Philippe Coutinho, la decepción más cara del Barça

Philippe Coutinho, la decepción más cara del Barça

El fichaje más caro de la historia del Barça puede haber cerrado su ciclo en el Camp Nou de forma prematura | sport

El brasileño, que nunca recordó a la estrella del Liverpool, no supo llevar la cruz de ser el fichaje más caro de la historia del club

Ha sido un futbolista irregular e irrelevante y solo brilló en el 2-8 frente al Bayern... en el bando rival

La cesión de Philippe Coutinho al Aston Villa de la Premier League alivia la tensión económica y deportiva del FC Barcelona en el complicado mercado de invierno de la temporada 2021/22, y ayuda a restañar levemente la herida en el orgullo culé. Porque no cabe duda de que el internacional brasileño ha sido una de las decepciones deportivas más grandes de la historia del club, quizás la mayor si el análisis se ciñe estrictamente al coste de su fichaje y se divide por su rendimiento deportivo.

Coutinho, después de desafiar al Liverpool con una 'transfer request', llegó al FC Barcelona, también en el mercado de invierno de la temporada 2017/18. De inmediato se comprobó que el brasileño llevaba dos cruces a cuestas que deberían haber sido dos estímulos para él. Philippe transmitió que, al menos de puertas afuera, no estaba capacitado para resistir la presión del Camp Nou.

La primera 'cruz' fue, sin duda, su condición de fichaje más caro de la historia del Barça. El Liverpool se embolsó 120 millones de euros fijos que podían llegar a los 160 millones con diferentes (y asequibles) variables. Únicamente el pobre rendimiento de Coutinho ha 'limitado' la cifra a unos 135 millones.

No hizo olvidar a Neymar Junior

La segunda 'cruz' ha sido una aparente falta de carácter competitivo. En los 106 partidos de Philippe como azulgrana (54 goles y 45 asistencias), el seguidor del Barça apenas ha podido ver destellos del jugador que deslumbró en el Liverpool (201 partidos, 54 goles y 45 asistencias).

'Cou' nunca fue capaz de hacer olvidar a su compatriota Neymar Junior, al que en teoría suplía como estrella, ni pudo estar a la altura de Luis Suárez ni mucho menos Leo Messi, con los que debía conformar un nuevo tridente letal. Irregular y aparentemente apocado, acabó silbado por por el Camp Nou.

Brilló... con el Bayern en el bando contrario

Para colmo, Coutinho ofreció algunos de sus pocos buenos momentos deportivos enfundado en la camiseta del Bayern Múnich (38 partidos, 11 goles y 9 asistencias), al que fue cedido la mitad de la temporada 2019/20 a cambio de 8,5 millones de euros para participar en el vergonzoso 2-8 de Lisboa... en el bando contrario y con la 'vendeta' personal de marcar 2 goles a Ter Stegen y dar una asistencia.

La comparativa en títulos resulta demoledora: en seis meses en el Allianz Arena contribuyó a ganar el triplete de Bundesliga, Pokal y Champions. En cuatro años en el Camp Nou se lleva 2 Ligas , 2 Copa y 1 Supercopa de España.

Superado por Ansu Fati, Pedri, Nico, Gavi...

Tras disfrutar del triplete con el club bávaro, el Bayern no hizo efectiva la opción de compra de su cesión. Coutinho regresó a Barcelona y primero Josep Maria Bartomeu y Joan Laporta después encomendaron a Ronald Koeman y a Xavi Hernández la misión de recuperar al brasileño para la causa culé.

Una misión que se ha mostrado como imposible. A Coutinho, incapaz de asentarse como delantero, como mediapunta o como centrocampista, le superaron Ansu Fati y Pedri en la campaña 2020/21 y Gavi y Nico en la 2021/22, mientras que Ousmane Dembélé o Frenkie De Jong se mantenían por delante de él.

Una muestra clara de su decadencia futbolística es cómo se ha devaluado su valor de mercado, según el portal Transfermarkt: 18,00 millones de euros en la última revisión del 30 de diciembre de 2021, a años luz de los 150 millones de euros en los que se cotizó su posible traspaso el 31 de octubre de 2018.

En el presente curso, Coutinho ha participado en 16 partidos (5 como titular, 608 minutos) aportando 2 goles, casi siempre en apariciones residuales y con una aportación mínima al juego. Pendiente de recibir el alta de la Covid-19, y con la mente puesta en Brasil y el Mundial de Catar 2022, el Aston Villa se ha convertido en una buena solución para Philippe, al menos a corto y medio plazo. Y también para un Barça que necesita inscribir a Ferran Torres y realizar nuevos fichajes en este mercado de invierno.