La pareja Messi - Neymar será la bomba

Joaquim Piera

El Barça tiene un plan estratégico muy claro en la política de fichajes. Leo Messi es el referente del equipo y debe estar rodeado de los mejores para que su nivel y el del equipo continúe al alza. De las posibilidades que ofrece el mercado sobresale un nombre entre todos. Neymar está saltándose etapas a la máxima velocidad en el fútbol brasileño y su candidatura a ser un crack en un futuro próximo está cada vez más consolidada.

El club blaugrana está haciendo los deberes y tiene al jugador perfectamente controlado. La buena relación con él y su entorno facilitan que exista una agradable sintonía, que ayudará a agilizar las negociaciones con el Santos cuando el Barça considere que es el momento de abordar su incorporación.

Neymar renovó su contrato hasta el 2014. Este año cumplirá 22 y habrá alcanzado una madurez suficiente para afrontar el salto al fútbol eurpeo. Ésta es la teoría, pero el jugador está rompiendo cualquier planteamiento con su juego. Su último `hat trick¿ en la exigente Copa Libertadores demuestra que la competición suramericano cada vez le está quedando más pequeña. El delantero está recortando plazos y difícilmente su marcha a un gran club europeo se producirá al término de su contrato.

El jugador se está saliendo y el Barça empezará a mover ficha este verano para sondear su posible incorporación. A Neymar se le nota preparado para avanzar en su carrera, aunque el Santos quiere sacarle el máximo provecho antes de traspasarlo. Es el gran icono mediático del fútbol brasileño y tratará por todos los medios retenerle una temporada más.

Así pues, todo apunta a que el Santos estudiará la venta de su estandarte en 2013. Por mucho que entonces intente retenerle, le resultará casi imposible si Neymar continúa evolucionado de forma vertiginosa.

En este escenario, el Barça parte con una clara ventaja. Es el club que mejor se ha posicionado en las relaciones con el futbolista y su entorno. Existe una fluida comunicación con el representante que está controlando la operación, André Curi, y todos los mecanismos están a punto para acelerar la negociación.

El Barça no dejará que otro gran club europeo se le anticipe y si el jugador se pone a tiro en el próximo verano afrontará el fichaje. Pese a todo, las perspectivas parecen mejores para el 2013 en todos los sentidos. El jugador estaría más hecho y la tesorería del club se encontraría más desahogada. Después del dispendio que supuso la pasada campaña los costosos fichajes de Alexis Sánchez y Cesc Fàbregas, el club piensa destinar para la próxima temporada 25 millones de euros para fichajes. La prioridad podría ir por otro camino y, en este sentido, la secretaría técnica está pensando en reforzar la defensa con un central (Thiago Silva) o lateral izquierdo (Jordi Alba).

La economía estará más saneada en 2013, justo antes del Mundial del 2014, una competición en la que Neymar podría revalorizarse. Al Barça no le interesa entrar en una subasta con el resto de transatlánticos europeos que encarecería mucho la operación. El riesgo de esperar hasta el término de la Copa del Mundo es elevado y el club moverá ficha antes de la gran cita.

El objetivo es unir a Leo Messi y Neymar a un precio razonable dentro de un año y medio. Dos cracks con un largo camino por delante y futbolísticamente compatibles. La movilidad del brasileño le permite amoldarse a todas las posiciones de ataque. Una virtud que facilitaría mantener al argentino cerca del área, donde hace más daño.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil