Los motivos para creer en el Barça tras la Supercopa

Pese a la derrota, el clásico dejó la evidencia de que con Xavi, el equipo va por el buen camino

Los regresos de Pedri y Ansu Fati fueron balsámicos, Luuk ha encontrado su hábitat y el equipo ha mejorado mucho con balón

Xavi: Nos podemos ir orgullosos. Hay que seguir creyendo | FCB

El Barça está creciendo de la mano de Xavi. Los resultados siguen sin llegar, pero la mejoría es evidente. Y no en un par de aspectos, sino en unos cuantos. A nivel colectivo y también en algunos nombres propios. El equipo azulgrana acudió a Riad cogido con pinzas, con la incertidumbre de saber cómo responderían los futbolistas que solo horas antes habían recibido el alta médica y lo cierto es que la respuesta, en general, fue muy satisfactoria.

No es descabellado preguntarse qué puede pasar de aquí unas semanas, cuando futbolistas como Pedri, Ansu o Ferran Torres estén mucho más rodados y en plenas condiciones si ya el miércoles estuvieron tan cerca de doblegar a un Real Madrid en plena forma. Hay motivos para creer en este equipo.

1.- Un equipo que confía en sus posibilidades

El Barça de Riad fue un Barça hasta demasiado atrevido, se fue con todo al ataque, especialmente con empate a dos, y dejó espacios que los blancos aprovecharon a la contra. Pero la intención fue la de un equipo que cree en sus posibilidades y no arruga. Jugar en el Barça es pensar siempre en tener el balón y en atacar y este concepto de Xavi va calando hondo, aunque el propio entrenador se echara las manos a la cabeza en algunos momentos de desorden defensivo.

El Barça mostró carácter y orgullo. Y sobre todo, capacidad de reacción, un aspecto importante para afrontar lo que queda de temporada. Hasta ahora, había sido al revés. Los azulgranas no mataban los partidos y el rival acababa sumando puntos, muchos de ellos en los tramos finales. En el clásico, el Barça mostró un encomiable espíritu de superación.

El Barça creció como equipo en Arabia Saudí

| VALENTÍ ENRICH

2.- Presión adelantada y condición física

Fue una sorpresa agradable comprobar que la condición física de este equipo va a mas. Y en las circunstancias más adversas, como era recuperar apenas sin tiempo a futbolistas lesionados o que habían pasado el Covid. El Barça presionó la salida de balón del Real Madrid. Recuperó 76 posesiones por 65 del rival. Algunos jugadores, como Ferran Torres, que acaba de llegar, todavía les falta físico,. pero en general el equipo tuvo capacidad para tirar la línea muy adelantada y correr.

Desde el día de su llegada -e incluso antes-, Xavi Hernández ha puesto un especial hincapié en recuperar la condición física del equipo, rodeándose de preparadores de su máxima confianza, y los frutos empiezan a brotar.

3.- El juego de posesión, cada vez más asimilado

Xavi no pudo disimular su disgusto cuando comprobó en sus primeros partidos al frente del banquillo azulgrana que el equipo había olvidado los conceptos que le hicieron grande. Tuvo que partir casi de cero en la enseñanza del juego de posesión. La mayoría de los nuevos no lo habían practicado, pese a llegar de escuelas futbolísticas de buen trato al balón como la del Ajax.

El Barça le ganó la posesión al Real Madrid en el clásico, no por mucho (53 a 47%) pero lo más importante es que los azulgranas supieron qué hacer con el balón cuando lo tuvieron. Hubo criterio en los movimientos ofensivos y se generaron ocasiones. El jugador cada vez tiene más clara su función, aunque hay un nombre propio que inquieta, el de Frenkie de Jong. Ante el Real Madrid no hay que olvidar, no obstante, que venía de una lesión.

Frenkie de Jong y Casemiro luchan por un balón durante el clásico de la Supercopa de España

| Valentí Enrich

4.- Pedri ha vuelto por sus fueros

Sin duda, la nota más positiva a nivel individual que dejó el clásico. Pedri entró tras el descanso y con su fútbol, que parece sencillo pero es muy complicado de ejecutar, generó una sensación de saber que se está en buenas manos que hacía muchísimo que no sucedía. Gozó de dos buenas ocasiones, no se lo pensó a la hora de chutar y movió con rapidez y claridad de ideas el balón. También supo imponer la calma en los momentos necesarios.

Pedri ha vuelto en buena forma y recordó al de sus mejores momentos como azulgrana. Sustituyó a Frenkie y se notó su presencia. Acertó en 44 de los 50 pases intentados porque también decidió arriesgar en el intento de romper las líneas del Real Madrid. Los próximos partidos serán clave para que el de Tegueste siga creciendo.

Pedri rozó el gol ane el Real Madrid en su reaparción

| VALENTÍ ENRICH

5.- Ansu, tocado por una varita mágica

Ansu Fati es la gran esperanza del barcelonismo. El nuevo 'diez' del Barça que garantiza, siempre que juega, que pasen cosas. Ocurrió ante el Levante cuando regresó con un golazo tras una larga inactividad. Contra el Real Madrid salió... y asustó. Se sacó de la chistera un golazo de cabeza con un majestuoso impulso por encima de los centrales rivales. Es de aquellos futbolistas que están predestinados.

La vuelta de Ansu, y sobre todo las buenas sensaciones que generó son un motivo para el optimismo. Remató una vez a puerta y marcó. Siempre aparece en el momento oportuno.

Ansu celebra su gol ante el Madrid

| Valenti Enrich

6.- Xavi le encuentra el hábitat a Luuk de Jong

Cuando Xavi vio que tenía que depender en ataque de un futbolista de las cualidades de Luuk de Jong, debió pensar: "Y ahora que hago?". Es evidente que no es el tipo de delantero idóneo para el fútbol de posición. Pero el técnico, lejos de lamentarse y de pedir excusas ha trabajado con paciencia con el neerlandés y le ha encontrado el hábitat. Está jugando antes que Memphis porque se lo merece y ya no parece tan claro que vaya a salir en este mercado de invierno.

Porque Luuk, sin hacer ruido, ha marcado goles en los últimos tres partidos del Barça. Tres de las cinco dianas entre Mallorca (0-1), Granada (1-1) y Real Madrid (2-3) llevan su firma, además de haber dispuesto de ocasiones de todos los colores. La actitud del jugador está siendo muy noble, sin duda, se encuentra en racha y aunque no es el '9' soñado ni por Xavi ni por ningún culé, está solventando la papeleta.

La acción del gol de Luuk de Jong

| SPORT.es

7.- El espíritu Araujo marca el camino a seguir

En los nombres propios no puede faltar el de Ronald Araujo, un futbolista que es todo corazón y con una actitud ejemplar. Lo que hizo en el clásico es para sacarse el sombrero, jugar pocos días después de una operación en la mano y hacerlo sin complejos, asumiendo riesgos y sacando una muy buena nota dadas las circunstancias.

El charrúa es de esos futbolistas que, a pesar de su juventud, contagia su carácter al resto del equipo, tiene unas dotes innatas de liderazgo y marca el camino a seguir. Su intensidad es muy necesaria en este equipo. Con 'once Araujos' al Barça no le ganaría nadie en entrega y convicción.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil