Palo al Barça en Londres pero toca remontada

El castigo que recibió el Barça en la primera parte fue el peor que un equipo puede recibir. Dominio absoluto, oportunidades perdonadas... y gol del rival en tiempo añadido. Dio dos minutos de prolongación el alemán Brych y Drogba echó el jarro de agua fría cuando faltaban 15 segundos para que el tiempo se cumpliera.

Lluís Payarols

FICHA TÉCNICA

Champions League

Chelsea FC

1-0

FC Barcelona

Chelsea FC

Cech; Ivanovic, Cahill, Terry, Cole; Mikel, Meireles, Lampard, Ramires (Bosingwa, min. 88), Mata (Kalou, min. 74) y Drogba.

FC Barcelona

Víctor Valdés; Dani Alves, Puyol, Mascherano, Adriano; Sergio Busquets, Xavi (Cuenca, min. 86), Cesc (Thiago, min. 78); Messi, Alexis (Pedro, min. 66) e Iniesta.

Árbitro

Felix Brych (Alemania). Mostró tarjetas amarillas a Ramires y Drogba, por parte local, y a Pedro y Sergio Busquets, por el Barça.

Gol

1-0, min. 45+. Centro de Ramires y Drogba conecta un disparo imparable para Valdés.

Incidencias

40.000 espectadores en Stamford Bridge.

Fue un contraataque tras una pérdida de balón de Leo Messi en el centro del campo, conducido por Ramires y culminado por el marfileño. Triunfo de la verticalidad ante el juego de toque impuesto por los de Guardiola hasta ese instante. El Chelsea, agazapado y buscando opciones en los desplazamientos largos hacia la carrera de Drogba o los torpedos lanzados por Ivanovic al área en sus saques de banda.

El Barça comenzó fuerte. El primer aviso fue de Alexis, tras recibir un gran pase de Iniesta, pero la vaselina del tocopillano topó con el larguero de la portería de Cech. Los de Guardiola ponían en aprietos a los 'blues' con sus cambios de ritmo en ataque, pero no mataban. Falló también Cesc en el minuto 17, tras un rechace del meta checo del Chelsea. El de Arenys, en vez de chutar a puerta, envió el balón a un Alexis que no esperaba el regalo y todo quedó en agua de borrajas.

CESC... Y COLE

Una 'croqueta' de Iniesta ante Cahill en el área -con empujón al de Fuentealbilla por parte del defensa 'blue' que el árbitro no consideró penalti- precedió a las primeras apariciones ofensivas de Alves. La primera, en un centro a Messi que rechazó Cech. La siguiente, al recibir un balón en el área y encontrarse con la oposición de Ashley Cole. Fue precisamente el lateral del Chelsea quien salvó a su equipo a tres minutos del descanso, cuando Cesc Fàbregas aprovechó un servicio de Messi y chutó cruzado, más flojo de lo que deseaba.

El final de la primera parte fue el que nadie esperaba, precedido por un susto de Messi al dolerse sobre el terreno tras una mala caida. Drogba, después de pasarse el primer acto comprobando de cerca el corte del césped de Stamford Bridge -a veces con motivo y las más, haciendo teatro del bueno-, decidió el partido antes del receso. Mientras, la lluvia caía cada vez con más potencia en Londres.

SIN SUERTE

Con el viento a favor, el Chelsea encaró la segunda mitad aculándose en tablas. Sabía que al Barça no le quedaba otra que atacar y Di Matteo ordenó replegarse a los suyos. La suerte seguía sin acompañar a los de Guardiola, sobre todo a Alexis. El tocopillano la tuvo a los once minutos pero la presión 'blue' pudo con él y remató desviado.

Si no se podía desafiar a Terry, Cahill y compañía, hubo oportunidad de hacerlo a balón parado. Tres libres directos forzados por Messi, tres, no aprovechados consecutivamente por el propio Leo, Xavi y Alves. No había manera y el tiempo pasaba, a la vez que Guardiola buscaba soluciones. La primera fue apostar por Pedro en lugar de Alexis. Di Matteo respondía apuntalando aún más si cabe a su equipo, retirando a Mata para dar entrada a Kalou.

Cambios en la sala de máquinas, con Thiago por Cesc y más tarde Cuenca por Xavi sin que la decoración cambiase, aunque pudo hacerlo a balón parado. Faltaban cuatro minutos cuando Messi sirvió una falta, peinó Puyol y Cech, milagrosamente, desvió a córner.

Y aún quedó una última oportunidad para los de Guardiola, casi apelando al 'Iniestazo' de hace tres años. Un balón que llega a Pedro Rodríguez, cuando pasaban dos de los tres minutos que añadió Brych, Messi que no toca el cuero y éste se estrella en la base del poste izquierdo de la meta de Cech.

Castigo a la falta de gol pero esperanza para el próximo martes. 1-0 en contra pero este Barça ha dado, da y dará motivos para confiar en él. Arropado por su afición debe buscar la remontada de ese gol 'in extremis' de Drogba para sellar su pasaporte a Múnich. Pero antes llega el Clásico. Una semana no apta para cardíacos en la que se busca un final feliz.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil