Piqué vuelve a los entrenamientos con el Barça | FCB

La lesión de Gerard Piqué no permite realizar pronósticos demasiado contundentes a la hora de poner fecha a su regreso. Más allá del secretismo con el que gestiona todo lo relativo a su rodilla, el propio futbolista prefiere ir comprobando día a día cómo va respondiendo al incremento en la carga de trabajo durante el periodo de recuperación. Tal y cómo recogen los partes médicos emitidos por los servicios médicos del club, “su evolución marcará la disponibilidad”. Y así es. Sin embargo, el central, como es natural, sí tiene una fecha en mente: el Clásico que el Barça jugará en Valdedebas el próximo 10 de abril. Es imposible saber a día de hoy si llegará, pero lo va a intentar.

Su rodilla derecha le está dando muchos problemas esta temporada. Desde aquella jugada fortuita protagonizada con Correa en el Atlético-Barça de finales de noviembre no ha vuelto a estar al cien por cien. El club comunicó “un esguince de grado 3 en el ligamento lateral interno y lesión parcial del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha”. La lesión le mantuvo parado durante 86 días y se perdió 24 partidos

Koeman le necesita

Tomó la decisión de no pasar por el quirófano y, contra todo pronóstico, regresó al equipo para disputar la ida de la eliminatoria de Champions ante el PSG. Fue la mejor noticia de aquel partido. Sobre todo porque pudo rodarse durante tres partidos de LaLiga para llegar a tope (o eso parecía)en la vuelta de semifinales de Copa ante el Sevilla. Piqué fue clave porque marcó el gol que forzó la prórroga, pero un mal gesto volvió a provocarle problemas. Al día siguiente el Barça volvió a informar: “Esguince en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha”. De momento, 43 días ausente y seis partidos de baja. El equipo ha sobrevivido sin él, pero Koeman le necesita. No solo a nivel futbolístico, sino también en el día a día del equipo, sobre todo ahora que llega la fase decisiva de la temporada.

Vuelta al grupo

Gerard saltó ayer al césped del campo de entrenamiento Tito Vilanova con sus compañeros. Era el primer día tras el segundo parón obligado por la lesión. El objetivo era realizar la primera parte de la sesión, consistente en un calentamiento previo al partidillo que el resto de jugadores disponibles disputó junto a futbolistas del Barça B y del Juvenil. El central completó los ejercicios sin problemas, aunque habría sido precipitado participar en el encuentro. Forzar la máquina no está previsto, dados los precedentes de esta temporada

De todas formas, el plan es aumentar la carga de trabajo día a día para ver cómo responde su rodilla derecha y actuar en consecuencia. Piqué se siente fuerte y moderadamente optimista para intentar, dentro de diez días, estar a disposición del cuerpo técnico para jugar ante el Real Madrid en Valdebebas. Hay tiempo suficiente, aunque todo dependerá de su evolución. Por otro lado, Koeman es consciente de que, tras el Clásico, que se prevé clave para el desenlace de LaLiga, llegará la final de la Copa del Rey ante el Athletic, el 17 de abril. Esta es una fecha marcada en rojo para el central blaugrana, que espera poder vivir sobre el césped la revancha ante los vascos tras perder la final de la Supercopa de España.

Gerard Piqué se ha perdido gran parte de la temporada, pero llegó justo a tiempo para ser clave en la remontada ante el Sevilla. Ahora espera reaparecer de nuevo para seguir presionando al Atlético en la lucha por LaLiga. El Clásico será su primera oportunidad, pero habrá muchas más.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil