Luis Enrique desea a Bravo para fomentar la competencia

El Barça ya ha realizado los primeros contactos para conocer las posibilidades de incorporar a Claudio Bravo. El club ha sondeado a la Real Sociedad para intentar complacer a Luis Enrique, quien ha solicitado su fichaje para completar la portería blaugrana. El técnico quiere disponer de tres guardametas del más alto nivel. Su forma de trabajar no entiende que solo haya una titular marcado y el resto solo acompañen, como ha pasado esta temporada con el Tata Martino, y Bravo es un portero que perfectamente podría empezar la temporada bajo los palos barcelonistas.

Jordi Gil

El fichaje del portero chileno es una prioridad, pero no será nada sencillo. El jugador es un emblema de la Real Sociedad y tiene una cláusula de 30 millones de euros. Bravo, a sus 31 años, podría contemplar la salida a un grande como el Barça y el obstáculo en esta fase será el club donostiarra. El precio de salida nunca sería inferior a los 15 millones de euros, una cantidad muy alta y que parece difícil de asumir cuando el Barça acaba de pagar 12 millones por un portero de 22 años como es Ter Stegen.

La negociación será compleja, pero la determinación de Luis Enrique para incorporar a otro portero del más alto nivel es máxima. Ter Stegen y Jordi Masip ya fueron anunciados como porteros de la primera plantilla y la secretaría técnica está estudiando las diversas opciones para contar con otro guardameta. El asturiano ha demostrado que es un técnico que se aparta de los tópicos futbolísticos y que un portero luzca el número uno a su espalda no es una garantía de nada.

En el Barça lo saben y como prueba es su etapa en el filial cuando llegó a alternar a Miño, Oier y Masip.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil