Messi: 162 días de agonía y los buitres ‘acechan’

Las palabras de Leonardo diciendo abiertamente que están en la 'lucha' no hacen sino generar más alarma sobre un desenlace cada vez más inminente

Poco más de cinco meses es lo que le falta al de Rosario para terminar su vinculación contractual

Se acerca una fecha que ningún aficionado del Barça quiere ni pensar. Por primera vez en la historia del binomio Leo Messi-FC Barcelona cuando echamos un vistazo al contrato del jugador con el club de su vida la fecha de vencimiento no es superior al año actual. Estamos a 19 de enero de 2021 y la vinculación del argentino termina el 30 de junio del mismo año. Una cruda realidad que mantiene en vilo a un barcelonismo que tiene tantos frentes abiertos que no sabe a cuál atender. Unas elecciones que se alargan, un desgobierno que crece y se acentúa ante las múltiples fracturas y carencias existentes dentro del club, una situación económica alarmante...Y lo de Leo, quizás lo más angustioso de todo. Algo ante lo que a todas luces no se está preparado. 

EL TEMBLEQUE

A pesar de que el argentino quiso calmar recientemente los ánimos y aseguró en la célebre entrevista de Jordi Évole que hasta final de temporada no iba a gestionar ni a deshojar nada sobre su futuro, lo cierto es que eso no quita que cada vez que desde fuera se haga referencia a un posible cambio de aires se produzca un sismo en el entorno del Barça. Ayer fue el turno de Leonardo, director deportivo del PSG. En una extensa entrevista ofrecida a ‘France Football’, el brasileño tocó muchísimos frentes, entre ellos la posibilidad de que la entidad parisina aborde la contratación del de Rosario a partir del 1 de julio. “Grandes jugadores como Messi siempre estarán en la lista del PSG. Pero, por supuesto, este no es el momento de hablar de ello o de soñar con ello. Pero estamos sentados en la gran mesa de los que están siguiendo de cerca este asunto. De hecho, todavía no estamos sentados en esa mesa, pero nuestra silla está reservada por si... Cuatro meses en fútbol son una eternidad, en especial en estos tiempos”.

Lejos de la postura mostrada por cualquier voz autorizada del gigante galo hasta ahora, esta vez Leonardo ha ido mucho más allá. Se ha explayado y no ha dudado en afirmar que si hay un interés por ambas partes (en este caso por la del jugador, puesto que por el bando del club es evidente y meridiano) podría llegar a buen puerto. Músculo económico tiene el PSG. De hecho, posiblemente, tan solo la entidad que dirige Al-Khelaïfi y el Manchester City, ambos en manos de las familias reales cataríes y de los emiratos, respectivamente, pueden llegar a plantearse la viabilidad de la incorporación del ‘10’, que obviamente querrá mantener el estatus económico que tiene en la actualidad. 

EL FACTOR NEYMAR

A eso hay que añadir algo que puede parecer anecdótico (más que nada porque no tuvo ninguna base sólida en la que sustentarse), pero que no hace sino aportar más picante al asunto. “Lo que más quiero es estar con él otra vez dentro de la cancha. Él podría estar en mi lugar, no tiene problema. Quiero jugar con él y seguro que el año que viene tenemos que hacerlo”, aseguró Neymar hace apenas un mes y medio. Es conocida la relación de amistad que continúa uniendo a ambos futbolistas, que tenían una conexión especial en el verde. Y añadiendo aún más ‘fábula’ y fantaseando acerca de dónde podría ser ese reencuentro (puesto que ‘Ney’ no lo mencionó), parece claro ante la alarmante situación económica del Barça que eso pasaría por París. 

En cualquier caso, la ‘amenaza’ del PSG no es sino otra forma de desestabilizar y de lanzar mensajes al jugador argentino, que continúa centrado 100% en el Barça y que sufrió un varapalo tremendo (uno más a la colección reciente) en La Cartuja con ese triste desenlace. Eso no emborrona un arranque de 2021 en el que se le está viendo con hambre y motivación. Está ‘jodido’ por lo que pasó en Sevilla. Y los buites ‘acechan’...

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil