Oriol Giralt: "El enemigo del Barça es el que nos ha llevado a la Audiencia Nacional por el caso Neymar"

Oriol Giral vota en la moción de censura contra la directiva de Joan Laporta el 6 de julio de 2008
Oriol Giral vota en la moción de censura contra la directiva de Joan Laporta el 6 de julio de 2008 | Josep Maria Arolas

La historia reciente del FC Barceloana está ligada de manera inevitable al concepto de división interna. Los 'ismos' viven instalados en una entidad que a pesar de los episodios de convulsión social ha sido capaz de sobreponerse con éxitos deportivos históricos. 

Este miércoles se cumplen ocho años de uno de los capítulos más controvertidos de los últimos tiempos. El 6 de julio de 2008 Joan Laporta superaba por la mínima una moción de censura que puso a su directiva contra las cuerdas. Hablamos con Oriol Giralt, promotor de la moción que Laporta superó a pesar de recibir un 60% de votos en contra, cuando los estatutos establecen un 66% para prosperar.

¿Visto con la perspectiva de los años, considera que su iniciativa fue un éxito o un fracaso?

Fue una victoria inapelable. Solo superó el voto de censura por los estatutos, pero democráticamente Laporta lo perdió.

¿Volvería a hacerlo?

Sí, porque sin duda fue muy bueno para la entidad. Cuando hice la rueda de prensa, pronostiqué que aquel voto sería muy positivo para la entidad porque teníamos el mejor equipo del mundo. Gracias al voto, Laporta pasó a un segundo plano, dejó de ser el primero en bajar del autobús y de firmar autógrafos. Aquel voto recolocó a todo el mundo y dentro del club los dejó con el culo apretado, cosa que permitió a Guardiola trabajar con tranquilidad.

Parece sentirse responsable del éxito deportivo posterior... 

No es que me sienta responsable de los éxitos pero antes del voto el club era una olla de grillos. El voto no provocó los títulos pero fue una causa que influyó positivamente. 

¿Se ha arrepentido en alguna ocasión?

En absoluto, pero estoy dolido de saber todo lo que pasó. Los espionajes a los que me sometieron a mí y a mi familia y todas estas cosas. Ahora esa carpeta se ha cerrado y era importante hacerlo, con la culpabilidad de la junta de Laporta.

¿Qué consecuencias personales tuvo aquella acción?

Bastantes. Yo era presidente de una fundación de ayuda a la reinserción de toxicómanos, teníamos ayudas privadas y públicas, pero el poder de Laporta era muy fuerte. Las ayudas públicas dejaron de llegar y tuve que dejar la actividad. Digamos que me vi obligado a reordenar mi vida en diferentes ámbitos. 

¿Cómo ve el Barça a nivel institucional actualmente?

Veo que junta actual también tiene sus carencias y problemas, empezando por la comunicación. A veces no es que las cosas se hagan tan mal sino que no se saben comunicar. También deben aprender a dar un golpe sobre la mesa, como con el tema de las Esteladas. Después tienen otro problema, deben gestionar el éxito y eso es complicado. Sobre todo si tienes el enemigo en casa.

¿Quién es el enemigo?

Aquel que nos ha llevado a la Audiencia Nacional por el caso Neymar. Una persona que no quiere el Barça tanto como muchos creen. 

¿Se refiere a Laporta? 

Yo no he dicho eso, pero algún día se sabrá todo. Nada es casual. 

¿Se ha vuelto a plantear presentar una nueva moción de censura?  

Un voto de censura es un recurso absolutamente extraordinario. Aquella junta estaba cometiendo situaciones preocupantes. Se debe presentar cuando percibes actitudes y declaraciones alarmantes, lo que no puedes hacer es presentarlo porque no has ganado títulos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil