Onana: "El Barça es mi casa y siempre estoy en contacto"

NOTICIA SPORT

El guardameta del Ajax repasa para SPORT cómo ha sido su sanción por dopaje y cuáles son sus planes de futuro

El camerunés, que finaliza su contrato el 30 de junio, ha tomado la decisión de abandonar Amsterdam

 El arquero africano logró dejar su portería a cero con una meritoria actuación | MEDIAPRO

El guion de esta historia bien merece un Óscar. André Onana fue sancionado por dar positivo en un control antidopaje, debido a un error involuntario. Nueve meses después, el guardameta del Ajax de Amsterdam ha vuelto a enfundarse los guantes a tiempo para disputar el tramo final y decisivo de la temporada, además de capitanear a la selección de Camerún en la Copa África.

Ahora inicia un nuevo año en el que formará parte de la iniciativa solidaria 'Common Goal', donde donará el 1% de su sueldo para ayudar a los jóvenes con discapacidad visual en Camerún. Además, comienza la cuenta atrás de sus últimos meses en los Países Bajos. Tras ocho exitosas temporadas en el Ajax, ha decidido poner punto y final a su etapa en la Eredivisie y no renovará su contrato. Media Europa está pendiente de su decisión.

Por fin ya ves la luz al final del túnel.

Sí, por fin… Han sido meses muy duros, pero lo hemos conseguido. Estoy muy contento de haber vuelto y haber demostrado mi fortaleza.

¿Ha sido la época más complicada de tu carrera?

Sin duda, pero lo que no te mata, te hace más fuerte. Ha sido muy duro por las maneras. Ha sido difícil explicar a los que rodean que yo, que nunca ha bebido, ni fumado, me acusan de drogadicto. Era muy fuerte, porque no lo entendían. El fútbol es cruel.

¿Cuál es la cronología de los hechos?

Teníamos un partido contra el Atalanta en Italia y al día siguiente me desperté con dolor de cabeza. Me fui a tomar una pastilla que me recomendó el médico de la selección, pero mi mujer acababa de dar a luz y tenía problemas de retención de líquidos. Para ello, su médico le recetó una pastilla. Ambas se parecen, están envueltas en el mismo paquete, incluso con el mismo color y estaban guardadas en el mismo sitio. Ese mismo día voy a entrenar, me dijeron que había control de doping y después me dijeron que fui positivo. Yo no me lo creía, me habían hecho como 15 tests anteriormente. Me dijeron que había dado positivo en lasimac, una pastilla de retención de líquidos para embarazadas. "¿Tengo cara de embarazada?", les dije riéndome, porque no me lo podía creer. Hablé con mi mujer y, ostras, menudo marrón… Fue duro porque hasta la misma UEFA reconoció que fue un error involuntario, que esa pastilla no mejora el rendimiento y los porteros no se dopan. Por una pastilla de 40 miligramos teniendo la prueba de embarazo de mi mujer…

¿Entiendes que haya gente que no le dé veracidad a esta versión?

Que piensen lo que quieran. Que lean lo que dijo la UEFA y que se documenten un poco para sacar sus propias conclusiones.

¿Cómo vives el proceso de asimilar que no vas a volver a jugar en un año?

Es duro asimilarlo, pero hay cosas que no dependen de ti. Al principio la sanción era de dos años, pero ellos mismos vieron que era ridículo. Lo bajaron a un año, fuimos al TAS y nos dijo que era una barbaridad. El que sale perdiendo soy yo, porque me han apartado de los terrenos de juego y han manchado mi imagen. Soy un tío supersano, pero la ley es la ley.

¿Te planteas dejar el fútbol?

No, ni mucho menos. Hacía falta mucho más para que hubiese decidido dejar el fútbol. He apostado toda mi vida en este deporte, para que me plantee dejar el fútbol tendría que pasarme algo superchungo. Fue duro, pero me lo plantee como un reto más, me lo tomé deportivamente para callar las bocas de los que me llaman ‘judas’.

¿Es en este momento cuando decides formar parte de la Common Goal?

Es más adelante. Con el año tan duro que he pasado, pensé que había que cerrarlo de la mejor manera posible. Y eso es ayudar a los demás, en este caso, a los niños ciegos. Tengo que empezar este nuevo año con un buen sabor de boca.

André Onana durante su reaparición con el Ajax ante el Besiktas

| EFE

Te vuelves a enfundar los guantes con Camerún ante Malawi, después contra Costa de Marfil (dos porterías a cero) y ya con el Ajax ante el Besiktas, ¿qué se siente?

Es una sensación increíble. Camerún me apoyó desde el minuto uno, por lo que había hecho por mi país. Y con el Ajax, igual, estaba muy nervioso en un ambiente muy particular. Solo puedo dar las gracias a la gente que me ha apoyado.

Y en enero, la Copa África, con Camerún de país anfitrión, tú de capitán.

Jugaremos delante de nuestra afición, familia y amigos. Es la segunda vez que se celebra aquí, en la anterior ni había nacido y es algo increíble. Como uno de los líderes del equipo, voy a llevar a Camerún a lo más alto posible. Tenemos la cultura de ganar, quizá no lo conseguimos, pero lo vamos a dar todo sin miedo a nada ni nadie.

Si no hubiese sido por el recorte de la sanción a nueve meses, te la habrías perdido. El final de la historia es digno de una película.

Totalmente… Jugarla en casa es histórico. Espero que la Copa se quede en Camerún, pero queda mucho camino por recorrer. Se lo decía a mi novia, me quedo con el lado positivo y doy gracias a la sanción porque he aprendido mucho. Te das cuenta de lo que importa y vi cómo es el mundo del fútbol. Ahora sé quién está conmigo y quién no. Es un final increíble. Hace cinco ni en mis mayores sueños me imaginaba algo así.

¿Y ahora qué? Anunciaste tu decisión de no renovar con el Ajax.

Cuando abres una puerta, la acabas cerrando algún día. Ha llegado el momento de abrir otra. Hemos hecho todo lo posible aquí y hemos hecho historia. Este es el final y toca construir un nuevo camino.

André Onana, guardameta del Ajax de Amsterdam

| AFP

¿Qué te llevas de estos años en el Ajax?

El año en que eliminamos al Real Madrid y a la Juventus en la Champions fue una barbaridad para un club tan pequeñito. Sin embargo, me quedo con la final de la Europa League contra el Manchester United. Éramos jugadores normalitos y llegamos a la final con muchos nervios, tenía 19 años. Pensaba: “ostras, si hace unos meses estaba jugando con estos futbolistas en la Play Station y ahora me estoy enfrentando a ellos”. Fue una experiencia bárbara. A pesar de no ganar, llegar a la final, para mí, ya fue una victoria. Perdimos, pero aprendimos mucho y yo le perdí el miedo a todo y todos. Hasta aquí.

¿Qué escenarios se te abren a partir de ahora? Un portero de tu calidad y pudiendo firmar sin coste de traspaso… se te deben rifar.

Tenemos varios equipos, pero todavía no hemos elegido ninguno. Nunca sabes lo que puede pasar en esta posición, porque en el fútbol no hay ninguna certeza. Estamos esperando para ver qué proyecto nos gusta más, es importante valorar el aspecto deportivo. El Barça sigue siendo uno de los ‘tops’ del mundo. Quiero jugar cada semana y por eso valoro el tema deportivo.

Entonces, quieres ir a un equipo ganador que compita por la Champions.

Que compita para ganarlo todo. He trabajado todos estos años para jugar y me he encerrado siete meses para volver lo mejor posible.

Se habla de un principio de acuerdo con el Inter de Milán.

Se hablan de muchísimas otras cosas, también se habla del Arsenal, del Barça, obviamente. De momento, no hay nada. La prensa forma parte de mi vida y hay veces que estoy perdido.

André Onana entrenando con el FC Barcelona

| FCB

¿El Barça ha preguntado por ti?

Yo sigo estando en contacto con el Barça. Tengo una muy muy buena relación desde que me fui. El Barça es mi casa y siempre ha habido contactos.

¿Entonces, firmar por el Barça sigue siendo tu primera opción?

Obviamente. Es mi casa y me he criado allí. Si es el Barça, será el Barça.

¿Qué recuerdas de tu paso por la cantera del Barça? Se aprende como futbolista, pero también como persona, ¿no? Fue complicado estar tanto tiempo sin vestir la camiseta blaugrana.

En La Masia estás como en un hotel de lujo y no te das cuenta hasta que sales de ahí. Creces y aprendes mucho como futbolista, pero ya ni te digo como persona. Los valores que representa este club son increíbles. Los recuerdos que tengo son maravillosos.

¿Por qué tomaste la decisión de marchar del Barça?

Mirando en lo deportivo, era complicado dar un paso hacia adelante y tenía que buscar una salida.

Tu caso demuestra que lejos del Barça no hace tanto frío.

Se está muy bien en el Barça, fuera de ahí también hay vida, pero también hace mucho frío. Estando en el Barça lo tienes bastante fácil, por la calidad de los entrenadores, compañeros. Cuando sales cuesta muchísimo tirar adelante, lo dicen los números.

¿Cómo se explica que no se haya afianzado ningún jugador en el primer equipo de tu generación? Llegaste a coincidir con Bellerín, Palencia, Morer, Cucurella, Grimaldo, Oriol Busquets, Aleñá, Carles Pérez, Adama, Sandro, Munir…

No hay sitio para todos. No es fácil llegar al primer equipo, porque hay jugadores de grandísimo nivel y hasta que nadie sale, es difícil entrar.

André Onana durante un partido de la UEFA Youth League con el Barça

| Valentí Enrich

¿Crees que Ter Stegen sigue estando entre los mejores del mundo?

El portero del Barça siempre va a ser uno de los mejores del mundo, sea Ter Stegen o quien sea.

Aquí empieza a estar su figura un poco en entredicho.

En el fútbol hay momentos buenos, momentos malos y no existe ninguna certeza. Ha demostrado lo gran portero que es en el pasado y lo sigue haciendo. Algunos estarán contentos y otros no. Todos cometemos errores y eso forma parte del aprendizaje.

¿Qué rol crees que debe tener el segundo portero en el Barça?

Es una decisión del club. Si quieren más guerra, deberán buscar un perfil más fuerte. No solo con Neto, a Iñaki también hay que meterlo en la lista porque es un porterazo y pinta muy bien; igual que Arnau.

¿Por qué cuesta tanto encontrar un portero en la cantera?

Es complicado jugar en un club tan grande. Ter Stegen lo está haciendo muy bien, es joven todavía y aún será más difícil. Si no hay hueco, nadie podrá entrar.

¿Te imaginas jugando un partido en el Camp Nou?

Sí, por supuesto. Sé que acabaré jugando algún día en el Camp Nou, no sé si con o contra el Barça

¿Y una temporada entera?

El fútbol no tiene ninguna certeza. Hoy estoy aquí y mañana no lo sé. Puede ser que sí, pero también puede ser que no. Solo Dios lo sabe.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil