Messi marcó otro penalti decisivo... y 'echó' a Kiko Casilla

Ricard López

A pesar de haber estado más de dos meses de baja a causa de las lesiones, Leo Messi se mantiene como tercer máximo artillero del campeonato con 23 tantos en su haber. De los cuales cinco han llegado desde el punto de penalti. Algunos tan decisivos como los dos que le marcó al Real Madrid la semana pasada en el Bernabéu (3-4), o el de este mismo sábado ante el Espanyol en Cornellà-El Prat (0-1).

El '10' del Barça volvió a hacer gala de su sangre fría en los escenarios más hostiles y en momentos de máxima tensión. Kiko Casilla también fue incapaz de adivinarle la intención esta vez, y no pudo evitar un tanto que vale su peso en oro para los de Martino.

El argentino, de todas formas, no pudo desplegar su mejor fútbol en un derbi muy tenso. El Espanyol supo frenarle, y su agresividad se le atragantó en todo momento. De esta forma se explica que, en la primera mitad, a duras penas se le viera en un par de ocasiones. Y, en ambas, fallando dos goles cantados, de esos que no suele perdonar: el primero, en el 10', cruzando demasiado su remate ante la salida de Kiko Casilla; y el segundo en el 17', cabeceando alto un buen centro de Dani Alves.

Messi decidió transformando primero el penalti de Javi López en el 75'... y, poco después, propiciando la expulsión de Kiko Casilla en un contragolpe. El meta españolista vio la roja directa en el 83' por tocar el balón con las manos al intentar despejar una vaselina del '10' fuera del área. Una acción muy protestada por los locales, al entender que fueron involuntarias -inicialmente, el esférico impactó en su pecho.

Esta acción acabó de 'tumbar' al Espanyol, ya que al haber agotado ya Aguirre sus tres cambios, Javi López tuvo que jugar los últimos minutos como portero.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil