Un mes para vender jugadores por valor de 69 millones de euros

Ya ha ingresado 54,5 millones de euros pero aún le queda para llegar a los 124 presupuestados

Durante este mes de junio se deben concretar las operaciones que están abiertas desde el club

 Pihilippe Coutinho se va a convertir en uno de los nombres que más va a sonar este verano | Perform

Empieza el mes de junio, los últimos treinta días antes de cerrar el ejercicio 2019-20 con la presión de cumplir con el presupuesto más elevado de la historia del club. Como todos los clubs, el Barça sufrirá las consecuencias del coronavirus (150 millones de euros menos de los previstos por el cierre del estadio, de las tiendas, del museo...) pero, lejos de las teorías apocalípticas, hay optimismo en el club, que sigue poniendo máxima presión en otros apectos que no afectan directamente del Covid-19 como es la salida de los jugadores.

Coronavirus

Desde que el Barça convirtió en ordinarios los ingresos extraordinarios de los traspasos, vender jugadores se han convertido algo habitual.

El presupuesto para esta temporada en traspasos es de 124 millones de euros, 10 millones más que la campaña anterior. Estas cantidades deben ingresar en las tres ventanas que hay abiertas: Del 1 de julio de 2019 hasta el cierre del mercado, en enero de 2020 y la de verano que acaba el 30 de junio.

Los 124 millones no son el resultado de la suma de las ventas sino que es la suma de los beneficios que generan las ventas. Esto quiere decir que la suma debe contabilizarse a través de la diferencia entre el coste del traspaso y la amoritzación del jugador.

Pongamos, por ejemplo, el caso de Malcom, operación efectuada el pasado verano. Costó 41 millones del Girondins, jugó solo una temporada, por lo que quedaban por amortizar 32.5 millones de euros (41/5 años de contrato=32.5) . Fue traspado por 40 millones más cinco en variables lo que supone un resultado favorable de +9,5, más cinco en variables.

El verano de 2019

Así pues, desde el verano de  2019, el Barcelona ha traspasado a Malcom (+9,5 más variables), Cucurella (+2) y la cesión de Wague (+1) y la de Coutinho. El brasileño es un caso especial porque el Barça ingresó 25 millones por la cesión de una temporada al Bayern de Munich, que pagaba también su salario.El club azulgrana contabiliza que con esta operación, contablemente salía con un saldo positivo de +10 millones de euros.  Así pues, en total, en verano de 2019 se ingresó por valor de 23,5 millones de euros, más los variables de Malcom. Durante el verano de 2019 se hicieron muchas más operaciones pero solo estas ocurrieron después del 1 de julio, fecha en la que se inicia el nuevo ejercicio.

El segundo paso

En invierno de 2020, el club también efectuó varias operaciones que económicamente salierona cuenta. El Barça cedió a Todibo (+1,5), Aleñá (0), traspasó a Alejandro Marques a la Juventus (+8,5) y  a Carles Pérez a la Roma. Elclub italiano pagó 11 millones de traspaso, 1 por la cesión de una primera temporada (era cesión con opción de compra obligada)y 3,5 en variables. Total, Carles Pérez dejó 12,5+3,5.  La suma de todos los ingresos del Barcelona en enero de 2020 asciendieron a los 22,5 más 3,5 en variables.

Así pues, en el presente ejercicio, el club ya lleva acumulados 46 millones de euros más unas variables que rondan los 8,5 millones de euros (Pérez y Malcom). En el caso de incluir todas las variables como fijas, el Barça habría ingresado unos 54,5 millones de euros. El reto de los 124 cada vez está más cerca. 

Lo que queda

Esto supone que a estas altura se curso, al Barça le falta por ingresar 69,5 millones de euros para cumplur con el presupuesto de 124, unas cantidades que deberían llegar durante los próximos 30 días.

“Lo que está claro es que la prioridad es vender bien”, asegura una fuente autorizada. “Preferimos no vender a hacerlo mal”, agrega. Y es que se prioriza siempre el aspecto deportivo por encima del económico para intentar tener el mejor equipo posible de cara a la próxima temporada. Sin embargo, para ello hay que fichar y para fichar hay que vender antes. Es un pez que se muerde la cola, unos equilibrios que deben hacer desde la secretaría técnica (Eric Abidal y Ramon Planes) y desde el CEO (Oscar Grau).


A Barça le quedan 30 días para que las primeras operaciones empiecen a aflorar. De momento, han sido conversaciones con clubs sin que nada se haya concretado. Ahora llega la hora de la verdad y finalicen operaciones que sean beneficiosas para el club sin que esto acabe perjudicando a nivel deportivo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil