Qué piensa Koeman del incidente del Camp Nou

Constituyeron una sorpresa mayúscula para él ya que fue la primera vez, desde que llegó a Barcelona en el ya lejano 1989, que le faltan al respeto y es insultado

Duda muchísimo que entre los agresores hubiera un solo socio del Barça. Fiel a su forma de pensar, ya no quiere darle más importancia

Koeman analiza la derrota del Barça en el Clásico ante el Real Madrid en el Camp Nou | sport

Ronald Koeman vivió el domingo por la tarde/noche un suceso lamentable protagonizado por un grupúsculo, una minoria de energúmenos que, como suele ser habitual en los cobardes, aprovechan la más mínima oportunidad para sacar a pasear lo peor de ellos mismos. El coche del entrenador del FC Barcelona, que iba acompañado de su esposa Bartina, fue pateado y escupido y el propio Koeman, insultado a la salida del Camp Nou. Unos incidentes que fueron repudiados y lamentados desde el club al segundo de tener conocimiento de los mismos. Para el técnico neerlandés esos hechos constituyeron una sorpresa mayúscula ya que fue la primera vez, desde que llegó a Barcelona en el ya lejano 1989, que le faltan al respeto y es insultado en la calle.

Los primeros segundos de esa agresión a su coche fueron muy desagradables para Koeman. Sin llegar a alterarse ni perder los nervios, algo difícil en él, sí que se sintió decepcionado por comprobar cómo pueden llegar a comportarse ciertos sujetos. Al llegar a casa, y después en la cena, ya le bajaron las revoluciones y entendió que la agresividad de esa docena larga de jóvenes no representa ni al FC Barcelona ni a su masa social. Es más, duda muchísimo que entre los agresores hubiera un solo socio del Barça. Fiel a su forma de pensar, ya no quiere darle más importancia.

Sorprendido

La extrañeza de Koeman por ese incidente fue mayor porque considera que el Barça no fue peor que el Real Madrid en el Clásico. Es más, quedó contento con la actitud y el trabajo de todo el equipo, porque quiso tener el balón, jugó con mentalidad ofensiva, fue a buscar al conjunto blanco arriba, presionó y asumió riesgos. Obviamente lamentó la falta de acierto de cara al gol, como el de Dest, o que jugadores que en otros partidos tuvieron más protagonismo no mostraran su mejor versión.

El entrenador del Barça es quien más cree en su plantilla y hasta que no se demuestre lo contrario está convencido que jugando como lo hicieron ante el Real Madrid ganarán muchos partidos. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil