Mascherano, Vermaelen, Douglas y Masip: futuro incierto en el Barcelona

Douglas, Mascherano, Vermaelen y Masip no tienen totalmente definido su futuro en el Barça 2016/17
Douglas, Mascherano, Vermaelen y Masip no tienen totalmente definido su futuro en el Barça 2016/17 | sport

Juan Manuel Díaz

La plantilla del FC Barcelona tiene cuatro nombres propios cuyo futuro no está totalmente definido. Dos de ellos, Javier Mascherano y Jordi Masip, apuntan a la continuidad; otros dos, Thomas Vermaelen y Douglas Pereira, dejarán el vestuario blaugrana si la secretaría técnica puede hacer su trabajo.

El secretario técnico del Barça, Robert Fernández ya trabaja en las altas y bajas de la plantilla y cuatro jugadores (Bartra, Alves, Sandro y Adriano) ya planean su futuro lejos del Camp Nou. Esta es la situación de estos otros cuatro casos, a días de hoy:

JAVIER MASCHERANO: El 'Jefecito' mantiene intacto su peso específico y su valoración (por calidad, carácter, inteligencia táctica...) dentro del vestuario del FC Barcelona y las estadísticas confirman que ningún otro defensa jugó tanto como él en la pasada campaña con Luis Enrique Martínez. Roberto Fernández, el secretario técnico, ya adelantó que no lo dejarán marchar, pero el propio internacional argentino planteó sus dudas a final de temporada. Más allá de su deseo de reivindicarse como centrocampista -Sergio Busquets domina esta posición y 'Masche' se ha consolidado como defensa central- están los problemas judiciales con Hacienda, motivados por sus antiguos asesores fiscales, y que han provocado un profundo malestar en el futbolista. Parece imposible concebir un Barcelona sin Mascherano y el propio jugador ha apaciguado las aguas en los últimos días. Pero la secretaría técnica busca centrales de primer nivel porque, a fin de cuentas, los años pasan (cumple 32 años el 8 de junio) y Javier sigue siendo un mediocentro reconvertido. Tiene contrato hasta el 30 de junio de 2018, con una cláusula de 100 millones de euros. Más que amortizado por su rendimiento, su fichaje en 2010 costó 20 millones y su valor de mercado es todavía de 15 millones.

THOMAS VERMAELEN: El defensa central belga es una de las grandes decepciones de los últimos años. La posición de central en el Barça es muy complicada, y ha devorado a grandes futbolistas llegados de fuera del Camp Nou o formados en La Masia. En el caso de Vermaelen se añade el factor de las lesiones que lo penalizaron en el Arsenal y lo han mantendio casi en blanco en el Barcelona, también en su segunda temporada como admitía el propio Thomas. Las cosas no le están funcionando mejor con Bélgica, pues la enésima molestia física lo ha convertido en baja temporal en el equipo de  Clubs de la Premier, como el Liverpool o el West Ham, e incluso el Besiktas turco se han interesado en él. No será una misión fácil pues tiene contrato en vigor hasta 2019 y una cláusula de 80 millones de euros aunque es 'papel mojado': El Barça pagó por su ficha 19 millones de euros y su actual valor de mercado, según 'Transfermarkt' es de 4 millones.

DOUGLAS PEREIRA: El caso del brasileño es uno de esos 'expedientes X' que se producen durante las épocas de mercado del Barça. Llegó de forma sorprendente hace dos temporadas procedente del Sao Paulo a cambio de 4 millones de euros a los que se podían añadir casi 2 millones más por incentivos. Destinado a ser el relevo de Dani Alves en la banda derecha, capacitado para jugar de lateral y centrocampista, en realidad no ha salido de la enfermería o del banquillo en estos dos curos. Tiene contrato hasta el 30 de junio de 2019 y su cláusula es de 30 millones de euros que podría haber llegado a los 60 millones en función de los partidos jugados. Por supuesto, no ha sido así pues apenas ha jugado. 'Transfermarkt' le atribuye un valor de mercado de 1 millón de euros. El secretario técnico Roberto Fernández explicó recientemente que buscan una solución para que Douglas tenga minutos en otro club.

JORDI MASIP: El canterano es el tercer portero de la primera plantilla y Luis Enrique Martínez siempre ha valorado su trabajo y su capacidad para hacer grupo. Aunque el técnico lo ha premiado en ocasiones con la titularidad en algunos partidos de la Copa del Rey, habitualmente mantiene un papel secundario como suplente de Claudio Bravo y Marc-André Ter Stegen. En los planes del club no está desprenderse de un guardameta que está cumpliendo su papel a la perfección y él ya ha confirmado que quiere seguir en Can Barça. El problema es que su falta de minutos de juego frena su progresión. Su cláusula de rescisión es de 35 millones de euros y tiene contrato en vigor hasta el 30 de junio de 2017. Su valor de mercado es de 1 millón de euros.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil