El peor momento en la vida del 'Milonguita' Heredia

El exjugador argentino del FC Barcelona explicó en una televisión de su país que los militares, en 1978, quisieron llevarse a sus padres presos

Una fotos suyas en el comedor los salvaron al reconocer el jefe al futbolista, entonces en las filas del equipo azulgrana

Juan Carlos Milonguita Heredia junto a la periodista Fabiana Dal Prá
Juan Carlos Milonguita Heredia junto a la periodista Fabiana Dal Prá | Eldocetv

Hace unos días Juan Carlos 'Milonguita' Heredia, ídolo del FC Barcelona en la década de los setenta, pasó por el programa 'Mi otro yo' del Canal C de Córdoba (Argentina) y se confesó a la periodista Fabiana Dal Prá.

SPORT.es

En la charla, Heredia, de 67 años, desveló una situación que vivieron sus padres, que se salvaron de ser llevados presos por los militares argentinos gracias a unas fotos suyas colgadas en la pared.

"Yo estaba para jugar el Mundial de 1978 de Argentina con la selección, aunque Argentina nunca me fue a ver a Barcelona. La verdad es que estaba en un momento muy fuerte, muy alto allá", recordó el 'Milonguita'.

"Un día me llamó Ladislao Kubala, el seleccionador español. Se lo había pedido Johan Cruyff (uno de sus mejores amigos en el Barça) y me invitó a comer. Me dijo: "Milonguita, quiero hacerte una pregunta: jugarías con la selección española. Porque yo te necesito en la selección con la '9' puesta porque no tengo un jugador con las características tuyas". Yo le dije que sí, claro. Después me fui a casa y, como cada dos semanas más o menos, llamé a mis padres". 

Su madre desveló el mal momento

Heredia tiene presente, como si fuera ahora, lo que sucedió: "Mi mamá me preguntó porqué llamaba y si me había enterado de algo... Se me quedó una espina clavada. Se dio cuenta que había metido la pata". Entonces se lo contó todo...

"El otro día golpearon a la puerta de casa, abrí y me empujaron. Caí. Me empujaron los militares... Preguntaron por Juan Carlos Heredia y les dije que estaba en la cama con 40 grados de fiebre. Tenía una gripe tremenda", me dijo mi mamá.

"A mi madre le dijeron que se quedara en el comedor, con las manos pegadas en la pared y entonces fueron a buscar a mi padre. Lo hicieron levantar de la cama, se lo querían llevar con ellos", sigue Heredia.

"Mi papá tenía la ropa en una silla y cuando se iba a vestir, porque estaba en calzoncillos, le dijeron que no le haría falta la ropa, que se viniera como estaba", recuerda.

Heredia le había regalado un encendedor Dupont que ya no volvió a aparecer más. "Lo robaron. Lo tenía en la mesilla de noche", dijo. "Lo llevan al lado de mi mamá, en el comedor, y con una sábana los taparon para que no vieran nada".

Entonces "les preguntaron dónde tenían los panfletos, los que tiraban por ahí... Nosotros no tenemos nada -dijo mi papá-. ¿Y las armas? -siguieron preguntando los militares-. Mi papá volvió a decir que no sabía de qué hablaban y le pegaron en la nuca. No se haga el cancherito con nosotros, dijeron".

Fotos salvadoras

Heredia también recuerda que "yo hice hacer unos pósters de todos los equipos por los que había pasado y mis padres los colgaban en la pared. Y eso es lo que vio luego el jefe cuando entró en la casa". 

"Se fijó en los pósters y preguntó a mis padres: ¿Porqué son ustedes tan hinchas de la Milonguita?". "Y mi mamá dijo: porque soy la madre. Entonces este capo les sacó la sábana y dirigiéndose a mi papá le dijo: entonces usted es la Milonga". El padre de Heredia respondió afirmativamente.

"El capo hizo que los soldados les pidieran disculpas a mis padres y los sacó de la casa. Se fueron. "No es la persona que buscamos", les dijo a sus subordinados", cerró el ex azulgrana visiblemente emocionado por un hecho que sucedió hace más de 40 años.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil