Leo se reengancha al Barça de Koeman

El '10' marcó dos goles como falso nueve en un Barça donde los más jóvenes son la gran ilusión

Koeman sigue buscando el mejor contexto para recuperar a Griezmann, De Jong y Coutinho

¡Qué bueno que te quedaste, Messi! Asistencias y golazos ante el Girona | FCB

Se sabía que Ronald Koeman no era un entrenador radical de un estilo. Su mantra es flexible y su tendencia, el pragmatismo. El héroe de Wembley es un técnico que se adapta a los jugadores que tiene.

Una dinámica que, en el contexto actual del club (poco margen en el mercado y elecciones a la vista), parece el único camino posible para lograr resultados. De nuevo se impone el cortoplacismo. Lo sabe Koeman, que está buscando el mejor contexto para cada futbolista. Sobre todo para futbolistas que, como De Jong, Griezmann o Coutinho, no se han encontrado cómodos en el ecosistema Barça hasta ahora.

El técnico lo tiene claro: una de las partes más importantes de su trabajo es encontrar la mejor posición para cada jugador. No lo tiene fácil con una plantilla descompensada, en la que hay un abuso de mediapuntas. Uno de ellos es Leo Messi, una pieza estructural, un futbolista que marcará algunas dinámicas del equipo. Encontrar su mejor acomodo para los intereses del equipo es uno de los grandes retos de Koeman.

De momento ya lo ha probado en la banda derecha, en el primer amistoso, y como falso nueve, ante el Girona. No fue nada nuevo para el argentino, que jugó su mejor fútbol en esa posición con Guardiola.

Messi saluda a Koeman | JAVI FERRÁNDIZ

A día de hoy parece la solución más sensata; su poca continuidad defensiva penaliza menos al equipo y además está más cerca del gol. A la espera de ver si termina llegando un ‘9’ de perfil más clásico, Koeman tiene en Messi al mejor falso nueve del mundo.

Ante el Girona marcó dos veces y volvió a dar esa sensación de que no hay otra jugador con una relación parecida con el gol. Por detrás suyo jugó Griezmann, al que Koeman también trata de alejarlo de la banda, tras el mal trago de la temporada pasada. Pero el francés todavía sigue sin terminar de encontrarse. 

Todo lo contrario que Pedri, una de las mejores noticias de la pretemporada del Barça. El mediapunta entiende el juego, es atrevido y parece llevar toda la vida jugando en el equipo. Tiene solo 17 años, pero sugiere cosas grandes.

Pendientes de Pedri

Tiene lo que más llamaba la atención de un jugador a Cruyff: hace fácil lo difícil. También genera ilusión Trincao, un extremo fino, con una habilidad formidable para conducir el balón, y que ha empezado con mucha confianza su aventura en el club azulgrana.

Ante el Girona volvió a ser titular y esta vez siguió jugando en el arranque de la segunda mitad porque Koeman no preparó dos equipos distintos.

Trincao dio una asistencia de gol a Coutinho, que apunta a titular en este arranque de temporada. Más allá de la posición (esta vez jugó más orientado a la izquierda) ha regresado con otra mentalidad. Dispuesto a competir y con la ambición de ser importante. El nuevo sistema, además, le beneficia, porque lo aleja de la banda.  

Otra de las novedades fue poder ver juntos a De Jong y Busquets formando el doble pivote. El holandés es otro desde la llegada de Koeman. Con más libertad para recibir el balón en la base de la jugada, o para descolgarse en ataque, se parece más a su versión en el Ajax.

Nadie duda de que el centrocampista será una de las claves del Barça de Koeman.  El técnico terminó satisfecho con lo que vio y destacó a Konrad, otro de los jóvenes. A Koeman solo le valen resultados para sobrevivir al presente. Pero el futuro del primer equipo está en los jóvenes

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil