Los motivos del Barça para creer en la remontada ante el Sevilla

En el vestuario azulgrana creen que serán capaces de darle la vuelta a la eliminatoria y conseguir un puesto en la final de la Copa del Rey.

El Sevilla de Lopetegui tiene una renta de dos goles tras el partido de ida

El Barça realizó un buen partido pero no pudo sobreponerse a la presencia de Umtiti | RFEF

Creer, creer y creer. No le queda otra al vestuario del Fútbol Club Barcelona. Los hombres de Koeman disputan mañana el partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey ante el Sevilla con la misión de remontar la eliminatoria. No será tarea fácil. Son conscientes de ello. Pero nada es imposible. Todo puede pasar. Y más con este equipo. Capaz de lo mejor y de lo peor. En Sevilla se vio uno de los mejores partidos de la temporada y el conjunto azulgrana lo quiere aprovechar para darle la vuelta a la eliminatoria y colarse en la gran final. Tienen motivos para confiar en ello. 

LA PRESENCIA DE MESSI Y SU IDILIO CON EL SEVILLA

El primero es la presencia de Leo Messi. El solo hecho de contar en tu equipo con el mejor jugador de la historia del fútbol ya te da un valor añadido. El Barça lo debe aprovechar. El delantero argentino tiene al Sevilla como su víctima favorita. 38 goles le ha marcado ya al conjunto hispalense. En 42 partidos. Una barbaridad. Y eso que llevaba tres enfrentamientos en los que no les marcaba. Pero el último, que es el que cuenta de cara a preparar el siguiente choque, sí lo hizo. Messi aprovechó una gran asistencia de Ilaix Moriba para superar a Bono y sentenciar el partido correspondiente a LaLiga Santander. Con este gol, Messi sumaba su octava jornada consecutiva perforando la red y ya es el máximo goleador de la competición liguera. Tras un inicio complicado, Messi ya está enchufado de cara al gol y es el líder de una nueva generación de jugadores que tienen al ‘10’ como referente. El mejor fichaje posible.

MANTENER LA PORTERÍA A CERO

Con el 2-0 de la ida, los azulgranas necesitarán hacer un partido perfecto. Sin concesiones. Nada de errores defensivos. Si se comete uno, adiós a la eliminatoria. Lo tienen claro en el vestuario. El regreso de Gerard Piqué ayuda a que el optimismo crezca. El defensa ha vuelto por la puerta grande y se ha erigido como el líder para solventar los múltiples problemas que tenían los de Koeman en defensa. Ante el PSG, sin rodaje, nada pudo hacer. Sí que lo hizo en el Sánchez Pizjuán. El Barça dejaba la portería a cero en un duelo de altura. Hacía mucho tiempo que esto no sucedía. Y parte de culpa es de Gerard Piqué. Tanto es así que es la decimocuarta vez en toda la temporada que el Barça consigue dejar la portería a cero. En la Copa solo lo han conseguido en una ocasión. Fue ante el Cornellà, donde los azulgranas necesitaron la prórroga para clasificarse.

Para mañana, Ronald Koeman está pendiente del estado de Ronald Araujo. Si el uruguayo logra recuperarse a tiempo de las molestias que le hicieron salir del campo el sábado, podríamos ver por primera vez después de mucho tiempo a Piqué y Araujo juntos. Los dos lo podrían hacer junto a Lenglet si Koeman es partidario de mantener el mismo sistema con tres centrales y dos carrileros. Le funcionó el plan al holandés así que no sería nada descartable que lo volviera a repetir en el Camp Nou. Aún así, la solidez debe ser máxima.

EL PREMIO DE JUGAR UNA FINAL

Una competición como la Copa del Rey que en otras temporadas era la puntilla, en esta campaña podría ser la gran esperanza. El título copero era el que los azulgranas tenían más cerca. Sin embargo, el partido del Sánchez Pizjuán les alejaba de ese objetivo. Pero están a tiempo de rectificar. Son 90 minutos más la posibilidad de la prórroga en caso de igualar el 2-0 de la ida. En el vestuario saben que si sacan su mejor versión, hay muchas opciones de que se logre la remontada. El Camp Nou, aunque sin público, tiene que ser un factor para que los azulgranas puedan disputar una de esas noches que sean recordadas en los próximos años. Pocas alegrías pueden dar más esta campaña. Colarse en la final de la Copa del Rey y remontar al Sevilla sería un gran paso en la construcción del nuevo proyecto.

DEMBÉLÉ Y EL PLAN DE LOPETEGUI

Para lo bueno y para lo malo, Dembélé es diferente. El extremo francés te da una de cal y una de arena. El día que le sale todo contra el día que no aparece por el terreno de juego. El azulgrana depende mucho de la voluntad del rival para poder hacer daño. Si el rival juega cerrado, Dembélé sufre. Si el rival juega abierto, Dembélé sonríe. Y ante el Sevilla, el francés sonríe.

El plan de Lopetegui de jugar con la defensa adelantada y presionar la salida del Barça provoca que Dembélé tenga mucho espacio para correr si el Barça logra salir de la presión. Así marcó en el Sánchez Pizjuán. Una salida en falso de Fernando de su zona era aprovechada por Messi para filtrar un pase para que Dembélé, con su velocidad, se plantara solo ante Bono y lograra el primer tanto del partido. Si Lopetegui decide mantener el plan, el Barça tiene muchas opciones de hacer daño a la defensa hispalense con las internadas del azulgrana.

EL MIEDO A PERDER DEL SEVILLA

Antes del partido de Liga, todo el sevillismo se atrevía a hablar de la posibilidad de conquistar el título liguero. Los hispalenses tenían la moral por las nubes tras su buena racha en Liga y la victoria ante el Barça en la Copa. Sin embargo, la derrota del pasado sábado ha sido un baño de realidad que les puede afectar en el partido de mañana. El Sevilla sabe que lo tiene cerca pero no se puede despistar. El Barça, sin nada que perder, puede ir al ataque mientras que el Sevilla estará con la mente en el 2-0 y en aguantar esa renta para colarse en la final. Si el conjunto azulgrana logra marcar pronto, los de Lopetegui podrían acusar el miedo escénico y venirse abajo. El técnico del Sevilla planteará un partido diferente al de Liga, sobre todo con la alineación de todo su once titular al completo solo con la duda de Ocampos. Suso saldrá de inicio y En Nesyri peleará por la posición de delantero centro con De Jong. 

Sea como sea, nada está decidido y el Camp Nou dictará sentencia para ver quién es el clasificado para la final de la Copa del Rey. El Barça sueña con la remontada y el Sevilla sueña con jugar la final. Solo uno de los dos lo podrá conseguir. El que menos errores cometa. Será ese. Seguro.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil