Koeman encuentra su 'triángulo mágico'... y lo tiene que deshacer

Busquets, De Jong y Pedri han jugado juntos en seis de los últimos siete partidos y el técnico holandés, satisfecho, admite que lo tiene "más claro que antes"

Frente al Athletic entrará Pjanic por la sanción a Sergio, y quizás también en Vallecas, pero mucho debería sorprender el bosnio para ganarse el sitio

Pedri, el ángel de este Barça: su jugadón en Cornellà para que Braithwaite sentenciase el partido | RFEF

Le ha costado, también las lesiones han influido, pero poco a poco Ronald Koeman ha ido encontrando su once ideal y si hay una línea en la que solo habrá cambios por obligación o para las rotaciones en partidos menos importantes, ésta es la del centro del campo. Lo reconoció el propio entrenador en la rueda de prensa posterior al triunfo contra el Elche, con la boca pequeña, pero se le entendió todo. Busquets, De Jong y Pedri son inamovibles en su 'triángulo mágico' y aunque el bosnio jugará el domingo contra el Athletic por la sanción de Sergio, y quizás también en Vallecas en la Copa del Rey, mucho debería sorprender al propio Koeman para hacerse un sitio en el equipo titular.

El insulso y decepcionante empate en el Camp Nou frente al Eibar, en el que Ronald Koeman apostó de inicio por un sistema de tres centrales y Pjanic formó en el doble pivote con De Jong, fue el último partido, quitando el de Copa del Rey en Cornellà, donde refrescó al equipo, que el holandés se dejó de experimentos en la medular. En el siguiente partido, en Huesca, ya formó con Busquets por detrás de un De Jong que ha encontrado un filón adelantando unos metros su posición y Pedri a su izquierda pero con mucha movilidad. Una especie de triángulo, no simétrico y con mucha flexibilidad que está dando grandes resultados.

Busquets, De Jong y Pedri, el trío más indiscutible para Koeman

| SPORT.es

Riqui de resvulsivo y Pjanic, una 'patata caliente'

Con ellos han llegado las cinco victorias consecutivas lejos del Camp Nou para establecer una marca muy notoria, también es cierto que se pasaron dificultades en la Supercopa de España, pero Koeman está más que satisfecho. Ha encontrado la fórmula para ser mñas intensos y jugar con una mayor concentración, y sobre todo, resalta la capacidad para robar balones desde el mediocampo. Solo falta mayor profundidad tras la recuperación, pero está convencido de que ha dado por fin con la tecla.

Miralem Pjanic y un Riqui Puig al alza son las alternativas a este trío que han convertido la línea del centro del campo es la que menos variaciones necesita, a ojos de Ronald Koeman. Al de Matadepera le necesita para romper partidos que se han puesto complicados y poco a poco le va convenciendo, pero el problema quizás se lo encuentre con el bosnio, que siempre ha reclamado jugar, si bien cuando lo ha hecho, tampoco ha dado motivos para adquirir un rol de indiscutible en el equipo.

Koeman no se esconde y ha asegurado tenerlo "más claro que antes" en relación a sus preferencias en el centro del campo. Le funciona esta combinación ganadora y no tiene motivos para cambiar.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil