Messi: 33 años y 20 en el Barça

El capitán del Barça, que lleva 16 temporadas en el primer equipo, cumplió ayer 33 años

No se libró de acudir a la Ciutat Esportiva por la mañana y, por la tarde, lo celebró con su familia

Messi, el genio del fútbol del siglo XXI, cumple 33 años | Perform

Leo Messi suma y sigue. Este miércoles ha cumplido 33 años y dedicó la mañana a ejercitarse junto a sus compañeros con la vista puesta ya en el partido del sábado en Vigo contra el RC Celta.

La tarde fue para la familia, a la que adora. Fue un día especial y tranquilo para el capitán del FC Barcelona, como todos los 24 de junio. Messi, en su madurez deportiva —16 temporadas en el primer equipo— y personal —tiene tres hijos con su pareja, Antonela Rocuzzo—, encara los 34 con nuevos retos e ilusiones. Sabe que el tiempo no perdona, pero igualmente sabe que todavía le quedan misiones por llevar a cabo.

Año 2000

En Barcelona desde septiembre de 2000, cuando tenía 13 años, Messi ha experimentado una evolución exponencial. Quemó etapas en el Infantil B, en el Cadete B y A, en el Juvenil B y A, en el Barça C y B hasta llegar al primer equipo en tiempo récord.

Debutó de la mano de Frank Rijkaard el 16 de noviembre de 2003 a la edad de 16 años, 4 meses y 24 días en un amistoso contra el Oporto. Jugó los últimos 16 minutos, lució en ‘14’ en la espalda y evidenció que era un jugador ‘distinto’, dejando muy buenas sensaciones.

El debut oficial no podía demorarse. Se estrenó en un Espanyol-Barça (0-1) de Liga a la edad de 17 años, 3 meses y 22 días. A partir de ahí empezó a destacar por su fútbol explosivo, sus carreras eliminando rivales, su técnica, sus goles y asistencias.

Frank Rijkaard no se olvidó de él y la temporada 2004-05 pero ya lo tuvo muy claro en la siguiente, 2005-06, para integrarlo definitivamente al primer equipo del FC Barcelona, y más después del Trofeo Gamper que firmó contra la Juventus en 2005.

“Nunca había visto a un jugador con tanta calidad a esta edad y con esa personalidad con una camiseta tan importante”, dijo Fabio Capello, entrenador de la Vecchia Signora, que destacó más al joven talento azulgrana que la consecución del título por parte de sus discípulos desde el punto de penalti.

Pero lo mejor de Messi estaba por llegar. Con Pep Guardiola en el banquillo (2008-12) dejó la banda derecha para ocupar una posición más centrada, la de falso ‘9’, con libertad de acción, para marcar una época. Fueron los años ‘locos’: 14 títulos de 19 posibles, la gloria del Balón y la Bota de Oro, del Pichichi, de los récords y de los goles.

La temporada 2011-12, por ejemplo, firmó 50 en la Liga y 79 en un año natural (2012). Pulverizó las marcas de leyendas como César, Zarra, Müller... Y ahora ya otea la del brasileño O Rei Pelé como jugador con más goles en un club.

Regularidad

Lejos de acomodarse y vivir de rentas, Messi nunca abandonó el camino que lo encumbró y siguió su exitosa senda para sostener en una espectacular regularidad su mejor nivel, sus números estratosféricos y su calidad y clarividencia en el juego. Ahí ha radicado y radica su secreto: en competir consigo mismo, en querer mejorar día a día y, sobre todo, en seguir disfrutando del juego como si todavía fuera un niño en un partido de escuela.

El talento y no haber olvidado los orígenes siguen catapultando al astro rosarino, comprometido también socialmente con la lucha contra el cáncer infantil, así como la solidaridad mostrada sobre los terrenos de juego, donde siempre priorizó los éxitos colectivos sobre los individuales. La grandeza de los números uno se mide por raseros lógicos, sensatos, razonables y justos. Messi ya avanza hacia los 34. Lo hace satisfecho, tranquilo, pero con la premisa de seguir disfrutando en el campo.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil