Sport.es Menú

Messi quiere al Barça en Berlín y destroza al Bayern

Messi metió al Barça en la final de la Champions
Messi metió al Barça en la final de la Champions  | sport

Están las tácticas, están los estilos de juego, están los entrenadores, están los equipos... y al final, arriba, en la cumbre, está Leo Messi, el fútbol en estado puro, maravilloso, único definitivo, letal. El astro de Rosario, en quince minutos, destrozó al Bayern de Múnich de Josep Guardiola porque quiere que su FC Barcelona dispute la final de la Champions del 6 de junio en Berlín.

JUAN MANUEL DÍAZ

Leo Messi

FICHA TÉCNICA

CHAMPIONS LEAGUE

FC BARCELONA

3-0

BAYERN MÚNICH

FC BARCELONA

Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano (Bartra, 87'), Alba; Busquets, Rakitic (Xavi, 81'), Iniesta (c) (Rafinha, 86'); Messi, Luis Suárez y Neymar.

BAYERN MÚNICH

Neuer; Rafinha, Boateng, Benatia, Bernat; Lahm (c), Xabi Alonso, Schweinsteiger, Thiago; Müller (Götze, 78') y Lewandowski.

GOL

1-0, Min. 76, Messi. Balón que recupèra Rakitic en la banda y lo cede a Alves; el brasileño p'rogresa y pasa el esférico a Messi que tras centrar su posición lanza un chut ajustado al poste al que no llega Neuer. 2-0, Min. 81, Messi. Rakitic envía en profundidad par el argentino que tras romper la cintura a Boateng coloca una vaselina insuperable. 30. Min. 90, Neymar. Contragolpe conducido por Messi que envía en profundidad para Neymar quien encara a Neuer y lo suopera en su salida.

ÁRBITRO

Nicola Rizzoli (Italia). Amonestó con tarjeta amarilla a Xabi Alonso (34') por protestar una falta; a Alves (46') por derribar a Lewandoski  en la frontal del área; a Benatia por derribar a Iniesta (51'); a Bernat (55') por derribar a Messi; a Piqué (66') por derribar a Lewandowski; a Neymar (68') por una falta sobre Müller;

INCIDENCIAS

Camp Nou, 95.639 espectadores.

Y no hay más. Dos obras de arte y una asistencia a Neymar para firmar un 3-0 que pone totalmente de cara la eliminatoria de semifinales para el Barça.

Luis Enrique Martínez no quiso tocar lo que está funcionando a la perfección y con todos sus efectivos a punto presentó el que ya se conoce como el once de gala, el grupo que está llevando el peso del Barça en los duelos decisivos. En cambio Josep Guardiola, condicionado por las bajas, armó un equipo de circunstancias por algunas ausencias pero totalmente competitivo y reconocible en su estilo.

Casi dos calcos en la esencia, con los matices que dan los futbolistas... que no son pocos cuando en uno de los equipos está Leo Messi. El Bayern, sin Robben y Ribéry tenía menos capacidad de desborde. Sin embargo, pareció el juego de los espejos cuando se vio a Xabi Alonso y a Sergio Busquets subir hasta la media punta para presionar la salida del balón del rival.

AQUELARRE FUTBOLÍSTICO

En el primer cuarto de hora el Camp Nou se convirtió en un aquelarre futbolístico, con dos equipos volcados en la presión del contrario cuando no tenían el balón y lanzados a tumba a la búsqueda del gol. El Barcelona, con sus efectivos al completo y en un estado de forma envidiable, fue el que primero mostró mejor cara.

El Barcelona tuvo tres ocasiones claras para adelantarse; en un mano a mano de Luis Suárez que Neuer sacó con el pie (11'); y en un remate de Neymar en el área pequeña que la defensa desvió a córner (14'). Messi cerró la primera batería de disparo a los 21 minutos tras un slalom en el pico del área que cerró con un disparo de rosca desde la derecha. Aún dispondría de una más en la recta final del primer tiempo (38') cuando Iniesta asistió a Alves; pero Neuer volvió a sacar el disparo ajustado del brasileño.

LA RÉPLICA

La réplica del Bayern fue fulgurante, cuando Müller envió un balón raso al área pequeña de Ter Stegen para que Lewandowski se colara solo entre los centrales y, afortunadamente para el Barça, rematara forzado y desviado (17').

El Camp Nou enmudeció y pareció que a partir de entonces el conjunto de Luis Enrique se imponía un mínimo de pausa para intentar ajustar las acciones definitivas. Mínima porque el Barcelona seguía mostrándose más directo y vertical en su juego que el Bayern, que buscaba proteger a Neuer adelantando su defensa y juntando líneas.

La intensidad se transformó en algunas chispas en la zona ancha cuando Xabi Alonso y los más veteranos del Barcelona se pasaron algunas cuentas pendientes de la etapa del vasco en el Real Madrid.

El caso es el duelo se volvió algo más trabado y entró en una fase con un juego que le convenía más al conjunto bávaro, con un punto de pausa para mover el balón y dejar que el reloj corriera lejos de su área.

SUFRIR

Tras el descanso, el Barcelona regresó al terreno de juego consciente de que había merecido más y de que el resultado era pésimo. Además, el Bayern se hizo con el balón en los primeros minutos combinando más y llegando con más claridad al área de Ter Stegen que el Barça a la de Neuer. Los blaugrana se empeñaron entonces en ser demasiado verticales en su juego y sus puntas buscaron forzar la acción individual en exceso, acuciados por la necesidad de abrir el marcador.

Así las cosas, Leo Messi intentó multiplicarse sobre el terreno de juego para construir desde atrás y secundado por un Rakitic hiperactivo, constante en la presión para rectificar cada pérdida de balón, intentar hilvanar al descosido Barça.

A Neymar fueron a parar los mejores balones pero el brasileño no estuvo listo pese a su valentía. Especialmente a los 64 minutos cuando 'Ney' intentó colocar su rosca en la escuadra y se le fue alto el remate.

La réplica ofensiva del Bayern no fue importante más allá de un lanzamiento de falta a la barrera o un disparo de Thiago que el rebote en un defensa estuvo a punto de complicar la vida a Ter Stegen. Sin embargo, las sensaciones no eran buenas para el Barcelona cuando el partido entró en su último cuarto de hora. 

Y APARECIÓ MESSI

El Bayern lo estaba haciendo todo bien, el árbitro Rizzoli no había querido ver una caída de Neymar en el área... Y entonces apareció Leo Messi. En cinco maravillosos e intensos minutos, el astro de Rosario se inventó dos soberbias obras de arte para marcar la diferencia entre ambos equipos.

Tras sendas recuperaciones de Rakitic, el balón llegó a Leo. En el minuto 76, para trazar un pequeño slalom, armar el cañoncito y sorprender a Neuer con un disparo seco y duro, muy colocado, al que no llegó el meta alemán: 1-0.

Todavía con cara de estar poseído y con el Camp Nou corando su nombre, Messi lo volvió a hacer en el minuto 81. De nuevo recibió de Rakitic, entró en el área, rompió a Boateng que cayó al suelo como un muñeco y ejecutó una magistral vaselina. 2-0Messi volvía a batir a Neuer

La puntilla, quizás el pase a la final de Berlín, llegó en el descuento. Pasado el minuto 90, de nuevo Messi envió en profundidad para Neymar quien, esta vez sí, acertó en el mano a mano con Neuer y logró 3-0.

Quedan 90 minutos en el Allianz Arena y eso es mucho tiempo de juego, y más contra el Bayern de Pep Guardiola. Claro, que a Leo Messi le bastan 15 minutos para destrozar al campeón de Alemania...

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil