Coutinho recuperó la titularidad pero no las sensaciones

El brasileño, que no había tenido minutos ante la Juventus, mejoró cuando pasó del interior y adelantó unos metros su posición

Aun así, Ronald Koeman le reemplazó a los setenta minutos por trincao

Philippe Coutinho, en una acción con el levantinista Vukcevic
Philippe Coutinho, en una acción con el levantinista Vukcevic | sport

Philippe Coutinho recuperó la titularidad pero no las buenas sensaciones. El brasileño tuvo su mayor aportación con el sistema habitual, en la segunda parte, pero ni siquiera acabó el partido. Fue sustituido a los 70 minutos por Trincao.

El 4-3-3 que ‘inauguró’ Ronald Koeman en el decimosexto partido oficial del conjunto azulgrana llevó a Philippe al interior zurdo, una posición que no le es desconocida, pues Ernesto Valverde insistió en ella cuando el brasileño fichó por el Barcelona.

Tuvo un inicio fulgurante el carioca, pues protagonizó la primera ocasión cuando solo se había disputado un minuto. Recibió de Sergiño Dest y su chut con la derecha se fue alto. Pero fue de más a menos en la primera mitad mitad hasta prácticamente desaparecer. Tampoco fue decisivo en las ayudas defensivas, pues el Levante llegó con facilidad a la portería defendida por Ter Stegen.

Sustituido por Trincao

El ‘experimento’ para Koeman apenas duró 45 minutos y el holandés volvió al sistema con el que se siente más cómodo. Coutinho, sin sitio en la mediapunta, por detrás del ‘9’, donde se siente más cómodo, siguió ubicado en la izquierda, pero ya con misiones más ofensivas. El brasileño adquirió protagonismo y estuvo más activo. A los 51 minutos, buscó uno de sus disparos ‘marca de la casa’, escorado buscando el palo más lejano del portero, pero no acabó de coger el efecto necesario.

En todo caso, participó en mayor volumen del juego del equipo, buscando la combinación con Messi, cuando miró hacia el centro, y con Jordi Alba en las acciones de banda. No fue el Coutinho tan insulso que tuvo su ‘cénit’ en Cádiz y que le significó la suplencia ante la Juventus, pero tampoco su bagaje resuelve las dudas. 

Se espera mucho más del fichaje más caro de la historia del club. Koeman le dio galones y ha mimado, pero la lesión cuando estaba en su mejor momento le sentó fatal a un futbolista frágil. Desde su regreso, no ha vuelto a ser el de antes, y mucho menos el que aprovechó la cesión al Bayern  con el viento a su favor. Para más inri, el Barça marcó cuando ya no estaba en el verde. No ayudará a su moral.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil