Nico, un debut para el optimismo

El centrocampista jugó por primera vez con el primer equipo tras perderse el primer amistoso ante el Nàstic

Koeman le demostró su absoluta confianza otorgándole la titularidad

Nico González: Espero tener más oportunidades como esta | FCB

Ronald Koeman volvió a otorgar protagonismo a la cantera ante el Girona, en el segundo amistoso de pretemporada. Balde y Yusuf Demir repitieron como titulares. Rey Manaj se ganó el premio de jugar de inicio tras su hat-trick ante el Nàstic. Iñaki Peña tomó el testigo de Neto y Nils Mortimer, el de Peque. Pero la gran novedad fue la presencia de Nico González, que se perdió el primer amistoso por una gastroenteritis, asumiendo el timón del centro del campo en lugar de Miralem Pjanic.

El joven centrocampista es una de las grandes apuestas de Barça. Hijo del centrocampsta del Deportivo Fran, Nico está llamado a ser el sutituto de Sergio Busquets a corto plazo. Y en su primera oportunidad con los 'mayores' no defraudó. Al contrario, confirmó todas las expectativas. Y eso que el Girona, muy aplicado en la presión, no se lo puso fácil.

Nico se situó en esa posición '4' que instauró el añorado Johan Cruyff en su 'Dream Team' con Pep Guardiola y que Sergio Busquets ha interpretado de manera excelsa desde el inigualable 'Pep Team' aún hasta la fecha.

El coruñés se ofreció a los centrales en la salida de balón, jugó siempre que pudo al primer toque, intentando imprimir esa velocidad en la circulación de balón que caracteriza al juego del Barça. Y no menos importante, mantuvo siempre la posición en el repliegue, aplicándose en las corberturas y en la recuperación del balón.

Nico dejó unas muy buenas sensaciones con su espectacular físico y con su capacidad para jugar con la cabeza levantada, dirigiendo las operaciones en la construcción del juego ofensivo sin complejos y con la eficacia que caracteriza a los grandes. Mientras estuvo sobre el terreno de juego, el coruñés dio seguridad a sus compañeros con su seguridad en el control del balón y el pase.

En ausencia de buena parte de los internacionales, la cantera está adquiriendo protagonismo esta temporada. Y en el caso de Nico no es descabellado pensar que pueda seguir teniéndolo a lo largo de la temporada. Prueba de ello es que Koeman le mantuvo sobre el césped más allá del descanso teniendo en el banquillo a Miralem Pjanic.

Tras una hora de juego fue sustituido por el bosnio. Un debut para el optimismo.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil