Neymar, objetivo número 1

El brasileño es la principal obsesión del equipo azulgrana para la próxima temporada

Una eliminación europea del PSG la próxima semana sería decisiva para que el Barça empiece la ofensiva

 Neymar marcó en Champions ante el Galatasaray en el festival de goles del PSG | MEDIAPRO

A falta de 3 meses para la conclusión de la temporada, y a 28 meses de finalizar su contrato con el PSG, el nombre Neymar vuelve a volar sobre el Camp Nou. De la misma manera que el pasado verano fue una opción que estuvo encima de la mesa, el Barça coloca ahora su fichaje como prioritario para reforzar la plantilla de cara al próximo curso.

El Barça quiere a Neymar como objetivo número 1, y de su contratación o no dependerá de la planificación de las otras incorporaciones. Su elevado coste (unos 170 millones de euros) condiciona los otros fichajes que efectuará la secretaría técnica. Y el reto es evitar que se convierta en un culebrón que enturbie las otras operaciones. No será fácil porque es de sobras conocida la animadversión del PSG con el Barça.

El club azulgrana considera que falta poco para empezar la ofensiva. Esto puede ser la próxima semana, en el caso de que el PSG sea eliminado de la Liga de Campeones a manos del BVB. El conjunto alemán tiene una ventaja de 2-1 y un KO parisino abriría la caja de los truenos en el club y en el entorno de Neymar, que en las últimas dos semanas se ha peleado con el entrenador Thomas Tuchel por no alinearlo en un partido (“Ya veo a Neymar más tranquilo” dijo en la conferencia de prensa de ayer) y con el director deportivo Leonardo.

El papel de Neymar

Los últimos resultados, la delicada situación de la plantilla, la racha de lesiones y la edad de muchos de los pesos pesados (Messi entre ellos) llevan al Barça a la necesidad de fichar a un jugador referencia de rendimiento inmediato y con futuro para liderar al equipo en los próximos años.

Y quien cumple con muchos de los requisitos para asumir este rol es Neymar. Querido en el vestuario, con capacidad para tirarse el equipo a la espalda, respetado por Messi, decisivo en el campo, con ganas de venir al Barça, en la plenitud de su carrera (28)… Neymar engloba muchas de las virtudes para darle un vuelco al equipo, y dar un golpe de efecto para tranquilizar al club en el último año de mandato de Josep Maria Bartomeu.

Su fichaje es una de las operaciones más complejas que se plantean por el salario de Neymar, por el traspaso, por la delicada situación que atraviesa el club y por la masa salarial. El club  ya ha planeado todas las posibilidades a la espera de pasar a la acción.

Las demandas

El Barça quiere a Neymar pero, de momento, en las aproximaciones iniciales, no se ha encontrado con la respuesta que tenía el pasado verano. El brasileño no se ha mostrado con la predisposición que esperaba, quizás por estar centrado ahora en hacer un buen papel en la Champions.

La tercera demanda (6,5 millones de euros) al Barcelona efectuada la semana pasada es un elemento más que enturbia el posible traspaso.  En total, Neymar reclama 36 millones al Barça, un gesto que no es una invitación a su regreso.

Además, el PSG ha intentado renovar al jugador, que acaba en 2020, consciente de la importancia a nivel de imagen de mantener a este jugador hasta el Mundial 2022. De momento, no lo ha logrado.Pese a todas las dificultades que se plantean, el Barça está dispuesto a volver a intentarlo y sabe que tiene bazas a su favor para negociar con el PSG.Las demandas abiertras, según fuentes del club, pueden formar parte también de las negociaciones. 

Pendientes de Mbappé

La salida de Nemar no es un tema fácil para el PSG porque su presidente, Nasser Al Khelaifi (NAK)vive obsesionado obsesionado con mantener a sus dos estrellas (Neymar y Mbappé) y piensa echar toda la carne al asador para lograr su propósito. Se abre un nuevo pulso difícil de preveer el final. El caso de Mbappé es complejo porque el PSG lo intenta renovar sin lograr su propósito y sospechan que tengan un pacto verbal con Zinedine ZIdane para que fiche por el Real Madrid a final de la presente temporada. O de la próxima. Si no renueva, el PSG tendrá que venderlo para que no se vaya gratis cuando, en 2022, acabe su contrato. El caso de Neymar es parecido.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil