Koeman: decisión inminente

Koeman mantendrá otra reunión con el club en las próximas horas que se prevé decisiva para su futuro

Sus quejas en público no gustaron y han provocado que su continuidad esté hoy un poco más lejos

Koeman: Esta plantilla no es del nivel que queremos en el Barcelona | Perform

Corren vientos de cambio en el Barça. Han pasado demasiadas cosas en las últimas semanas y pasarán muchas más porque esto solo ha hecho que empezar. Una de las carpetas más importantes que debe gestionar la entidad que preside Joan Laporta es quién se sentará en el banquillo la próxima temporada. Y las siguientes. Koeman sigue siendo hoy el entrenador y tiene un año más de contrato, pero su futuro es incierto. Las próximas horas serán intensas y la decisión definitiva no debería alargarse más allá de la primera semana de junio, pero, dadas las circunstancias, puede pasar de todo. A día de hoy solo existen las incertezas.

Reunión en horas

Ronald se despidió ayer de la plantilla una vez acabada la temporada en Eibar con una victoria por la mínima. Su mensaje fue un “nos volveremos a ver” porque nadie de la entidad le ha comunicado lo contrario y el holandés está dispuesto a cumplir el segundo año de contrato que firmó el pasado verano. Hasta ahí las verdades. El técnico se reunirá, después de haberlo hecho hace pocos días, con Joan Laporta en un encuentro que será trascendental y del que deberían extraerse conclusiones definitivas alrededor de su futuro, si es que aún no lo son. El objetivo, eso cuentan, es realizar un informe final de cómo ha ido la temporada y de cuáles son, según el propio entrenador, las mejoras que hay que hacer en la plantilla para ser más competitivos, en forma de entradas y salidas. ¿Cómo lo ve Koeman? Su análisis será crudo y realista (ya lo fue en la última visita), siempre desde su punto de vista, pero de eso no cabe duda porque el holandés se muestra sincero incluso cuando quien tiene enfrente es a los medios, que suelen recibir medias respuestas, pocas verdades y muchos violines en rueda de prensa. No es su caso. Así que Laporta escuchará de Ronald su verdad.

Otra cosa es que su verdad le convenza. Y no es esa la información que circula en la entidad blaugrana. De hecho, es probable que si la situación ecónomica del club fuera otra, más alegre, Koeman ya sabría que la próxima temporada no se sentará en el banquillo del Camp Nou.

 

Crítica que duele

Koeman, lejos de echar mano de la diplomacia y el ‘quedabienporqueloqueimportaesmisilla’ ha hablado alto y claro y lo ha hecho sin importarle las consecuencias. Pero eso no significa que no las haya. Y en el club, en los grandes despachos de la entidad, sentaron muy mal sus declaraciones pidiendo respeto para sus jugadores. Le importa tan poco el qué dirán que incluso fue él mismo quien criticó el nivel de su plantilla 24 horas más tarde. Se atrevió, en el colmo del nudismo mediático, a criticarse a sí mismo el pasado viernes (“no pienso que sea el mejor entrenador para este club, hay mejores”, lo nunca visto).

Pero como no todo el mundo funciona igual, de hecho lo hace muy poca gente, su ‘rajada’ alrededor de la falta de respeto hacia sus jugadores por airear supuestamente que se viene una revolución, no gustó y el técnico está hoy más fuera que dentro del club.

 

Razones deportivas

De todas formas, y para ser justos, si Koeman no se sienta en el banquillo del Barça la próxima temporada no será por sus sinceridad ante los micrófonos, sino porque no gusta su forma de ejercer su trabajo. Todo suma, sí, pero la razón principal es técnica. Y, en ese sentido, apuntan desde la entidad, la decisión, en este caso, será presidencialista. Es decir, de Joan Laporta. El presidente, cuya personalidad está fuera de toda duda, entiende que, en su primera año de mandato completo (lo de esta temporada ha sido extraño) debe tomar las decisiones trascendentales. Y no existe en este momento, más allá de la renovación de Leo Messi, decisión más trascendental para los próximos años que saber quién es el entrenador del Barça.

¿Hay sustituto?

El cuerpo pide marcha, sobre todo después de más de un año de pandemia que ha elevado las clases de zumba por internet a categoría de ‘sesionaka’ en el Space de Ibiza. El problema es que no hay un duro para salir porque cómo no ha habido ingresos, no hay pasta. Eso le ha pasado también al Barça. A Laporta, se ha dicho, le apetecería firmar a Klopp o a Xavi o a Nagelsmann o a Flick o a quien sea que prometa ‘rock&roll’, pero la crisis y los malos hábitos han dejado la caja llena de telarañas. Así que, aunque cueste asumirlo, es probable que Koeman, porque no queda otro remedio, siga siendo el entrenador del Barça la próxima temporada.

De hecho, él ha sido el primero en decirlo. Los hay mejores, los hay más buenos, pero deben cumplir una serie de condiciones que, a día de hoy, solo cumple Ronald. La decisión, inminente.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil