Sport.es Menú

Los motivos que alejan a De Ligt del Barcelona

Todos los indicios sitúan al central holandés en el PSG, que le garantiza la titularidad y un sueldo galáctico

La coyuntura y la presencia de Mino Raiola en la operación tampoco han ayudado al club blaugrana

El perfil de De Ligt | PERFORM

El FC Barcelona había depositado muchas esperanzas en el fichaje del central holandés Matthijs de Ligt, pero, salvo sorpresa de última hora, todos los indicios lo sitúan en el PSG a partir del próximo 30 de junio.

La operación se ha ido cocinando a fuego lento durante los últimos meses, aunque la presencia del italo-holandés Mino Raiola en la misma, en su condición de representante del jugador del Ajax, se ha acabado convirtiendo en un obstáculo insalvable que ha inclinado la balanza en favor de los intereses del PSG. La paradoja es que De Ligt se acabará decantando por la mejor oferta desde el punto de vista económico, aunque hay otros motivos que explican su decisión.

Criterio económico

Durante las negociaciones, el Barcelona dio a De Ligt el mismo status que a su compañero y amigo Frenkie de Jong. Es decir, le ofreció un contrato de cinco años de duración, en base a unas condiciones económicas muy similares a las que ya tiene pactadas su compatriota. La propuesta incluía una ficha que iría aumentando anualmente de forma progresiva, además de unos premios económicos en función del rendimiento.

Pero escarmentado por su fracaso a la hora de cerrar la incorporación de De Jong, el PSG apostó decididamente por De Ligt poniendo sobre la mesa una oferta estratosférica, dando así la razón a Raiola, el agente que acostumbra a hacer de oro a sus representados. Los parisinos también han 'convencido' a Raiola con una comisión 'comme il faut'. El club blaugrana no podía ni estaba dispuesto a competir en este apartado.

Entorno

La presencia de Raiola en la negociación ha sido determinante y un factor claramente desestabilizador. El peculiar agente italo-holandés ha recurrido a su habitual hoja de ruta y ha convertido el fichaje de Ligt en una subasta, buscando siempre el mayor beneficio económico para su representando y para él mismo. Raiola ha jugado con los tiempos y ha aprovechado sin ningún remordimiento el lado oscuro del arte del negociador.

Criterio deportivo

En los contactos mantenidos con el club blaugrana, el jugador siempre mostró sus recelos por la obligación de competir con un gigante como Gerard Piqué para el puesto de central diestro. Ni el técnico, Ernesto Valverde, ni el presidente, Josep Maria Bartomeu, podían comprometerse a garantizarle la titularidad. Era algo por lo que tenía que luchar en cada entrenamiento y en cada partido.

El PSG, en cambio, no ha tenido ningún inconveniente a la hora de garantizarle que será un fijo en el once del técnico alemán Thomas Tuchel. A De Ligt parece haberle faltado ambición o valentía a la hora de presentar batalla. Exige demasiadas garantías, pese a tener sólo 19 años.

Coyuntura

Al Barcelona no le ha ayudado el desarrollo de los acontecimientos desde que se hizo oficial el fichaje de De Jong el pasado mes de enero. En aquel momento el club blaugrana pensaba que también tenía muy encaminada la operación De Ligt, pero la coyuntura no fue favorable a sus intereses. El cruce en octavos de final de la Champions League entre el Ajax y el Real Madrid paralizó las negociaciones, y los posteriores enfrentamientos contra la Juventus y el Tottenham en las siguientes rondas volvieron a ralentizarlas.

En cambio, el desarrollo de los hechos favoreció claramente los intereses de Mino Raiola, que vio como los éxitos del Ajax revalorizaban a De Ligt y dieron paso a la aparición de varios clubes dispuestos a poner mucho dinero en la mesa para hacerse con los servicios del central, como el PSG o la Juventus.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil