El nuevo dilema de Koeman

La lesión de Piqué obliga al técnico a replantearse el sistema de juego

El central era clave en la línea de tres centrales y su baja es muy importante

La mala noticia del partido: Piqué volvió a salir tocado | sport

Lo de Koeman tiene mucho mérito. El entrenador holandés está lidiando con una temporada muy complicada en el Fútbol Club Barcelona. A la falta de presidente se le une la plaga de lesiones que ha sufrido el equipo durante toda la campaña. La última, la de Gerard Piqué, que se perderá los próximos partidos por un esguince en el ligamento interno de la rodilla derecha.

La baja de Gerard Piqué obliga a Koeman a replantearse la línea de tres centrales que tan bien le funcionó en los dos partidos ante el Sevilla. Los azulgranas dejaron la portería a cero en ambos partidos y demostraron ser sólidos atrás, algo que no ocurría desde hacía mucho tiempo. La experiencia de Piqué es indispensable para un vestuario joven que necesita de los ‘pesos pesados’ para avanzar en la reconstrucción del proyecto.

Koeman sale fortalecido

| EFE

Ante Osasuna, Koeman tendrá que decidir si sigue con el 3-5-2 o regresa al 4-3-3. Si mantuviera el mismo sistema, el que tendría que dar un paso adelante es Lenglet. El francés es una de las notas negativas de la temporada y en la primera lesión de Piqué no cumplió su papel como esperaba. Ahora, si Koeman le volviera a dar la oportunidad de comandar la defensa, sus compañeros en el eje podrían ser Umtiti y Mingueza ya que Araujo sigue de baja.

Si Koeman volviera al 4-3-3, Mingueza actuaría de central al lado de Lenglet y Dest bajaría al lateral derecho. A priori es la opción más probable ya que las piezas encajan mejor en el puzle de Koeman pero esto provocaría cambiar el sistema que ayudó a remontar la eliminatoria ante el Sevilla. El técnico holandés tendrá que tomar una decisión con la mirada en el partido del próximo miércoles ante el PSG.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil