El de Mikel Merino, un fichaje casi imposible para el Barça

El jugador nunca forzaría su salida y solo daría el OK si ambos clubes alcanzaran antes un acuerdo

El Barça solo podría presentar una oferta competitiva si hiciera caja en la difícil 'operación salida' que pretende la entidad

Merino sentenció el partido en el Bernabéu | RFEF

El fichaje de Mikel Merino por el FC Barcelona es poco menos que imposible. Al menos, de cara a este verano. A pesar de que el jugador gusta en Can Barça desde hace tiempo, la realidad es que el navarro no es una opción latente ni siquiera tras la espantada de Georginio Wijnaldum, que será del PSG en las próximas horas. El club azulgrana valora y mucho las cualidades futbolísticas de Merino, pero la delicada situación económica de la entidad catalana hace que sea imposible abordar la operación. Y es que su traspaso giraría, como mínimo, alrededor de los 35 millones de euros.

El 'no' de Wijnaldum obliga al Barça a buscar alternativas, y en esas han aparecido nombres como Fabián Ruiz o el propio Mikel Merino, el cual es muy del agrado de Ronald Koeman. Sin embargo, y a pesar de que el navarro encajaría a la perfección como relevo de Busquets, la realidad es que económicamente el Barça no puede afrontar la operación. Su traspaso supondría una importante inversión que los azulgranas solo podrían hacer en caso de tener mucho éxito en una operación salida de momento encallada.

Merino renovó en verano del año pasado con el conjunto 'txuri urdin' hasta 2025, por lo que la Real Sociedad tiene total tranquilidad en ese aspecto. Además, Merino ha pasado a ser uno de los capitanes de la plantilla, lo que ilustra a la perfección la ascendencia que está adquiriendo el centrocampista en el conjunto vasco. Los contactos informales del Barça con el entorno del jugador son habituales desde hace tiempo. Y, aunque al jugador le halaga el interés del club azulgrana, tiene claro que solo movería ficha si antes Barça y Real Sociedad estuvieran de acuerdo.

UN PRECIO INALCANZABLE

Así pues, todo hace pensar que la opción de Mikel Merino no es una alternativa real a día de hoy. Su cláusula es de 60 millones de rescisión, cantidad que podría reducirse hasta los 35-40 teniendo en cuenta la nueva realidad económica del fútbol tras la crisis provocada por la COVID-19. Aún así, a dicha cifra solo podría llegar el Barça en caso de tener un altísimo éxito en su operación salida. Además, no hay que olvidar que con Wijnaldum no estaba previsto invertir en traspaso para un centrocampista, por lo que si el club decidiera afrontar una gran operación en la medular, tendría que recalcular su plan.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil