Sport.es Menú

Los planes de Jordi Roura para los banquillos del Barça B y los juveniles

De izquierda a derecha, García Pimienta, Franc Artiga y Quique Alvarez
De izquierda a derecha, García Pimienta, Franc Artiga y Quique Alvarez | sport

Jordi Vinyals dejó entrever este viernes que su futuro en el banquillo del Barça B depende de si al final el filial barcelonista consigue salvarse o no. Y va por el buen camino, porque, en un principio, solo seguirá siendo el entrenador del Barça B si el equipo conserva la categoría.

Josep Capdevila

Cuando Eusebio Sacristán fue destituido, había dos opciones para ocupar el banquillo del Mini Estadi. Una era la de Jordi Vinyals y la otra la de García Pimienta. Vinyals era la opción que defendía el presidente Josep Maria Bartomeu y Pimienta, la de Jordi Roura. Y, ya se sabe, donde hay patrón no manda marinero y el presidente barcelonista decidió hacer de director deportivo e impuso a Vinyals.

Desde el primer momento se vio que el equipo tampoco funcionaba con el de Cardedeu en el banquillo. Por ello, Roura comenzó a planificar la próxima temporada en función de si el filial se mantenía o no en Segunda División. Si Vinyals lograba salvar al equipo, seguiría entrenando al Barça B. El banquillo del juvenil A sería para García Pimienta y el del juvenil B lo tendría Quique Alvarez, hijo de Quique Costas y actual inquilino del del Cadete A. Por último, Franc Artiga, ahora en el juvenil B, se quedaría con dicho cadete A.

Pero ¿y si el filial, como desgraciadamente pero probablemente, acaba bajando a Segunda B? En ese caso, todo cambia. Vinyals ya no seguiría y el responsable del Barça B pasaría a ser García Pimienta. Entonces, al juvenil A lo llevaría Quique Alvarez y Franc Artiga seguiría como hasta ahora en el juvenil B.

Como se puede comprobar, pase lo que pase, uno de los grandes beneficiados por los cambios será Quique Alvarez. Cuando tras la destitución de Eusebio se produjeron todos los cambios, su nombre ya sonó para el juvenil B. Pero en ese momento su cadete A estaba luchando para ganar la Liga mientras que el B, que dirigía Franc Artiga, tenía el título prácticamente en el bolsillo. Por eso se decidió que fuese Artiga quien ascendiese al juvenil. Ahora, empezando de cero, se entiende que es Quique Alvarez quien tiene que coger el juvenil A, si no sigue Vinyals, o el B, si el filial se mantiene.

Todos los planes de Roura tenían como objetivo tenerlo todo ejecutado antes de las elecciones a la presidencia, para dar tranquilidad a los entrenadores. El lo tiene claro. La duda es saber si Bartomeu volverá a ejercer de director deportivo o si esta vez hará caso al hombre al que puso al frente de la gestión del Barça B y el fútbol base.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil