Neymar insistirá hasta el final

El crack brasileño 'renueva' sus votos para volver a vestir de blaugrana

El delantero se siente como pez en el agua con sus excompañeros del Barça y forzará para regresar

Neymar aprovechó el reencuentro de la MSN | SPORT.es

Si Luis Suárez renovó, una década después, sus votos matrimoniales con Sofía Balbi. En la misma celebración, en Punta del Este (Uruguay), Neymar Jr. renovó sus votos como futurible crack blaugrana.

Que nadie lo dude. Habrá segunda temporada del ‘caso Neymar’ el próximo verano, cuando el internacional canarinho tendrá 28 años y habrá cumplido dos terceras partes de su contrato con el PSG. 

El antiguo ‘11’ barcelonista aceptó la invitación de su colega Suárez, con la intención de trasladar in situ y cara a cara un mensaje diáfano a los cuatro pesos pesados del vestuario presentes en el evento (Luisito -que ejercía, claro, de maestro de ceremonias y anfitrión-, Leo Messi, Jordi Alba y Sergio Busquets) que su voluntad de regresar al Camp Nou se mantiene intacta, a pesar de estar pagando un año de castigo en el PSG. También  que pondrá todo de su parte, como ya hizo entre junio y agosto de este año, para forzar su salida de París.

Línea directa. Ney sabe que la mejor vía para que se haga realidad su deseo de volver a ser blaugrana es a través del vestuario, donde mantiene línea directa abierta y fluida. Los antiguos integrantes del tridente son sus principales valedores, pero también cuenta con el apadrinamiento de Gerard Piqué e Ivan Rakitic, que no estuvieron en Uruguay, y de su compatriota y colega en la Seleçao, Arthur Melo.

La presencia del delantero brasileño en Punta del Este no fue nada gratuita y no respondió solo a la amistad y el compadreo que aún perdura y cultiva con Suárez. El brasileño necesitará todas las complicidades posibles para que el Barcelona desembolse los 180 millones de euros que, a partir del 30 de junio, costará su libertad. Y esto es exactamente lo que le llevó a Punta del Este, donde estuvo junto alguno de los Toiss. 

El Barcelona (y no solo el vestuario) ya tiene constancia hoy, sin intermediarios y figuras terceras que modulen el mensaje, que la posición de Neymar es inamovible para el 2020 De esta manera, los directivos y ejecutivos del área deportiva ya cuentan con el tiempo suficiente para planificar, a seis meses vista, un segundo, y ahora sí definitivo, asalto, en una operación estratégica que necesitará ser meticulosamente estructurada. 

Neymar, en agosto, estaba dispuesto a poner 20 millones de euros de su bolsillo para alcanzar los 150 que exigía el PSG, más el traspaso de Todibo y Rakitic y la cesión de Dembélé. El movimiento del jugador enervó a los dirigentes qatarís que forzaron la ruptura de las negociaciones de forma definitiva. 

Antes, el brasileño se había sacado de encima a Florentino Pérez, que estuvo pujando hasta el final y que incluso tenía un crédito bancario ya aprobado para afrontar el fichaje. 

Cuatro meses después, en las vacaciones navideñas, en Uruguay, Ney ha escenificado que sigue en modo blaugrana, que Florentino no lo tendrá nunca, que no renovará con el PSG y que el FC Barcelona, cuando se decida a fíchalo, será negociando con el club francés o acudiendo directamente a la FIFA  abonando el mecanismo de compensación.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil