La lenta caída de 'Barto'

Bartomeu empezó construyendo puentes de paz pero los resultados deportivos han sido su condena

Sigue el mismo camino que Núñez, Laporta o Rosell

Ascenso y caída de Barto (ES)
Ascenso y caída de Barto | sport

Josep Maria Bartomeu cuenta que ha estado diez años al frente de club aunque en realidad son seis. Los otros cuatro restantes corresponden a los que fue la mano derecha de Sandro Rosell, con quien compartió proyecto. Su mandato lo interpreta como una continuación de esa etapa con lo que no ve diferenciación entre ser el número 1 o 2. Es un detalle que le define como persona porque lejos de las críticas de querer aferrarse al cargo, Bartomeu jamás ha tenido apego a la silla. Si seguía en el club pese a tener que someterse a una moción de censura, pese a las críticas incesantes que le llegaban y pese a tener a una parte del vestuario en contra era por su voluntad de dejar al club el mínimo tiempo posible en manos de una junta gestora, con  limitado margen de acción. Quería, eso también, irse bien pero el destino que le ha tocado ha sido el mismo que el de Núñez, Laporta, Rosell o Gaspart. Del Barça nadie se va bien.

1) paz social en un club con mucha tensión

Su carácter afable, próximo y diestensionado le sirvió para implementar uun vuelco importante en la dinámica del club. Con su llegada se apaciguaron los nervios y polémicas existentes entre Laporta y Rosell. Al mismo tiempo, dio los pasos adecuados para ‘hacer las paces’ con Johan Cruyff justo antes de su muerte y la familia agradeció este gesto o el de ponerle su nombre al estadio de Sant Joan Despí. Bartomeu construia puentes de paz que sirvieron para que el Barça dejara de ser una guerra de familia, con sus celos, envidas y venganzas.

2  ) La salida de neymar cambia de dinámica

Diversos episodios han marcado su presidencia a nivel deportivo. Los primeros años fueron de rosas y vinos, con un equipo que funcionaba a la perfección, con una tridente que era la envidia de Europa y con un triplete logrado a los pocos meses de asumir el relevo de Rosell. Casi nada. Sin embargo, la marcha de Neymar (2017) fue el inicio de una lenta decadencia deportiva porque conllevó decisiones erróneas en la búsqueda de su sustituto. Sin Neymar, se rompió la magia de la delantera,  llegaron jugadores que no ocuparon el vacío del brasileño (ni Coutinho ni Dembélé ni Griezmann) y el equipo cosechó decepciones en Europa (Juventus, Roma, Liverpool y Bayern) hasta enquistarse el problema. El Barça había pasado de ser la envidia de Europa, a ganar  ligas en España y, al final, a tener que taparse la cara para no sonrojarse por una derrota dolorosa en LisboaNeymar fue la chispa que encendió el proceso, aunque hubo otros factores que le ayudaron.

3) Fin a una gran generación sin relevo

Una sensacional plantilla se fue envejeciendo, jugadores insignes se fueron (Puyol, Iniesta, Xavi...) sin llegar un relevo generacional en la cantera (Solo ha subido Sergi Roberto) y sin una política deportiva firme, que iba y venía en función del director deportivo de turno. Bartomeu ha tenido cinco directores deportivos, cada uno con su idea de fútbol, que no han favorecido el tránsito.

Bartomeu admite que uno de sus errores fue no llevar a cabo una revolución como la de este verano tras la derrota en Liverpool, cansado de la ley que los veteranos habían impuesto en el vestuario y que consideraba pernucioso para el grupo. Piqué lo llamó “desatender nuestra rutina” para admitir la culpa del vestuario en los últimos resultados.

4) El enfrentamiento de Messi y su burofax

Cansado de ver el descenso de potencial del equipo, Messi planteó su salida con un burofax, formas quizás inadecuadas de quien llevaba toda la vida en el club pero que reflejaban el hartazgo del mejor jugador del mundo. Y así lo expuso públicamente contra Bartomeu, con quien llegó a tener una buena relación a principios de mandato. La postura de Messi fue un golpe casi definitivo para Bartomeu por abrir una disyuntiva: O uno o otro. Y dio alas a una moció de censura planteada justo tras el KO de Lisboa.

5) Un aumento importante de los ingresos

“El Barça de los 1.000 millones” anunciaba Bartomeu cuando ganó las elecciones . Y el club ha dado un salto significativo en este aspecto, pues pasó de los 600 a los 1.000 prometidos. El nivel de ingresos se ha multiplicado con nuevas vías de negocio. El Barça ha dejado de ser un gran club a una multinacional, capaz de sacar provecho económico al hecho de haberse convetido en el club más popular del mundo.  

6) Conflictos e intereses que le condicionan

Durante su mandato ha habido conflictos que le han ensuciado. 1) Barçagate, cuya auditoría demostró que el Barça no pagó por criticar a sus jugadores. El vestuario dudó de esta auditoría y le enervó que Jaume Masferrer continuara en el club. 2)_Otro aspecto fue el que el Barça fuera condenado culpable por el caso Neymar, al admitir dos delitos contra la hacienda en los ejercicios de 20111 y 2013. 3) Bartomeu ha luchado estas últimas semanas contra los intereses políticos de la Generalitat, que ha antepuesto sus ambiciones en las próximas elecciones del Barça y de la Genealitat a la salud de los socios del Barça. Su negativa a un cambio de fecha de la moción era la sentencia de muerte para Bartomeu. Y lo sabían. Y así actuaron.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil