Pedri: "No siento miedo; prefiero seguir en el sueño que vivo"

EXCLUSIVA SPORT

El centrocampista tinerfeño aseguró a SPORT que solo se centra en "trabajar y disfrutar a diario"

"Debutar en Champions o jugar un Clásico sería lo mejor que me podría pasar"

¿Músculo? Prefiero tener cabeza y pensar antes que el rival | Toni Juanmartí

Pedri González (25 de noviembre de 2002, Tegueste, Tenerife) la vida le ha cambiado mucho en muy poco tiempo. En un abrir y cerrar de ojos ha pasado de jugar en la cancha de su pueblo a hacerlo en el Camp Nou, uno de los estadios más imponentes del mundo. Ajeno a los elogios recibidos y a la ilusión que genera entre el barcelonismo cada vez que tiene minutos, el ex de Las Palmas no tiene vértigo. Al fin y al cabo, dice, Pedri sigue haciendo lo mismo que antes: jugar a fútbol. El centrocampista azulgrana atendió a SPORT, donde admitió estar inmerso en un sueño del que no quiere despertar.

¿Qué es lo que más le ha sorprendido en sus primeros meses como culé?

Sin duda el ritmo de juego. Se nota mucho en los entrenamientos, como corre el balón es muy diferente a lo que estaba acostumbrado. Es lo que más me ha impactado.

¿Qué recuerda de su primer día en el vestuario?

Estaba muy nervioso por ver y saludar a mis ídolos, a los que veía por la tele. Era un sueño que todo niño quería cumplir. No me acuerdo ni a quién saludé primero, porque estaba en ‘shock’. Ni siquiera recuerdo qué hicimos en ese entrenamiento.

¿Cómo fue el momento de conocer a Messi?

De eso sí me acuerdo, fue un momento que no olvidaré en mi vida. Justo entré en la Ciutat Esportiva y ahí estaba él. Fui a saludarlo y me dijo: ‘Bienvenido, disfruta’. A partir de ahí solté el aire y me dije: ‘vale, ahora vamos a jugar’”.

El futuro de Messi es una incógnita. ¿Le preocupa no poder seguir aprendiendo de él?

Lo que tengo que hacer es disfrutarlo este año que seguro que estará aquí y aprender de él, que es el mejor. Luego, él ya decidirá lo que tenga que decidir.

¿Imaginaba cuando llegó que las cosas irían tan bien?

Para nada. Venía a intentar trabajar y mejorar cada día. Estoy muy feliz por cómo están saliendo las cosas y espero que siga así.

¿Cuál ha sido la clave para ganarse la confianza de Koeman?

Trabajar y disfrutar de lo que hago. Con trabajo se consigue todo. El entrenador me pide que sea yo mismo, que haga mi juego, que es el que venía haciendo con Las Palmas. Me gusta jugar entre líneas y girarme para ir de cara contra los centrales. En eso creo que puedo ayudar bastante al equipo.

¿No ha sentido miedo en ningún momento?

¡Para nada! Prefiero seguir en el sueño en el que estoy. En el fútbol el miedo hay que dejarlo fuera porque es algo que no te ayudará dentro del campo. Las cosas salen mejor cuando uno está tranquilo.

La Champions y el Clásico están a la vuelta de la esquina. ¿Ha pensado cómo será la primera vez?

Es el sueño de todos los niños, pero prefiero que llegue y disfrutar el momento. Antes tenemos un partido ante el Getafe y estamos centrados para poder sacar los tres puntos. Lo que tenga que llegar, llegará, pero está claro que sería de lo mejor que me puede pasar.

Para muchos, su irrupción ha llegado antes de lo previsto. Le veían como un jugador de futuro pero aún no de presente.

Había gente que decía que es pronto, que soy muy joven y que tenía que salir cedido, pero yo venía aquí a trabajar y a disfrutar del momento. Y tuve la suerte de quedarme. Ahora quiero seguir trabajando para mejorar cada día y tener tantos minutos como sea posible.

Así que no es usted muy fan del ‘poco a poco’…

Si el jugador rinde cuando, no tiene sentido. Mira el ejemplo de Ansu Fati. Si lo pones y marca dos goles, lo tienes que seguir poniendo. La edad es un número y si se tiene talento hay que jugar.

Hay quien dice que, en un par de años, quien no esté muy fibrado muscularmente podrá jugar en Primera. ¿Qué opina?

No lo veo así. En el fútbol es mejor tener cabeza y pensar un segundo antes que el otro y adelantarte a lo que va a hacer el rival. Si tuviera que elegir, preferiría tener cabeza que músculo.

¿Siente que en el vestuario hay dos bloques muy diferenciados, los veteranos y los jóvenes?

En absoluto. Somos un equipo y tenemos que ir a una y apoyarnos unos a otros para que los veteranos enseñen a los jóvenes para que puedan seguir el legado que han dejado.

¿Qué consejos le dan los más veteranos de la plantilla?

Todos me tratan muy bien. Me preguntan que cómo estoy, me dicen que siga disfrutando y eso para un niño es muy importante porque le llena de fuerza para seguir corriendo y trabajando. Lo que más me remarcan es que no deje de trabajar porque con esfuerzo se consigue todo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil