Sport.es Menú

Mariano Konyk: "Espero no tener que irme más de Barcelona"

El central deja el Juvenil del Valencia para fichar por el filial azulgrana, al que llega con los pies en el suelo

El Barça le cerró las puertas de pequeño y, ahora, el jugador de 19 años tiene la oportunidad de quitarse la espina

Mariano Konyk se imagina jugando en Barcelona | IGNASI PAREDES

Mariano Konyk no dudó cuando el Barça se interesó por él. El hasta ahora capitán del Juvenil A del Valencia vestirá de azulgrana la próxima temporada.

A sus 19 años, el central buscará hacerse un hueco en el filial de Gerard López, al que llega con máxima ilusión y los pies en el suelo, pues para alcanzar su gran reto, jugar en Primera División, deberá seguir trabajando con la humildad que le caracteriza.

¿Quién es Mariano Konyk?

Tengo padres ucranianos que se fueron de Ucrania a Argentina por temas económicos. Ahí nací yo, pero el ‘Corralito’, cuando tenía cinco años, hizo que viniera a vivir a Barcelona. Aquí empecé en el Catalonia, luego Gramanet… fiché por el Espanyol, donde jugué cinco años, y después me fui a Valencia.

¿Entonces te consideramos español, ucraniano, argentino…?

¡Argentino, sin duda!

Te veo muy convencido. ¿Tiene Messi algo que ver en que así sea?

(Risas). Es el mejor del mundo. Y estoy seguro que nos hará ganar el Mundial de Rusia.

Hablemos de tí. De pequeño hiciste las pruebas en el Barça y no te cogieron. ¿Volver ahora supone sacarse una espina?

En cierta medida sí. Realmente fui a probar suerte. Nos citaron a muchos chavales, fui pasando cortes pero en el último me quedé. Creo que si ahora me ha llegado esta oportunidad es porque he disfrutado del fútbol. Quiero vivir de esto, pero tengo que seguir con mis estudios y llevarlo todo con naturalidad.

Pero el Barça no te ha fichado solo por su humildad…

Dentro del campo creo que transmito tranquilidad. No me pongo nervioso. Considero que tengo buena salida de balón pero tengo que ser más agresivo y mejorar el juego aéreo.

¿No te asusta la presión?

¿Presión? Ninguna. Vengo aquí con la ilusión de disfrutar el poder estar en el mejor club del mundo. Hay cosas que solo pasan una vez en la vida y esta es una de ellas. Sé que jugar estará caro, pero entrenaré al máximo para ponérselo difícil al entrenador.

Hablando de dificultades. Cuando el Barça te llamó, imagino que no dudarías mucho.

Mis padres me dijeron ‘Piénsatelo bien. Te apoyaremos decidas lo que decidas, pero estarías mejor en casa’ (risas). Mi madre tenía ganas de que volviera.

¿Es posible jugar sin pensar que el Barça anda detrás tuyo?

Si piensas en eso te comes la cabeza. Pero también pensaba que si se habían interesado en mí era por cómo estaba haciendo las cosas, por lo que no tenía que cambiar mucho. Para esas cosas tengo la cabeza muy fría. Incluso demasiado. 

Te fuiste ya una vez de Barcelona. No volver a irte sería una magnífica señal, ¿no?

El reto es ese, pero sé que es difícil. Este primer año tengo que ir poco a poco y sin prisas. Aún no me he imaginado jugando en el Camp Nou, aunque es el sueño de cualquier chaval. Por encima de todo, eso sí, mi sueño es ser jugador de Primera División y ayudar a mis padres.

¿Tampoco te has imaginado el primer día de pretemporada?

Llegaré al vestuario, saludaré, daré los buenos días, intentaré estar tranquilo…

¿Y si te cruzas con Valverde?

Pues le saludaré con normalidad. Sin pensar más allá.

Déjame que retroceda un poco en el tiempo. Cuando le comunicas al Valencia que no renovarás, el club deja de darte minutos. ¿Cómo has vivido estos últimos tres meses?

Han sido difíciles, pero les entiendo. Si un jugador dice que se quiere ir, están en su derecho de sentarle en el banquillo o en la grada. ¿Que no ganan nada con eso?, no lo sé… pero es algo que respeto.

¿Cuáles son tus referentes?

Ronaldinho el que más, y por posición, Piqué y Varane son dos jugadores en los que me fijo mucho. También Otamendi o en su día Ayala, ya que tienen una agresividad muy necesaria. Me encanta atacar, pero como central, sé que lo primero es defender bien.

Hay quien cree que, últimamente, el Barça da menos oportunidades a los canteranos. ¿Lo compartes?

Sea así o no, que lo desconozco, los que venimos, venimos con la máxima ilusión y con ganas de progresar.

A tus amigos no les hizo ninguna gracia que ficharas por el Barça, pues tengo entendido que son del Real Madrid.

(Risas). Me dijeron que se alegran mucho por mí, pero al principio no se lo creían. Me decían: '¡Tú no te vas a ir al Barça!’. Me hicieron bromas de todo tipo, pero todas desde el cariño.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil