Los orígenes de Eric Garcia, un entrenador en un cuerpo de niño

“Te exigía mucho, quería saber los porqués y a veces veía cosas que ni tú veías”, recuerda Franc Artiga

Los scouters del Barça se lo encontraban en los campos viendo partidos de sus rivales

Eric García vuelve a vestir la camiseta azulgrana | EFE

"Te lo podías encontrar cualquier sábado mirando partidos de los rivales. Nuestros scouters lo veían en los campos con su familia. Era un niño muy responsable que vivía para el fútbol”.

Cuando preguntas en La Masia por Eric Garcia (Martorell, 9 de enero del 2001), su reacción es como la de los profesores que recuerdan a un alumno especial.

Lo primero, se le reconoce un mirada personal del fútbol, pero sobre todo una inquietud más allá del deporte que recuerda al Guardiola que pasó por el fútbol base. Franc Artiga, exentrenador del Juvenil A y actualmente seleccionador sub’21 de los Emiratos Árabes, reconoce para SPORT que era un reto entrenarlo. 

Eric, de pequeño

| FCB

“Es un jugador que te exige mucho como entrenador. Jugábamos contra un equipo y se iba a mirar a los delanteros. Si no veía clara una situación, quería saber los porqués. Empezaba la semana y te hacía comentarios del equipo rival. No es normal para un jugador joven. A veces veía más cosas de las que tú veías. Su futuro pasará por el mundo del entrenador”. 

Esa sensación se ha instalado en todos los clubes en los que ha estado. También en su etapa en las inferiores del City. Cuando empezó a entrenar con los mayores, en un programa de la televisión del club, varios veteranos contestaron que el jugador al que más podían imaginarse de entrenador era Eric. 

Ese interés por el juego se traducía en un futbolista adelantado a su edad que, siendo central, modificaba planteamientos de los rivales en categorías inferiores.

Lo explica a SPORT Carles Martínez, técnico de la sub’20 de Kuwait y exentrenador en La Masia, que se midió a Eric siendo entrenador del infantil del Espanyol.

“Lo que más recuerdo es que, cuando preparábamos partidos contra ellos, una de las cosas que trabajábamos era cómo ponerlo en problemas. Es curioso, pero teníamos que preparar planes para que Eric no llegara a ciertas ayudas. Hacíamos un plan de partido para que no pudiera llegar a las coberturas de los laterales, porque te ganaba los duelos. Era un central capaz de marcar las diferencias. Multiplicaba el valor de un defensa”.

Eric Garcia creció en las inferiores del Barça

| FCB

Ese Eric, el de categoría infantil y cadete, estaba físicamente por encima de muchos delanteros porque hizo el cambio pronto. Una situación que contrasta con la de ahora, donde ha tenido que suplir con inteligencia y colocación algunas limitaciones físicas como la altura.

Ese Eric de La Masia forma parte de una generación “fantástica, que todos esperábamos entrenar”, recuerda Artiga. “La primera vez que lo vi fue en el alevín A con Ansu, Take, Nico.... una generación buenísima”. 

Son compañeros que Eric no solo siente cercanos en el campo, también son amigos fuera. Eric es el capitán de todos los equipos por donde pasa en La Masia.

Es un jugador que se hace respetar por su forma de entrenar y que tiene voz en el vestuario, a pesar de no ser extrovertido”, recuerda Artiga. “No solo quiere que lo mejores, sino que quiere saber siempre los porqués. Nico Gonzalez, es de este estilo, también. Son un entrenador más”, apuntilla Carles Martínez.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil