Los intensos 12 días que convivieron Valverde y Neymar

Se conocieron en el avión que llevó al Barça a disputar la gira veraniega de julio de 2017 en EE.UU

Tuvieron una relación profesional, aunque fría y distante durante el culebrón

 A Cardoner no le sorprende que Neymar quiera volver al Barça | EFE

Jueves 1 de junio de 2017. Mañana soleada y tiempo primaveral en Barcelona. Un Ernesto Valverde con rictus de indisimulada satisfacción, y vestido impecablemente con traje gris marengo, camisa blanca con puntos negros y corbata negra con detalles blancos, entraba orgulloso en el Auditori 1899 del Camp Nou para ser presentado oficialmente como nuevo entrenador del FC Barcelona.

Fue un mes de junio tranquilo mediáticamente hablando, solo roto por el escándalo fiscal protagonizado por Cristiano Ronaldo, acusado de defraudar al fisco español algo más de 14 millones de euros. También acaparó muchas portadas Marco Verratti, el jugador del PSG  al que pretendía el FC Barcelona. ¿Hemos dicho PSG?

La calma chicha del mercado explotó por los aires por ‘culpa’ del diario SPORT. En nuestra edición del 17 de julio, cuando el Barça de Valverde ya llevaba varios días trabajando en la Ciutat Esportiva Joan Gamper de Sant Joan Despí, desvelamos que Neymar estaba incómodo en el Barça y que su entorno le había dicho que había llegado la hora de abandonar el club azulgrana y alejarse de la alargada sombra de Messi.

Una exclusiva que conmocionó al mundo del fútbol, a todo el barcelonismo y que fue el principio de una gigantesca polémica... que todavía dura. SPORT, una vez más, dio en el clavo al titular en su portada del día siguiente, 18 de julio: “El PSG, a por Neymar”.

Quien entonces era el secretario técnico del primer equipo azulgrana, Robert Fernández, saltó a la palestra para tranquilizar a todo el mundo: “Ningún club pagará su cláusula”, cifrada en la astronómica cifra de 222 millones de euros. ¿Ninguno, Robert?

Ese mismo día, el 17 de julio, Ernesto Valverde compareció ante los medios de comunicación en su primera rueda de prensa vestido de corto después de haberse iniciado el stage de verano.

Los peligros que se cernían sobre el tema Neymar todavía no se habían asimilado muy bien, de ahí que Valverde se limitara a hablar de él en términos tácticos: “Tiene muchas posibilidades de jugar en otros sitios, por dentro también nos puede ayudar, pero tal y donde está jugando me gusta mucho”. Ni una palabra más.

Valverde y Neymar no se conocían. No habían hablado nunca. El primer contacto lo tuvieron el miércoles 19 de julio cuando el brasileño se incorporó a la disciplina del FC Barcelona y subió directamente al avión que llevó al Barça a la gira americana.

El día anterior Neymar había estado tan ricamente zambulléndose en las agua de Formentera ajeno a todo el revuelo alrededor de su persona. El mismo día, por cierto, que la Guardia Civil había detenido a Ángel María Villar, presidente de la RFEF, camino de Estados Unidos

Serio, con cara de pocos amigos, Neymar se subió a ese avión, donde Bartomeu pudo hablar con él cara a cara en el trayecto hacia Nueva York. “Tenemos un problema con Neymar”, le dijeron a Valverde los directivos que viajaron en esa aeronave.

Nada más llegar a EE.UU., Bartomeu trató de tranquilizar al barcelonismo en unas declaraciones a Associated Press: “Neymar no está en el mercado. Esas cláusulas son imposible de activar si quieres cumplir con el Fair Play financiero”.

Por cierto, también en la edición de SPORT de ese viernes día 21, ofrecimos una entrevista con Pep Segura como nuevo mánager del fútbol azulgrana. ¿Saben lo que dijo?: “No ficharemos a jugadores que hayan abandonado el Barça”.

En SPORT continuábamos con nuestra misma línea . Aseguramos que el PSG pagaría en breve la cláusula de Neymar y que sería el mayor traspaso en la historia del fútbol.

Después del primer día de entrenamiento en las instalaciones de los Red Bulls en Whippany (Nueva Jersey), y como previa del partido Barça-Juventus de la llamada International Champions Cup, Ernesto Valverde  habló. Y no tuvo más remedio que referirse a la incómoda situación que se estaba produciendo en la concentración: “Contamos con Neymar.. y él también cuenta con nosotros”, dijo acompañado de Sergi Busquets.

El jugador catalán, por cierto, se sumó al debate: “Neymar sabe que mejor que aquí no va a estar en ningún otro sitio”. Asombrosamente, como si nada le afectara, o tal vez por poseer una innata capacidad para aislarse del ruido, Neymar cuajó un partido soberbio ante la Juventus en solo cuarenta y cinco minutos.

Dos goles que derrotaron a los italianos. Después del triunfo azulgrana, Valverde habló de Neymar: “El Barça no va a prescindir de Neymar, absolutamente. Conocemos la incidencia que tiene en el juego, el vestuario, la dinámica de grupo y le queremos con nosotros. Está claro”. Bartomeu empezó a ver brotes verdes: “Siempre he dicho que estábamos tranquilos con él”.

El culebrón Neymar pasó a convertirse en show, también ‘gracias’ a la aparición en la película de Gerard Piqué, que quiso convertirse en protagonista y colgó en redes sociales una fotografía con el brasileño diciendo: “Se queda”. Dos días después, viendo el revuelo que se estaba montando, y que las cosas no iban en esa dirección, compareció en rueda de prensa para decir que había sido “una opinión personal”.

El Barça puso rumbo a Washington para disputar el segundo partido de la gira ante el Manchester United de MourinhoValverde, por su parte, seguía asistiendo atónito a todo lo que ocurría a su alrededor.

Neymar no le decía absolutamente nada. Se dedicaba a entrenar y punto. Alta tensión. Y como siempre, Neymar habló en el campo. Otro gol suyo tumbó al United en el Fedex Field  ante 80.000 espectadores: “Ninguna noticia más salvo que sigue con nosotros”, dijo Valverde después de ese duelo de altos vuelos.

Después del partido, Neymar perdió los nervios en el primer entrenamiento celebrado en Miami, última parada de la gira. Una entrada del recién fichado Semedo provocó que se enzarzaran en una pelea durante pocos segundos, los suficientes para ser captados por una cámara de televisión.

El brasileño, enfadado, abandonó el entrenamiento sin permiso de Valverde. Al técnico se le estaba escapando el tema de las manos. Los pesos pesados de la plantilla callaban.

La trampa: la prima de renovación

Una vez más, SPORT desveló una exclusiva sobre el brasileño: su padre había pedido al FC Barcelona el pago de un tramo de la prima de renovación pactada contractualmente, cantidad que debía cobrar a partir del 1 de agosto.

Una exigencia que puso en alerta al Barça: los Neymar habían estado tomándoles el pelo para asegurarse el cobro de ese dinero: 26 millones de euros. Por eso no se habían atrevido a decir abiertamente que se iban al PSG, que estaban todos los contratos redactados.

El sábado 29 de julio, Neymar disputó en el Hard Rock Stadium de Miami su último partido como azulgrana. Al menos, lo hizo con un triunfo de prestigio ante el eterno rival, el Real Madrid (3-2). Valverde, a pesar de las dudas que había sobre Neymar, le hizo jugar 73 minutos. No se daba por vencido ni por enterado: “Contamos con Neymar, le veo en el campo y esperamos que siga”.

Esa fue la última noche que Valverde y Neymar se vieron. El último servicio de ‘Ney’ al Barça. Ni siquiera regresó en el mismo avión que sus compañeros de equipo. 

El Barça acabó ganando la International Championship Cup, pero había perdido al digno sucesor de Messi. Dos años después Valverde y Ney pueden volver a encontrarse. ¿Se imaginan?

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil