La otra cara de la rúa del Barça

La otra cara de la rúa del Barça

La rúa del Barça por las calles de Barcelona fue mucho más que eso. Fue una fiesta por todo lo alto de un Barça campeón que dejó infinidad de curiosidades encima del autobús descapotable de la plantilla azulgrana. Desde las peligrosas acrobacias de Gerard Piqué hasta los infinitos 'selfies' de Luis Suárez, pasando por el apetito de un Neymar que cogió al vuelo una bolsa llena de hamburguesas que le tiró un aficionado.

Y es que después de tanta cerveza, es lógico, hay hambre. Y no será por falta de previsión, pues al inicio de la rúa se repartieron pizzas a diestro y siniestro. Duraron lo justo, no hace falta decirlo.

Quizá fue por hacer una buena digestión que los jugadores arrancaron muy comedidos, a medias entre el cansancio acumulado tras una larga noche y una resaca que se vislumbraba en el rostro de más de uno.

Mientras Piqué, Messi y Suárez conversaban tranquilamente, Pepe Costa, del departamento de Atención al Jugador, animaba el cotarro con cánticos de todo tipo.

En el otro lado, Jordi Alba y Pedro no se movían de la barandilla observando sin perder detalle a una afición entregada y que vio peligrar el físico de Piqué cuando éste se subió de pie en la parte frontal del autobús.

Mientras Rakitic se peleba con el 'bazooka' de confeti junto a Ter Stegen, con quien hizo afinidad desde el principio de curso por el tema del idioma -ambos hablan alemán-, Rafinha se venía arriba con una bandera del Barça gigante. En la otra punta, Xavi contemplaba con una sonrisa de oreja a oreja su última rúa con el club de su vida y Alves se enfundaba la camiseta de Brasil con el '10' y el nombre de 'Neymar' en la espalda.

Por su parte, Luis Enrique aprovechaba el drama del Girona en Montilivi para felicitar al Sporting por su regreso a Primera. No fue el único que estuvo pendiente del móvil: Suárez se hizo infinidad de 'selfies', primero con Messi y Neymar -y sus hamburguesas-, y posteriormente con un Mascherano que se venía arriba por momentos a grito de "¡Visca el Barça i Visca Catalunya!"

ADIÓS A LAS ZAPATILLAS DE PIQUÉ

A base de música y más cervezas, los jugadores fueron entonándose en el tramo final de la rúa. Los compañeros le 'robaron' las zapatillas a Gerard Piqué y las tiraron a la afición. Alba, en cambio, lo que tiraba hacia abajo era cerveza.