"Messi podría jugar hasta que quisiera con el ayuno intermitente"

"Messi podría jugar hasta que quisiera con el ayuno intermitente"

Messi igualó el récord de Pelé | Perform

Carlos Pérez y Néstor Sánchez, fundadores de 'Regenera Elite', apuestan por un cambio total en los hábitos alimenticios

Tras orientar a profesionales, han publicado 'El desayuno intermitente' para compartir su método con toda la sociedad

Carlos Pérez y Néstor Sánchez son fundadores de ‘Regenera Elite’, un proyecto dirigido a deportistas profesionales basado, entre otros muchos aspectos, en un cambio profundo de los hábitos alimenticios. Futbolistas como Bojan Krkic, Marcos Llorente, Ibai Gómez o Gerard Deulofeu ya conocen los beneficios de una manera de vivir que rompe con muchas de las verdades socialmente aceptadas de forma mayoritaria. Acaban de publicar el libro ‘El ayuno intermitente’ (Urano), con el que quieren compartir sus conocimientos con toda la sociedad.

Me levanto y almuerzo. ¿Voy bien?

Carlos: Se ha repetido tanto un mismo mensaje que se ha transformado en verdad, pero cuando nos levantamos no tenemos los mecanismos del hambre activos. Nuestro sistema disgestivo aún no está preparado para digerir.

¿Ah, no?

Cuando nos levantamos, hay que hacerse una pregunta: ¿tienes hambre? La gente, en general, dice que sí, pero la respuesta es que tiene hambre de productos procesados: dulces, galletas, madalenas, café con leche, cereales… Cosas muy ricas en azúcar y que engañan a nuestro, no es hambre real…

¿Hambre real?

Si te pongo delante una tortilla, un plato de carne o un aguacate, si el hambre es real debería apetecerte. Si no es así, te propongo no comer nada y, en tres o cuatro horas, te apetecerá. Sabrás diferenciar el hambre real del hambre hedónica, de productos procesados.

Lo probaré.

En lo niños se ve muy claro. Se les obliga a comer antes de ir al cole aunque no tengan hambre, es una lucha. Ellos aún no tienen la influencia de la publicidad o la sociedad. Si les preguntas libremente si tienen hambre dicen que no. Tienen hambre más tarde, en la hora del patio.

Y a por la madalena.

Néstor: Como de manera natural no tenemos hambre, hemos diseñado cosas que confundan al cerebro para comerlas aunque no tengamos hambre. Ese es el objetivo real de unos cereales, con chocolate, con unos muñecos súper atractivos… Sí. Comer nada más levantarnos hace que seamos incapaces de funcionar sin ingerir. Es una esclavitud absoluta.

Suena a adicción.

Efectivamente, sí. Es una adaptación a una situación de la que dependes.

Pero es comida.

Hay que diferenciar entre lo que es un alimento y lo que no. Hay cosas que puedes meterte en la boca que son productos comestibles y otras que son alimentos. Y alimentan. Los productos comestibles están diseñados para estar tan buenos que los comemos sin necesitarlos, cuesta mucho más espaciar tus ágapes y dejas de utilizar tus grasas, tus reservas. Y necesitas en poco tiempo volver a ingerir. Pierdes flexibilidad metabólica.

Y aparece la barriga.

C: Es una mala adaptación al contexto. Nunca en la historia de la humanidad hemos abierto una nevera y comido. Esto es nuevo. De ahí que no nos planteáramos estos temas porque ya pasaba, te levantabas e ibas a buscar el alimento. En este momento hay 240 poblaciones de cazadores recolectores que ‘National Geographic’ catalogaba como “fósiles vivientes” porque no han incorporado ningún producto comestible. No existe obesidad, ni diabetes tipo 2, hipertensión o ictus, ni siquiera acné. Son patologías de la civilización occidental. Nuestra fuente de energía natural, las grasas, está totalmente bloqueada.

Pero a partir de los 40 cuesta más perder peso.

N: ¿Sabes lo que pasa? Que vas acumulando errores metabólicos por la mala vida que llevas. No cuesta. Si el contexto es adecuado, pasan las cosas que quieres, pero no solo estamos hablando de perder peso. Cuando quemas grasa pasan muchan cosas, pasa que estamos dando un mensaje de calma al sistema inmunitario, es antiinflamatorio, pasa que nuestras células se regeneran.

Carlos Pérez y Néstor Sánchez, autores de 'El desayuno intermitente'  | VALENTÍ ENRICH

Aconsejan hacer deporte en ayuno.

C: Si comes y vas a hacer deporte es incoherente y le pasa a mucha gente. Una digestión cuadra más con sentarse en un sillón y cerrar los ojos. En cambio, si te levantas y te mueves con el estómago vacío, es cuando tu cuerpo entiende que puede usar la grasa.

¿Todo esto es compatible con el deporte de elite?

Trabajamos desde hace años con deportistas como Bojan Krkic, Ibai Gómez, Marcos Llorente, Gerard Deulofeu, Belasteguin, Tenorio, algún ciclista también… Es incoherente que un deportista de elite renuncie a una  fuente de energía natural como la grasa. Absurdo. Y ayuda a la prevención de lesiones y la recuperación.

¿Alarga la vida del deportista?

¡Buah! De una forma espetacular. Tenemos ejemplos: Cristiano Ronaldo. No sabemos lo que hace, pero es un perfil de persona que sabemos que se cuida, que es consciente de su salud. Parece extraño, pero porque es poco frecuente. Lo normal no es lo otro, acabar a los treinta años. Lo normal sería que pudieran alargar su carrera hasta los 35 años mínimo. Como futbolista debes poder decidir el momento en el que quieres acabar, no tu cuerpo.

Leo Messi hasta los 40 suena bien.

Podría jugar hasta que quisiera. Probablemente a los 38 años diría “estoy harto y quiero estar con mi familia”, pero cualquier jugador, teniendo en cuenta sus cuidados metabólicos y su estado digestivo, alimentación, todo lo que contemplamos en ‘Regenera Elite’, también a nivel emocional, puede jugar hasta que quiera.

Convencido... ¿Qué como?

N: Alimentos: fruta, verdura, tubérculos, pescado, carne y huevos. Imagínate el sufrimiento de un pescado al horno con sus verduritas, tu mayonesa casera, otro día un entrecote, un chuletón, con buenas ensaladas, aguacate, un boniato al horno, tomates, ensaladas alucinantes… Yo no sufro para nada. Jamón ibérico, boniato, una gran alternativa a la patata…

…porque la patata tiene azúcar.

Esto es un sinsentido. No comen patata, pero comen tortitas con arroz, los palitos… Una patata es un alimento. Y si comes dos veces al día tampoco necesitas tanta variedad. Si comes cinco, sí. Hay una cosa muy divertida: con los alimentos, cuando comes lo mismo dos veces al día dices “cada día brócoli y entrecot”. Al otro día no quieres y comes pescado con ensalada. Pero en cambio, leche con cereales la gente lo come a diario. El producto procesado lo repites siempre porque engaña al cerebro. No lo alimenta, lo confunde. De cada nuevo producto que producen estas empresas, sacan 3.000 variedades diferentes y luego los clasifican por índice de éxtasis.

Suena a Chasis.

C: Para lograr el grado máximo de placer con este producto que haga que, cuando haces pop ya no hay stop. No puedo parar de comer. No es normal. Si tu plato preferido es un entrecot, no lo puedes comer cada día, pero sí puedes comer cada día ‘Chocapic’. Y no solo por la mañana, por la tarde también.

C: Ahí es cuando la gente, cuando le hablas de hambre real, no saben qué quiere decir. Estamos muy desacostumbrados, ya no se llega al hambre real. Tener hambre es una señal brutal con la que todo tu cuerpo se orquestará para poder disfrutar de los sabores y disfrutarás plenamente.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil