Un Memphis de '10'

El delantero neerlandés se vistió de héroe en el Estadio de la Cerámica y se apuntó su octavo gol con la camiseta del Barça

El exjugador del Olympique de Lyon también suma dos asistencias en la Liga Santander

Llevaba unos partidos lejos de su mejor nivel. Lejos de ser el futbolista que ilusionó al barcelonismo con un inicio de temporada espectacular en el que rindió muy por encima de las expectativas. Memphis Depay echaba de menos la que había sido su principal virtud desde que aterrizó en el Camp Nou: la confianza. Sin ella, el delantero neerlandés era incapaz de ejercer el rol de ‘cabecilla’ que se le atribuyó en un contexto de necesidad de nuevos liderazgos en el FC Barcelona. Y que él, con personalidad, asumió de buen grado. En el Estadio de la Cerámica volvió a sufrir para recuperar la etiqueta de futbolista determinante: falló dos ocasiones, una de ellas imperdonable, en la primera mitad y sus participaciones en campo contrario fueron poco precisas.

Todo cambió cuando el partido ante el Villarreal agonizaba. El conjunto culé, encerrado en campo propio, había aceptado que el empate no era tan mal resultado. En ningún caso lo hizo un Memphis que se sacó un as de la manga en el momento adecuado con la facilidad pasmosa con la que los magos culminan sus trucos más brillantes. Tampoco Ter Stegen, que le envió un balón largo aparentemente inocente que se convirtió en una asistencia de lujo gracias al rechace defectuoso de Pervis Estupiñán. Depay se anticipó a Raúl Albiol, hizo lo que quiso con Gerónimo Rulli y definió con una frialdad deslumbrante. Los 23.000 ‘groguets’ enmudecieron. El ‘9’ hizo ‘click’ cuando más lo necesitaba el Barça. Los mejores jugadores del mundo son aquellos que, incluso en sus noches más flojas, continúan marcando diferencias. Los que asumen los retos más exigentes en las situaciones más adversas.

El que se apuntó en el antiguo Madrigal fue el octavo gol de Memphis con la camiseta blaugrana. Se estrenó en San Mamés con un latigazo imparable con la zurda, volvió a ver portería una semana después en el Camp Nou –contra el Getafe–, ‘mojó’ en las victorias en casa frente al Levante y al Valencia y en el empate ante Alavés y encadena dos encuentros a domicilio (Celta y Villarreal) celebrando una diana. En total, teniendo en cuenta que sirvió una asistencia en la jornada inaugural de Liga (Real Sociedad) y contra el Valencia, Depay ya ha participado en diez tantos barcelonistas en la competición doméstica. Ha marcado en más de la mitad de compromisos, pues todas sus dianas han sido en duelos diferentes. Sin sus goles, el Barça aún tendría menos puntos y vería la lucha por la Liga desde más lejos de lo que lo hace ahora.

 Un gran reto en Múnich

El neerlandés enlazó en el Estadio de la Cerámica su cuarto partido liguero consecutivo marcando un gol. Es su mejor racha liguera desde un conjunto de seis encuentros con el Olympique de Lyon en 2018. La derrota ante el Rayo Vallecano, el último de Ronald Koeman en el banquillo del Barça, fue el último compromiso en el que Memphis se quedó sin ver portería. En el cómputo global, ha celebrado ocho dianas en 1.260 minutos. Depay es el único futbolista azulgrana que ha sido titular en todas las jornadas disputadas y que no ha sido sustituido. Sergio Busquets, con 1.225 minutos en Liga, también ha empezado de inicio en todos los compromisos, aunque el capitán sí que ha sido relevado en tres ocasiones.

El siguiente objetivo de Memphis no puede ser otro que el de estrenarse en la Champions. El atacante ha sido incapaz de hacerlo en los cinco primeros partidos y ahora tiene la ardua misión de ayudar al equipo catalán a tumbar al temido y todopoderoso Bayern de Múnich en el Allianz Arena. No es una cuestión menor: el Barça no ha perdido ningún duelo en el que su ‘9’ haya marcado.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil